Publicado el Deja un comentario

No cumplimiento de la hipótesis del Negocio en Marcha: Nueva causal de disolución de las empresas

Hasta diciembre de 2020 las causales de disolución de una sociedad estaban reguladas por lo consagrado en el artículo 218 del Código de Comercio señala las siguientes: i) vencimiento del término previsto para su duración en el contrato, si no fuere prorrogado válidamente antes de su expiración; ii) la imposibilidad de desarrollar la empresa social, por la terminación de la misma o por la extinción de la cosa o cosas cuya explotación constituye su objeto; iii) reducción del número de asociados a menos del requerido en la ley para su formación o funcionamiento, o por aumento que exceda del límite máximo fijado en la misma ley; iv) las causales que expresa y claramente se estipulen en el contrato; v) decisión de los asociados, adoptada conforme a las leyes y al contrato social y vi) decisión de autoridad competente en los casos expresamente previstos en las leyes .

De acuerdo con el tipo societario se encuentran otras causales: En las sociedades anónimas, cuando concurran pérdidas que reduzcan el patrimonio neto por debajo de 50% del capital suscrito, o cuando 95% o más de las acciones suscritas llegue a pertenecer a un solo accionistas o si hay menos de 5 accionistas. En las sociedades de responsabilidad limitada si hay más de 25 socios o hay pérdidas que reduzcan el capital por debajo de 50%.

Ante cualquiera de las anteriores situaciones la asamblea general de accionistas o la junta de socios, según corresponda al tipo societario, debe decretar la disolución anticipada de la sociedad, para lo cual se requiere el voto de la mayoría que se encuentre prevista en los estatutos sociales. No se requerirá que el órgano competente decrete disuelta la sociedad cuando se trate: i) del vencimiento del término previsto para su duración o ii) de la apertura del trámite de liquidación obligatoria o decisión de autoridad competente. En estos casos la disolución se da de manera automática con la ocurrencia de las respectivas causales, sin que sea necesaria su declaración.

Ahora bien, con la expedición de la reciente Ley 2069 de 2020 en su artículo 4 encontramos señalada una nueva causal de disolución: CAUSAL DE DISOLUCIÓN POR NO CUMPLIMIENTO DE LA HIPÓTESIS DE NEGOCIO EN MARCHA. Constituirá causal de disolución de una sociedad comercial el no cumplimiento de la hipótesis de negocio en marcha al cierre del ejercicio, de conformidad con lo establecido en la normatividad vigente. Cuando se pueda verificar razonablemente su acaecimiento, los administradores sociales se abstendrán de iniciar nuevas operaciones, distintas a las del giro ordinario de los negocios, y convocarán inmediatamente a la asamblea general de accionistas o a la junta de socios para informar completa y documentadamente dicha situación, con el fin de que el máximo órgano social adopte las decisiones pertinentes respecto a la continuidad o la disolución y liquidación de la sociedad, so pena de responder solidariamente por los perjuicios que causen a los asociados o a terceros por el incumplimiento de este deber.

Sin perjuicio de lo anterior, los administradores sociales deberán convocar al máximo órgano social de manera inmediata, cuando del análisis de los estados financieros y las proyecciones de la empresa se puedan establecer deterioros patrimoniales y riesgos de insolvencia, so pena de responder solidariamente por los perjuicios que causen a los asociados o a terceros por el incumplimiento de este deber. El Gobierno nacional podrá establecer en el reglamento las razones financieras o criterios para el efecto PARÁGRAFO PRIMERO. Las menciones realizadas en cualquier norma relativas a la causal de disolución por pérdidas se entenderán referidas a la presente causal. Las obligaciones establecidas en la presente norma serán igualmente exigibles a las sucursales de sociedad extranjera. PARÁGRAFO SEGUNDO. Deróguese el numeral 7 del artículo 34 la Ley 1258 de 2008, así como los artículos 342, 351, 370, 458, 459, 490 el numeral 2 del artículo del artículo 457 del Decreto 410 de 1971.

  1. Revisemos a que se referían cada una de estas normas que quedan derogadas:
    Numeral No 7 del Art 34 de la ley 1258 de 2008:  «La sociedad por acciones simplificada se disolverá: No 7 pérdidas que reduzcan el patrimonio neto de la sociedad por debajo del cincuenta por ciento del capital suscrito
  2. Artículo 342. La sociedad en comandita simple se disolverá, también, por pérdida que reduzca su capital a la tercera parte o menos,
  3. Artículo 351. La comanditaria por acciones se disolverá, también, cuando ocurran pérdidas que reduzcan el patrimonio neto a menos del cincuenta por ciento del capital suscrito,
  4. Artículo 370. Además de las causales generales de disolución, la sociedad de responsabilidad limitada se disolverá cuando ocurran pérdidas que reduzcan el capital por debajo del cincuenta por ciento o cuando el número de socios exceda de veinticinco,
  5. Artículo 458. Cuando se verifiquen las pérdidas indicadas en el ordinal 2°. del Artículo anterior, los administradores se abstendrán de iniciar nuevas operaciones y convocarán inmediatamente a la asamblea general, para informarla completa y documentadamente de dicha situación,
  6. Artículo 459. La asamblea podrá tomar u ordenar las medidas conducentes al restablecimiento del patrimonio por encima del cincuenta por ciento del capital suscrito, como la venta de bienes sociales valorizados, la reducción del capital suscrito conforme a lo previsto en este Código, la emisión de nuevas acciones, etc. Si tales medidas no se adoptan, la asamblea deberá declarar disuelta la sociedad para que se proceda a su liquidación,
  7. Artículo 490. Cuando la Superintendencia compruebe que el capital asignado a la sucursal disminuyó en un cincuenta por ciento (50%) o más, requerirá al representante legal para que lo reintegre dentro del término prudencial que se le fije, so pena de revocarle el permiso de funcionamiento. En todo caso, si quien actúe en nombre y representación de la sucursal no cumple lo dispuesto en este artículo, responderá solidariamente con la sociedad por las operaciones que realice desde la fecha del requerimiento.

    Como podemos observar toda la normatividad derogada tenía que ver con la causal de disolución con referencia a la diminución del capital.

    Ahora bien, la misma ley 2069 de 2020 está estableciendo de manera implícita la obligatoriedad de realizar un informe acerca del cumplimiento del supuesto de la hipótesis de Negocio en Marcha, de echo y para hacer aun más formal la superintendencia de sociedades ha establecido obligatoria la remisión del acta de asamblea de aprobación de los estados financieros para aquellas entidades que fueron requeridas para el año 2021.

    La misma está incorporando la responsabilidad solidaria a los accionistas de la entidad por los daños a terceros, es decir que en la asamblea celebrada en marzo a más tardar el 1 de abril, los accionistas deberán tener información útil y razonable no solamente del estado actual de la compañía si no también de su futuro previsible a doce meses a fin de poder determinar si la entidad es o no un negocio en marcha y poder librar su responsabilidad en el futuro frente a terceros, es preciso detenernos a precisar que la determinación de la hipótesis de negocio en marcha será una estimación y las estimación se realizaran con toda la información disponible en el momento.

    Nos queda por determinar la responsabilidad de la elaboración de este informe el cual debe ser en mi concepto un complemento del informe de gestión presentado por la gerencia, esta evaluación debe realizarse teniendo en cuenta información disponible para el futuro, de al menos doce meses a partir del periodo sobre el que se informa, una adecuada evaluación incluirá el presupuesto basado en la posición actual de la entidad en la que se proyectaran a doce meses las actividades y se pueden evidenciar las utilidades esperadas de la operación, una planeación el pago de pasivos, basado en las entradas y salidas proyectadas conforme a lo presupuestado, una evaluación de las fuentes de financiación disponible en la banca y capitalizaciones, si bien el preparador de la información es una ficha fundamental con el suministro de información, la elaboración de esta evaluación es de responsabilidad de la administradores como la norma lo contempla, se consideran administradores según el Artículo 22 de la Ley 222 de 1995, el Representante Legal, el Liquidador y los miembros de las Juntas o Consejos Directivos, el factor y quienes de acuerdo con los estatutos detenten funciones administrativas, sean estas personas principales o suplentes.


    Miryam Chávez Bravo
    Contadora Publica
    Especialista en contabilidad Financiera
    ACCA Certificada en NIIF Pymes
    ICAWE Certificada en NIIF Plenas
Publicado el Deja un comentario

🍊 ECONOMIA NARANJA🍊 Ya está [reglamentada en COLOMBIA] Decreto 286 año 2020

🍊 ECONOMIA NARANJA🍊 Ya está [reglamentada en COLOMBIA] Decreto 286 año 2020 Datos importantes a tener en cuenta para estar actualizados y resaltar en nuestra profesión, si quieres complementar te dejamos el link para que entres a leer tu mismo la norma aquí: https://contadorespublicossantander.c…

QUIERES [GANAR] UN ESTATUTO TRIBUTARIO GRATIS Entra aquí y participa por el ⬇️⬇️⬇️⬇️⬇️⬇️⬇️⬇️⬇️⬇️⬇️⬇️
http://bit.ly/38gcXNm
⬆️⬆️⬆️⬆️⬆️⬆️⬆️

________________________________________
Fabian Landazabal – Fundador Amigo Contable 💡💡💠💠

Cuéntanos que opinas o si nos faltó algún dato, además nos gustaría conocer que otro tema o proceso les gustaría ver en nuestro canal.

Activa la campana y suscríbete aquí en nuestro canal de YouTube
http://bit.ly/2rNJr2l
grupo en telegram
https://t.me/amigo_contablee
Síguenos en:
https://www.instagram.com/amigo_conta
https://www.facebook.com/amigocontable1/

Contácto:
amigocontable1@gmail.com
www.amigocontable.co

#economianaranja #economíanaranja #beneficiosdelaeconomianaranja #contadorespublicos #contadorpublico #contadorpúblico #contadora #contador #soycontador #soycontadora

Publicado el Deja un comentario

Software Contable | Los mejores 4 consejos para saber elegir

HOY SOFTWARE CONTABLE | LOS MEJORES 4 CONSEJOS PARA SABER ELEGIR

Colegas, hoy les hablo con mi experiencia personal consejos los cuales te permitirán tener una manera más fácil de elegir TU SOFTWARE CONTABLE, es claro que existen muchísimas opciones en el mercado, y ahora aún mas con este tema de facturación electrónica.

Pero te invito a tener en cuenta cada uno de los consejos y tomes una decisión correcta para tu empresa o emprendimiento.

________________________________________
Fabian Landazabal
– Fundador Amigo Contable 💡💡💠💠

Cuéntanos que opinas o si nos faltó algún dato, además nos gustaría conocer que otro tema o proceso les gustaría ver en nuestro canal.

Activa la campana y suscríbete aquí en nuestro canal de YouTube
http://bit.ly/2rNJr2l

grupo en telegram
https://t.me/amigo_contablee

Síguenos en:
https://www.instagram.com/amigo_conta…
https://www.facebook.com/amigocontable1/

Contácto:
amigocontable1@gmail.com
www.amigocontable.co

#SOFTWARECONTABLE
#SOFTWARECONTABILIDAD
#SOFTWARECONTABLES
#contadorespublicos
#contadorpublico
#contadorpúblico
#contadora
#contador
#soycontador
#soycontadora

Publicado el Deja un comentario

Cómo contabilizar compras y ventas al Régimen Simple

Hoy COMO CONTABILIZAR COMPRAS Y VENTAS AL RÉGIMEN SIMPLE En este pequeño video les comento como contabilizar cuando compras y vendes al régimen simple, es importante empezar a hacerlo y revisar la causación de los periodos pasados pues es de obligatorio cumplimiento pues estos pasos están decretados en el estatuto tributario y tienen vigencia desde el año 2019. Cuéntanos que opinas o si nos faltó algún dato, además nos gustaría conocer que otro tema o proceso les gustaría ver en nuestro canal.

Activa la campana y suscríbete aquí en nuestro canal de YouTube http://bit.ly/2rNJr2l

grupo en telegram https://t.me/amigo_contablee

Síguenos en nuestras redes sociales, Instagram https://www.instagram.com/amigo_conta

#regimensimple #comocontabilizaralregimensimple #reteiva #contadorespublicos #contadorpublico #contadorpúblico #contadora #contador #soycontador #soycontadora

Publicado el

Siete cambios en normas contables que todos debemos conocer (Grupo 1 y Grupo 2)

Por: Juan Fernando Mejia. Asesor Contable de Home Center. Consultor Contable y Tributario de Seguros del Estado. Revisor Fiscal Brigard Urrutia. Asesor empresarial. (Web: www.globalcontable.com/perfil)


Artículo actualizado al 9 de enero de 2020


Uno de los temas que trabajamos en el reciente Seminario Taller sobre «Cierre y Conciliación Contable y Fiscal», que dicto con entidades como actualicese.com, fue el Decreto 2270 de Diciembre 13 de 2019.

  • Este Decreto actualiza los textos vigentes de las NIIF completas, que deben aplicar las entidades del denominado «Grupo 1» y los incorpora al Decreto Único Reglamentario 2420 de 2015 que, a su vez, compila los decretos 2706/12, 3022/13, 2615/14, 2496/15, 2131/16, 2170/17, 2483/18 y, ahora, con el Decreto 2270/19. Este último también actualiza las Normas Internacionales de Auditoría, adoptadas en Colombia con los Decretos 302/15 y 2132/16, entre otros siete (7) importantes cambios que se detallan más abajo.
  • Las entidades del Grupo 2 continúan basándose en el Decreto 2483 de 2018, en lo referente a las NIIF PYMES. Sin embargo, las PYMES también se ven «afectadas» por el Decreto 2270, pues este anexa variaciones a las normas de control de calidad y un anexo 6 sobre registros y libros contables.
  • Las entidades del Grupo 3, al que pertenecen las personas naturales comerciantes, las microempresas y la mayoría de las coporpiedades, no aplican NIIF, sino Contabilidad Simplificada, pues su marco normativo fue tomado de criterios de ISAR, y está basado en el costo, sin estimaciones (como los avalúos), según el concepto CTCP 2014-061, entre otros. Esto puede ampliarse en el artículo «Personas Naturales No aplican NIIF, sino Contabilidad Simplificada«, en http://bit.ly/33d8c4G

En resumen, el Decreto 2270 de 2019 incluye siete importantes cambios que son:

1. Adopta el Marco Conceptual 2018 emitido por el IASB que define los «activos» como «derechos», sin que sea necesario demostrar que generan beneficios económicos futuros.

Por ejemplo, si una entidad adquiere un inmueble, pero es usado por el dueño o por otra empresa, no debe darse de baja como a veces se indica, ni siquiera con el marco conceptual anterior, porque aunque no genere ingresos hoy, sí genera beneficios económicos futuros, cuando eventualmente sea vendido.

Mucho más con el nuevo marco conceptual 2018 ahora adoptado: sigue siendo un «activo» porque se tiene el «derecho» sobre este bien, otorgado por la propiedad legal.

Tampoco deben ser reconocidos los bienes recibidos en comodato, usufructo o similar, como correctamente lo ha indicado el Consejo Técnico de la Contaduría (CTCP) en varios conceptos como el 172-2015 y 0647 de 2019. Esto puede ampliarse con ejercicios prácticos, en «La consufisión entre uso, administración y control de activos bajo NIIF» (enlace: http://bit.ly/2K4dPuz)

2. Incluye la CINIIF 23 «Incertidumbre frente a los Tratamientos del Impuesto a las Ganancias» que las empresas deben implementar mediante una auditoría tributaria que debe documentarse como si la realizara la autoridad fiscal, es decir, aplicando los criterios de la DIAN y revelando las «Posiciones Fiscales Inciertas» que impliquen riesgos de revisión, negación de costos y deducciones, entre otros.

Este es el mismo tratamiento que exigen los US GAAP (Principios contables de los Estados Unidos), específicamente la Norma FIN 48, como lo explicaremos con ejercicios prácticos, tanto para entidades del Grupo 1 como para las PYMES, en el «Efectos Tributarios de las NIIF GlobalContable«, (Más información en www.globalcontable.com).

La CINIIF 23 puede implicar aumentar las provisiones para revisiones tributarias o para deteriorar activos por créditos fiscales no utilizados, tales como saldos a favor o anticipos.

También puede usarse como criterio para no reconocer activos por impuestos diferidos por pérdidas fiscales, dada su alta incertidumbre normativa.

Por ejemplo, si una entidad que tiene pérdidas fiscales (o un exceso de renta presuntiva sobre ordinaria) de $100 millones, no debería reconocerse un un activo por impuestos diferidos de $33 millones (el 33%), porque la contrapartida es un ingreso que inflaría su utilidad, en un contexto con alta incertidumbre legal en cuanto a la recuperación de estas pérdidas. Un video relacionado puede verse en https://youtu.be/X_FYKSn1lh0

Te puede interesar: suscríbete a nuestro canal youtube de GlobalContable

3. El Decreto 2270 de 2019 también adopta el cambio de «importante» a «material», más vinculado a riesgos. Se modificó, entre otros, el párrafo 7 de la NIC 1 y el Marco Conceptual, para indicar que la materialidad es ”un aspecto de la relevancia especIfico de la entidad, basado en naturaleza o magnitud, o de las a las que se refiere la información en el contexto del informe financiero…»  Sobre este asunto, se puede consultar un artículo de Samuel Alberto Mantilla, disponible en https://samantilla1.net/wp-content/uploads/2019/08/Material-o-importante.pdf

Puede serte útil: Plantilla en Excel para el cálculo de la materialidad en auditoria.

4. actualiza las Normas de Aseguramiento Internacional (NAI) vigentes en Colombia.

Como se sabe, los Decretos 302/15 y 2132/16 determinan que las NAI deben ser aplicadas por los revisores fiscales y auditores de entidades Grupo 1 (que aplican las NIIF completas) y a las del Grupo 2 (que aplican las NIIF PYMES), sólo si tienen más de 30 mil SMMLV en activos o, más de 200 trabajadores. Si es una entidad del grupo 2 que no cumple con estos topes, o si es del grupo 3, sigue aplicando la Ley 43 de 1990 en lugar de estos estándares globales.

Específicamente, se actualizaron los siguientes estándares (presione click en cada item para ver el texto comparativo con los cambios efectuados):

En cuanto a la NIA 701 «Cuestiones Claves de Auditoría» o KAM (Key Audit Matters), se aclara que sólo debe ser aplicada a los dictámenes de estados financieros al 31 de diciembre de 2019 de empresas que coticen sus títulos en la bolsa de valores.

Se establece un periodo de transición de 2 años, para aplicar la NIA 701 a partir del 1 de enero del 2022 y a las demás entidades del grupo 1 que no coticen en la bola, a las empresas estatales que coticen, que capten o administren ahorro del público. Y aunque el Decreto no lo mencione, desde el 2.022 también se aplicaría la NIA 701 a los estados financieros de las entidades del Grupo 2 que tengan más de 30.000 SMMLV en activos o más de 200 trabajadores, pues los citados Decretos 302/15 y 2132/16 establecen que estas deben aplicar estos estándares globales.

Los modelos de dictamen con la NIA 701 pueden verse en la Orientación Técnica 17 del Consejo Técnico de la Contaduría Pública.

Es muy clave verificar la correcta clasificación de la empresa. Por ejemplo, si una empresa exporta el 100% de sus ventas, esto no significa que sea del grupo 1, pues debe cumplir además otros requisitos y, a su vez, la mayoría de copropiedades son grupo 3 porque tienen menos de 10 trabajadores, menos de 6.000 SMMLV en ingresos y menos de 30.000 SMMLV en activos. Recomiendo asegurar este punto con la plantilla que para ese efecto realicé para actualicese, en este enlace: https://actualicese.com/consulta-grupo-niif/

 

Te puede interesar: Grupo NIIF e Impuestos de GlobalContable en Facebook

 

5. Anexa la Norma Internacional de Control de Calidad (NICC), un modelo de este manual y un modelo del Manual de Ética para Contadores Públicos emitido por IFAC (International Federation of Accountants)». Según Albert Quintero, de GlobalContable, «El control de calidad es solicitado en las visitas de la Junta Central para determinar si los contadores públicos están aplicando también estándares internacionales de auditoria, si están documentando la aplicación del código de ética profesional y si están considerando las salvaguardas para los servicios profesionales, lo que mejora el ejercicio profesional en el país«.

Sin embargo, afirma Quintero que este Decreto adopta el Código de ética desactualizado, pues internacionalmente existe una cuarta parte sobre Normas Internacionales de Independencia que el CTCP no incluyó por que no está traducida al español, lo que genera contradicciones en el ejercicio profesional local con lo que se aplica en el contexto global.

 

  1. Descarga un modelo del Código de Ética para Contadores aquí (Requiere registro Gratuito).
  2. Para registrarse gratis en GlobalContable presiona click aquí

 

6. Adiciona el «Anexo No. 6» que trata sobre «estados financieros extraordinarios, asientos, verificación de las afirmaciones, pensiones de jubilación y normas sobre registros y libros» con las siguientes características:

a. Copia el artículo 57 del Decreto 2649 de 1993 con las afirmaciones de auditoria sobre estados financieros extraordinaros. El Consejo Técnico considera que estas afirmaciones (o aserciones) son distintas a las que aplican a los estados financiero de final de ejercicio e intermedios, que están sujetos a la NIA 315.A129 en cuanto a las afirmaciones sobre (i) transacciones y hechos, (ii) saldos contables y (c) revelaciones.

b.  Crea una nueva excepción a las NIIF en Colombia en cuanto a las pensiones de jublicación, pues no se aplicará la NIIF 19 (o la Sección 28 de la NIIF PYMES), sino lo que había dicho el artículo 77 del Decreto 2649 de 1993, modificado por el Decreto 4565 de 2010.

c. Mantiene vigente lo dicho por el artículo 90 del Decreto 2649 de 1993 en cuanto a la cuenta de revalorización del patrimonio que proviene de los ajustes por inflación, cuestión que no sería aplicable porque estos ajustes debieron eliminarse en su momento contra los ajustes de adopción por primera vez, aunque se mantuvieren en una subcuenta.

7. Mantiene los mismos artículos del Decreto 2649 de 1993 (título III) sobre registros y libros. Así, se reitera que las NIIF no hablan de libros, ni de planes de cuentas, en lo que la Supersociedades ha sido clara y enfática, diciendo que puede usarse el mismo plan de cuentas de siempre, con o sin adaptaciones. Es claro que las NIIF se refieren a presentación de Estados Financieros y a criterios como la medición inicial al costo y la medición posterior de estimaciones.

Este punto es de los más importantes para entender por qué en España, Inglaterra y demás países NO hay dos libros (uno «tributario» y un supuesto libro «NIIF»), sino que existe un solo libro, que es el libro oficial de siempre, y en ese mismo se registran las diferencias, como las del valor razonable. Así lo dijo el Consejo Técnico de la Contaduría en su Concepto 577 de 2014 y lo ordena el artículo 772-1 del Estatuto Tributario.

En Colombia, más temprano que tarde se entenderá que la contabilidad fue, es y será una sola y que no es técnico usar dos y hasta tres libros (uno adicional «Col-GAAP, como se observa en muchas empresas).

Ejercicios prácticos sobre tema de un libro único con registro de diferencias, se explican en «El Mito de la Contabilidad Paralela Fiscal y NIIF. La experiencia global con el Registro de Diferencias» en www.globalcontable.com/libro, que contiene todas las partidas conciliatorias y cuya lectura es altamente recomendable.

Saludos cordiales,

Juan Fernando Mejia.


Enlace corto: http://bit.ly/2Ftl3X0

Publicado el

Diferencia en Cambio NIIF. Concepto CTCP 788 de 2019

Resumen: Si la cuenta por cobrar se acordó recaudar en dólares americanos, entonces se deberá actualizar el valor de la cuenta por cobrar expresando la partida por la tasa de cambio de cierre (pesos por dólares americanos) y reconociendo en resultados dicho ajuste. No obstante, si la cuenta por cobrar se acordó recaudar en bolívares (o el equivalente a la moneda del país), entonces se deberá actualizar el valor de la cuenta por cobrar expresando la partida por la tasa de cambio de cierre (pesos por bolívares).


Sigue leyendo Diferencia en Cambio NIIF. Concepto CTCP 788 de 2019

Publicado el

Personas naturales no deben aplicar NIIF, sino contabilidad simplificada. Concepto CTCP 676 de 2019

Por: Juan Fernando Mejia. Asesor Contable y Tributario Home Center, de Seguros del Estado y de PYMES. Revisor de Fiscal Brigard Urrutia.
Asesor empresarial. (Web: www.globalcontable.com/perfil)


Los comerciantes personas naturales, obligados a llevar contabilidad, no deben aplicar las NIIF, sino Contabilidad Simplificada, siempre que tengan menos de diez trabajadores, menos de 500 SMMLV en activos (sin contar la vivienda) y menos de 6.000 SMMLV en ingresos, según Concepto CTCP 676/19

La Contabilidad Simplificada es aquella que se basa en el costo, mientras que las NIIF consisten (principalmente) en agregar al ese costo unas ESTIMACIONES que se hacen al final del periodo, tales como las valorizaciones (de inmuebles, animales, inversiones, etc.), la Desvalorizaciones de inventarios (Valor Neto Realizable), el Valor Presente, interés implícito, costo amortizado, provisiones pasivas, deterioro de cuentas por cobrar y depreciaciones (diferentes a las fiscales), ni tienen que calcular impuestos diferidos.

Estas ESTIMACIONES aplican en realidad únicamente a las empresas y conforman las 20 partidas conciliatorias que se estudian en el libro «El Mito de la Contabilidad Paralela» y que puede verse gratis en www.globalcontable.com/libro y que hemos estudiado en el Curso de Efectos Tributarios de las NIIF (en https://www.globalcontable.com/efectos-tributarios-de-las-niif-taller-gratuito/)

De esta manera en la presentación de la declaración de renta de personas naturales se facilita la conciliación fiscal que requiere prepararse en el Formato 2517.

(Te puede interesar: Formatos 2516 y 2517 Desbloqueados)

Por ello, la conciliación fiscal solamente debe contener diferencias por presunciones fiscales como gastos no deducibles por no tener relación de causalidad con la renta, o que no tienen soportes adecuados, el 50% del Gravamamen a los movimientos financieros o aquellos gastos que no tuvieron retenciones en la fuente o que no pagaron la seguridad social. Todas estas diferencias están en la hoja H3 «Estado de Resultados Integrales», pero no deberían presentarse diferencias en la Hoja H2 del Estado de Situación Financiera.

El Formato 2517 no tiene entonces diferencias por ESTIMACIONES NIIF (avaluos y similares) y por ello tampoco debe tener impuestos diferidos (la hoja 5 y 6 deben presentarse con los mismos valores contables y fiscales).

Un ejemplo concreto son los avaluos de inmuebles: supóngase que una persona natural, incluso cumpliendo los topes de 10 trabajadores y activos, en teoría debería aplicar la NIIF PYMES. Sin embargo, la NIIF PYMES en el párrafo 17.15 dice que los avalúos son opcionales.

Así, esa persona natural sí podría usar el avalúo catastral o el autoavalúo tanto en la declaración de renta como en su contabilidad. Es decir que puede tomar ese valor catastral o la tabla del Decreto 2373 de 2019 (o el que lo reemplaza cada año) para valorar fiscalmente y también puede tomarlo contablemente, pues no tiene obligación de usar valor razonable (ni siquiera aplicando las NIIF, mucho más aplicando la contabilidad simplificada).

Este formato 2517 sólo lo preparan las personas naturales obligadas a llevar contabilidad y sólo deben reportarlo en exógena si tienen más de 45.000 UVT en ingresos.

(Te pude interesar: No se confunda: entidades y personas del Grupo 3 solo reportan formato de Conciliación Fiscal si superan 45.000 UVT en ingresos fiscales)

Igual sucede con las pequeñas entidades, minimercados, tiendas y microempresas y copropiedades: deben llevar contabilidad por el sistema de devengo o causación del costo, sin las ESTIMACIONES que implican las NIIF, es decir que no requieren valorar bienes muebles ni hacer otro tipo de mediciones complejas, pues su contabilidad es «Simplificada» por pertenecer normalmente al grupo 3, como lo indicaron los conceptos CTCP 304 de 2014, 061 de 2014, 544 de 2016 y la Orientación Técnica 15 de 2015, siempre que cumplan los citados montos de trabajadores, activos e ingresos, es decir, en el 99% de los casos.

Aunque una copropiedad y las microempresas deben verificar a qué grupo pertenecen, es decir, si cumplen los requisitos para ser del Grupo 1 (NIIF Completas), Grupo 2 (NIIF PYMES) o Grupo 3 (Contabilidad Simplificada), ello no significa que deban aplicar las NIIF, sino «Contabilidad Simplificada» que es «más simple» que la que se llevaba con el 2649 de 1993, según lo ha dicho el Consejo Técnico de la Contaduría Pública.

(Le puede interesar: formato en línea para clasificar a una entidad elaborado por Juan Fernando Mejía para actualicese)

En efecto, el Decreto 2649 de 1993 fue tomado de las Normas Internacionales vigentes en su momento, según el informe ROSC, e incluía algunas ESTIMACIONES que no deben ser aplicadas por quienes hoy apliquen la Contabilidad Simplificada, creada para descomplicar a las microempresas, copropiedades y personas naturales, entre otros, como bien lo sugirió la ONU mediante su órgano «ISAR» y como efectivamente lo indicó el artículo 1 del Decreto 3022/13, compilado en el Decreto 2420/15 y 2483/18.

Aplicar Contabilidad Simplificada permite presentar solo tres estados financieros: el Balance de Situación Financiera (NIC 1.9 y NIIF PYMES 3.22), el Estado de Resultados y las Notas y no el de Cambios en el Patrimonio ni el de Flujos de Efectivo (Dec. 2420/15 pár 3.8).

(Te puede interesar: Taller Renta Personas Naturales. Enfoque Práctico)

La Contabilidad Simplificad también es denominada «NIF con una sola í», pero lo importante es comprender que se basa en el costo, sin las estimaciones, que son «el centro» de las NIIF (como se explica en el artículo «99% de las Propiedades Horizontales no debe aplicar las NIIF«).

Se conocen casos como el de una parroquia a que le dijeron que tenía que «aplicar las NIIF» y le hicieron valorar activos y hacer otras ESTIMACIONES innecesarias (como el avalúo de muebles como mesas y sillas), sin advertirle que era opcional, lo que se amplía en «¿Por qué las NIIF no aplican a entidades sin ánimo de lucro?: una mirada al valor razonable«.

Además, las entidades que aplican Contabilidad Simplificada reducen las conciliaciones contables y fiscales del Formato DIAN 2516, pues las NIIF no cambian la mecánica contable ni se refieren a planes de cuentas ni a libros, sino que consisten en registrar unas diferencias por las citadas estimaciones. Para ejercicios prácticos sobre el registro de diferencias, se recomienda el libro «El Mito de la Contabilidad Paralela Fiscal y NIIF», disponible en www.globalcontable.com/libro


Enlace corte: http://bit.ly/33d8c4G

Enfoque práctico: Renta Personas Naturales

Publicado el

Contador no tiene que informar situación de disolución. Concepto CTCP 800

El contador no tiene la responsabilidad de informar sobre la existencia de causales de disolución, ni de hechos que afecten la continuidad del ente económico, actuación que le compete a la administración según la Ley 222 de 1995, la NIC 1, párrafos 25 y 26 y la Norma Internacional de Auditoria 570 «Empresa en Funcionamiento». Así lo señala el Consejo Técnico de la Contaduría Pública en el Concepto 800 de 2019.

Ver Concepto

Publicado el

Documentos debe tener listos para salir bien librado de la visita de la JCC

Para el contador público Jorge González, director financiero de Borner, y quien cuenta con experiencia en auditoría interna y revisoría fiscal, algo que siempre piden en estas visitas es el libro de actas de asamblea o de junta de socios, junto con el libro de accionistas para las empresas por acciones. “Es lo primero que se debe verificar para tener al día”, dice. En este libro verifican que todos sean contadores o que por lo menos el 80 % de los accionistas lo sean.

Acto seguido revisan que se tenga el Código de Ética redactado y optimizado según la firma. Además de este documento, es importante que el profesional contable tenga claros los conceptos de ética (principios éticos, salvaguardas, riesgos de quebrar lo principios, entre otros).

“No sobra revisar el manual del Código de Ética del IESBA (International Ethics Standard Board for Accountants, por sus siglas en inglés)”, aconseja González. En este punto cabe recordar que ya existe un Código de Ética digital –eCode–, el cual fue lanzado por el IESBA el 26 de junio de 2019.

Dentro de este proceso también se debe tener listo el manual de calidad, el cual es exigido para tener una firma. Este es riguroso, ya que se deben plasmar todos lo procesos de la firma, desde la aceptación de un cliente hasta la contratación de personal.

“Este manual de calidad pasa desde el proceso de facturación hasta cómo se revisan los entregables de un cliente, lo cual debe garantizar que tiene niveles de revisión suficientes para entregar servicios de calidad”, explica González.

En ocasiones, dentro de la visita in situ puede ocurrir que pidan los estados financieros firmados con implementación de las Normas Internacionales de Contabilidad, con las políticas redactadas, así que lo recomendable es tenerlos a la mano.

¿Existe sanción si no se tiene la documentación completa?

Como lo explicamos en el editorial Todo lo que debe saber sobre las visitas de la JCC, si no se tiene la documentación completa, en principio no se están imponiendo sanciones, pues lo que pretende la JCC es realizar un proceso de acompañamiento a los contadores y firmas de contadores.

Posteriormente, se realizará un seguimiento de las visitas, para constatar que se hayan implementado los correctivos sugeridos por la JCC. Lo anterior no quiere decir que los contadores o las firmas puedan postergar el cumplimiento de los requerimientos, sino que es importante que en la primera visita se tenga la documentación al día.

Según su artículo en actualicese, si se presentan faltas por parte del contador o la firma, podría tenerse en consideración un traslado al tribunal disciplinario de la profesión.

Fuente: actualicese. Todos los derechos reservados. (click aquí)

¿Cuáles documentos debe tener listos para salir bien librado de la visita de la JCC?

Publicado el

Topes para obligación de tener revisor fiscal son contables, no fiscales

Están obligados a tener revisor fiscal todas las entidades que hayan tenido ingresos iguales o superiores a 5 mil Salarios Mínimos Mensuales Legales Vigentes (SMMLV) o activos a diciembre 31 del año anterior iguales o superiores a 5 SMMLV, según el artículo 13 de la Ley 43 de 1990.

Estos topes deben medirse según estados financieros elaborados de acuerdo con las NIIF y no con base en valores establecidos en las normas tributarias.

En ese sentido, para saber si se está obligado, se no pueden incluir valores como los avalúos catastrales, ni los valores patrimoniales que incluyan reajustes fiscales. Tampoco se deben considerar ingresos no constitutivos de renta, rentas excentas ni otras ficciones o presunciones fiscales.

Pero sí deben tenerse en cuenta estimaciones contables señaladas en las NIIF como los ingresos por valorar propiedades de inversión (con cambios en resultados), valorizaciones de propiedades, planta y equipo y otras mediciones establecidas en las NIIF.

Así lo indica el Consejo Técnico de la Contaduría Pública mediante el Concepto 366 de 2018.

El Código de Comercio establece otras normas que deben considerarse para saber si se está obligado a tener revisor fiscal y existen conceptos de las respectivas superintendencias que deben verificarse porque no solo se está obligado por los topes, sino por otras situaciones reguladas en Colombia.

Video explicativo:

https://www.didacticasoluciones.com/seminarios/tributario/

 

 

Publicado el

Otro Resultado Integral: tratamiento contable y tributario

Por: Juan Fernando Mejía (www.globalcontable.com/perfil)

El ORI, es la nueva traducción del «Superávit por valorización», que es una cuenta del patrimonio, pero que se presenta, de manera informativa, en una línea adicional del Estado de resultados.

(Ver NIC 16, párrafo 39 y NIIF PYMES 17.15).
Un ejemplo numérico del ORI es el siguiente:

Suponga que se compra una oficina en col$1.000 millones y luego se Valoriza en col$1.800.
El registro de la medición inicial es:

CuentaConceptoDébitosCréditos
1516PPE (costos)1.000
1110 o 23Efectivo o CXO1.000

La medición posterior consiste en registrar la diferencia por «medición posterior» de los col$800 millones en el ORI así:

  1. Medición Inicial al Costo (tanto para fines contables como tributarios).
CuentaConceptoDébitosCréditos
1516PPE (costos)1.000
1110 o 23Efectivo o CXO1.000
2. Medición Posterior de ESTIMACIONES no aceptadas fiscalmente (art. 21-1 Pár. 6 .E.T.
1516xx97Edificación (Valorización)800
3810xx97Superávit por Valorización ORI800

Así, las cuentas terminadas en «97», en el ejemplo, muestran el registro de las diferencias, es decir, que la valorización ORI genera «partidas conciliatorias» por medición posterior de estimaciones, pues no son aceptadas fiscalmente (art. 21-1, parágrafo 6 del Estatuto Tributario colombiano o su equivalente en otros países respecto a la no aceptación fiscal de estimaciones y, específicamente el artículo 28 numeral 10 E.T.).

Estos col$800 del ejemplo, se acumulan en el patrimonio, pero se presentan en una línea «adicional» al final del estado de resultados.
Este valor del «Superávit por Valorización ORI» es contable, pero no se tiene en cuenta en la declaración de renta porque son una estimación contable.
El activo se presenta en la contabilidad por $1.800 (es decir, $1.000 de la medición inicial al costo + $800 de la medición posterior de la estimación ORI).

Pero las normas tributarias se remiten solo al costo que son (concepto de Remisión Formal), pues tributariamente no se aceptan las estimaciones por ser subjetivas.

Los activos se presentan en la declaración de renta por su costo o valor patrimonial establecido en los artículos 69 a 73 E.T. y 267 a 281 E.T.), sin incluir el ORI.

Se concluye que el ORI fue, es y será una partida conciliatoria porque es un rubro contable que no se presenta en lo fiscal.

Si posteriormente se deteriora, es decir, que el valor recuperable sea col$950, debe registrarse un deterioro de valor por $850 (por la diferencia entre $1.800 y 950).

El registro contable sería:

CuentaConceptoDébitosCréditos
15169997Deterioro Acumulado de PPE850
3810xx97Superávit por Valorización ORI800
51991597Gasto no deducible por Deterioros de valor

De esa manera, el valor en libros de la PPE es el costo inicial ($1.000) más las valorizaciones (de $800 que se suman para conformar el costo atribuido o revaluado contablemente a $1.800), menos la reversión del avalúo previo (-$800), menos el deterioro acumulado de $50 para un total de $950.
El deterioro de valor de PPE no es deducible hasta que no se realice por tratarse de una estimación contable (art. 21-1, parágrafo 6, Arts. 59.1b, 59.2a, Arts. 59 d y e; 105 c y d E.T.). En ese sentido, tanto el ORI como el deterioro de valor acumulado, son partidas conciliatorias por tratarse de estimaciones contables que, como se dijo, no son aceptadas fiscalmente.

Esto se explica en el libro sobre concilaiciones contables y fiscales disponible gratuitamente en www.globalcontable.com/libro

También recomiendo el artículo «Ningún ajuste del ESFA es aceptado tributariamente. Corrección de las declaraciones que los incluyeron», disponible en línea.

En el ejercicio omito intencionalmente el impuesto diferido de estas diferencias, por razones de espacio.
Y aprovecho para invitarlos al evento que estaré dictando en la ciudad de Bogotá, si Dios quiere: «Taller Especializado Impuestos Diferidos» .

Juan Fernando Mejía (experiencia en www.globalcontable.com/perfil)

Publicado el

Taller Especializado Impuestos Diferidos

Experiencias de aplicación en multinacionales y PYMES, para su entendimiento definitivo (Método de Casos)


Temario

  • Todos los casos típicos que pueden presentarse en Colombia, según su normativa fiscal y los casos particulares que plantean los asistentes tanto para PYMES como para entidades del Grupo 1 (NIIF FULL).
    • Técnicas de aprendizaje significativo aplicadas a los impuestos diferidos.
    • Enfoque desde el presupuesto empresarial y desde la Planeación Tributaria.
    • Planteamientos desde la tasa efectiva de tributación.
    • Análisis de complejidad de impuestos diferidos reales calculados en multinacionales y PYMES
    • Inconveniencia de reconocer impuestos diferidos por pérdidas fiscales y por exceso de presuntiva sobre ordinaria
    (en países con alta inseguridad jurídica): análisis prospectivo y alternativas para su tratamiento según IFRS.
    • Carryback y carryforward en Colombia.
    • Plantillas novedosas (no tradicionales) para proyectar el Impuesto diferido por toda la vida útil de los activos.
    • Casos especiales , excepciones y exenciones del impuesto diferido.
    • Impuestos diferidos en el ORI y en resultados, tasas aplicables a diferentes casos.

Conferencista : Juan Fernando Mejía

Revisor Fiscal de Brigard Urrutia, asesor contable y tributario de Seguros del Estado, asesor NIIF de Home Center desde 2008. Contador Público Universidad de Antioquia. Especialista en Impuestos Universidad Externado de Colombia.
Certificado IFRS por el ACCA y por el Banco Mundial. Conferencista en el ámbito nacional e internacional. Participó en la elaboración del Proyecto de Ley 165 de 2007 que originó la Ley 1314 de 2009 sobre Convergencia Contable en Colombia.
Amplio reconocimiento y experiencia en asesoría tributaria y contable en compañías multinacionales y PYMES de diferentes sectores de la economía. Se ha desempeñado como docente en programas de pregrado y posgrado en Universidades como la Javeriana, Externado de Colombia, Azuay del Ecuador y Complutense de Madrid (España).

Información detallada

Fecha: 5 de julio de 2019 de 8:00 A.M. a 5:00 P.M.

Lugar: Auditorio Prime Calle 90 #12-28, Bogotá D.C

Teléfono: 300 859 44 48 o escribanos a comunicaciones@didacticasoluciones.com

Inversión: $420.000 más IVA.

Incluye certificado cofee breake y almuerzo.

Descuentos: 10% antes del 23 de junio o para grupos de 3 personas o más.

Forma de pago: en línea, consignación o transferencia a nombre de Didáctica Soluciones S.A.S.

NIT. 901.227.474-1 (Clic aquí para ver el RUT)

Banco Davivienda: Cta. ahorros No.456300111006

 

Publicado el 1 comentario

Extranjerismos Contables y riesgo de interpretación fiscal

Por: Juan Fernando Mejia. Asesor Contable de Home Center. Consultor Contable y Tributario de Seguros del Estado. Revisor Fiscal Brigard Urrutia. Asesor empresarial. (Web: www.globalcontable.com/perfil)

Un nuevo extranjerismo parece ponerse de moda: quienes ejercen la Contaduría Pública son llamados «contables», en detrimento del tradicional término «contadores», que aparece en los diplomas y actas de grado y del que muchos sentimos orgullo.

Los «contables» es el término que siempre se ha usado en España para quienes ejercen la contabilidad sin dar «fe pública», pero algunos lo están usando en Colombia para referirse al contador público.

Aunque parece trivial, el mal uso de extranjerismos influye en la interpretación legal y contable, con potenciales sanciones tributarias.

En una asamblea se cuestionó que se presentara un «Balance General» y no un «Estado de Situación Financiera». Pero las NIIF señalan que «Una entidad puede utilizar, para denominar a los estados, títulos distintos a los utilizados en esta Norma” (NIC 1.10 y NIIF PYMES 3.22) y  se refieren al «Método del Balance» para el Impuesto Diferido, por lo que «Balance General» sigue siendo válido legal y técnicamente.

La Real Academia de la Lengua Española (RAE) define el castizo término «contable» como «perteneciente o relativo a la contabilidad»  que se usa como adjetivo para hablar, por ejemplo, de periodo «contable» o de un asunto «contable», más no como un sustantivo, que es como algunos lo usan en Latinoamérica para referirse al sujeto «contador público».

Así, puede aconsejarse «Balance General» o «Estado de Situación Financiera», por estar en las NIIF, pero no el reemplazo de «contadores» por «contables», que parece obedecer más a una ligera moda que a una necesidad ni otros extranjerismos que generan confusión en la interpretación tributaria.

(Le puede interesar: Impuestos Diferidos: en Emisora Virtual La Colmena Radio)

Un ejemplo es el término inglés «Good Will», o «crédito mercantil» en la traducción mexicana de las NIIF o «fondo de comercio» en la española. El Estatuto Tributario Nacional (ETN) usa estos tres términos indistintamente, sin confusión alguna: elegir uno reduciría la riqueza normativa e idiomática y disminuiría el entendimiento normativo local y de las sucursales mexicanas o españolas.

Otro ejemplo es el «Inmovilizado Material», usado en traducción española de la NIC 16 para «Propiedades, Planta y Equipo» e «Inmovilizado Inmaterial» para los intangibles. Estos términos se usan en Colombia desde 1989 en el artículo 60 del ETN, cuando indica que los activos «inmovilizados» son los «bienes corporales muebles o inmuebles y los incorporales que no se enajenan dentro del giro ordinario de los negocios del contribuyente«.

Elegir entre «Inmovilizado Material» y «Propiedades, Planta y Equipo», sería inútil y no ayudaría a las empresas españolas en el país.

Además, adoptar extranjerismos sin contextualizar podría tener riesgos de sanciones tributarias.

Tal es el caso del vocablo «deterioro», traducción del término inglés «Impairment» que es la estimación de pérdidas en el valor de los activos, denominadas tributariamente como «provisiones» de cuentas por cobrar, de inventarios y de PPE, entre otros.

El afán de adoptar palabras foráneas sin adaptarlas al medio, ha llevado a que en algunos ámbitos académicos se interprete que «la Ley 1819/16 acabó con limitación fiscal de las provisiones de cartera y de inventarios, dado que los artículos 145 y 64 del Estatuto Tributario hacen referencia al ‘deterioro’, y que por ello «sería deducible todo el gasto contable”.

Por eso en el artículo «Limitación tributaria a los deterioros de valor» se recuerda que, aunque se use la palabra «deterioro», «provisiones» o «provisiones por deterioro», fiscalmente siguen limitadas, como las de cuentas por cobrar, al 5%, 10%, 15% o 33%, según el Decreto 1625 de 2016.

Además,  se advierte allí que: «El cambio de “provisión” a “deterioro” es un simple formalismo. La interpretación integral, en lugar de la exegética o literal evita riesgo fiscales».

No se puede deducir fiscalmente toda la estimación contable de la «provisión por deterioro» de cuentas por cobrar, pues las normas siguen limitando esta estimación, sin importar el término local o extranjero que se utilice.

Las traducciones también influyen en el entendimiento local de las NIIF. En el mercado se escucha que «las NIIF no admiten provisiones», cuando en realidad las definen como «un pasivo en el que existe incertidumbre acerca de su cuantía o vencimiento» y dedican a ello toda la NIC 37 y la Sección 23 de las NIIF PYMES.

El artículo 29 del Código Civil establece, desde 1.873, que «Las palabras técnicas de toda ciencia o arte se tomarán en el sentido que les den los que profesan la misma ciencia o arte; a menos que aparezca claramente que se han formado en sentido diverso«.

Existen otros riesgos en el uso de extranjerismos sin contextualizar al entorno local, como la compra y costosas implementaciones de supuestos PUC (planes únicos de cuentas) bajo NIIF.

Por ejemplo, el Decreto 2649 de 1993 usó el término «Disponible» para traducir lo que se entendía como «efectivo y equivalentes». De manera que no es cierto, como algunos indican, que deba crearse otro PUC porque el grupo 11 se llama «Disponible» y por otros cambios de nombre. Basta con cambiar el nombre de ese grupo a «Efectivo y Equivalentes», pues las NIIF no se refieren a temas de registros ni a de planes de cuentas, sino a criterios como los de reconocimiento y medición.

Por esto, la Supersociedades se ha negado a expedir un supuesto «Plan de Cuentas bajo NIIF» y ha dicho que se puede seguir usando el mismo de siempre, con los cambios de de nombre que se consideren necesarias.

La terminología técnica y su traducción se torna en un asunto tan delicado, y hasta peligroso en la llevanza de la contabilidad, que incluso en Colombia se ha dicho que se deben llevar dos libros, uno fiscal y otro NIIF, asunto no solo innecesario, sino riesgoso en términos de auditoria, por la réplica de datos manual o automáticamente, como se explica en  el libro «El Mito de la Contabilidad Paralela Fiscal y NIIF. La experiencia global con el Registro de Diferencias», disponible en http://www.globalcontable.com/libro

No se requiere «unificar la terminología», como a veces se propone, porque las traducciones de las NIIF dependen del contexto local que además está condicionado por subsistemas como el legal y otros factores que influyen en los significantes, los significados y las referencias de cada palabra.

Se concluye que los términos técnicos pueden tener distintas traducciones, lo que permite seguir con las que tradicionalmente se han usado para referirse a lo mismo, sin necesidad de «unificar» términos a las traducciones como la mexicana o la española y mucho menos cambiar el título «contador», que es un sustantivo por «conable», que es un adjetivo.

El mal uso de extranjerismos puede conllevar a errores de interpretación que conllevan altos costos para las entidades y para la riqueza idiomática.

Atentamente,

Juan Fernando Mejía. Revisor Fiscal Brigar Urrutia. Asesor Contable y Tributario (www.globalcontable.com/perfil)

Enlace corto: http://bit.ly/2XrJezr

Publicado el Deja un comentario

Ajustes por adopción no son susceptibles de distribución.

TheDigitalArtist / Pixabay

La NIIF para PYMES establece que una entidad al adoptar dichos estándares para la preparación de su información financiera deberá realizar la transición a los mismos (Sección 35.3), partiendo de un estado de situación financiera en el cual deberá reconocer, eliminar, reclasificar, y/o subsanar (medir) los diferentes activos y pasivos presentes a la fecha de la adopción (Sección 35.7), reconociendo dichas diferencias, en caso de presentarse, en ganancias acumuladas, ajustes por conversión, o su partida patrimonial correspondiente.

 

Uno de los errores más comunes en las implementaciones de NIIF en Colombia es distribuir los ajustes generados en la adopción por primera vez, bien sea por la incorporación de estimaciones (ej,valores razonables, presentes, costos amortizados, provisiones, deterioros, entre otros) o por la “corrección”  de rubros de periodos anteriores,  dichos ajustes  aumentan o disminuyen el patrimonio del estado de situación financiera de las diferentes entidades y estos no son susceptibles de distribución alguna en cabeza de los socios, por situaciones adversas que mencionamos a continuación.

 

La distribución de dichos ajustes afecta de manera negativa el flujo de efectivo de las entidades ya que deberán contar con disponible  para repartir ingresos o compensar  pérdidas de los cuales no se tiene la certeza de su  realización, disminución de indicadores financieros como son el de liquidez clave para entidades que celebran contratos con entidades públicas, tornándose más delicado desde el punto de vista fiscal, si la variación se debe a estimaciones la DIAN solicita las respectivas explicaciones (Formato 2516), caso contrario, si la diferencia es por corrección de rubros de periodos anteriores (sobrantes o faltantes de activos o pasivos) estamos ante una posible incidencia fiscal.

 

La ley 1607 en su artículo 165 y el artículo 123 de la ley 1819,  establecieron que las bases de cada uno los rubros de las declaraciones de renta son inmodificables, articulo el cual pasan por alto  las entidades presentando dos patrimonios (NIIF-Fiscal) dando lugar a que la DIAN de apertura procesos de fiscalización determinando, irregularidades en la contabilidad (Art. 654), rentas por recuperación de activos (art. 195), renta por comparación patrimonial o normalización tributaria (Art. 236, Art 1.5.3.1), entre otros, por las diferencias patrimoniales presentadas.

 

Este lineamiento, el  de no distribuir los ajustes por adopción, fue ratificado por la Superintendencia de Sociedades (circular externa 115-005 del 22 de agosto de 2013) la cual recomienda en lo posible no afectar el patrimonio del estado de situación financiera de apertura con este tipo de ajustes (en gran parte por afectación de rubros de periodos anteriores, o sobrantes de activos y pasivos), de la misma manera  expresa el Consejo Técnico de la Contaduría Publica (Concepto 056/2014) “considera que el incremento de las ganancias acumuladas como consecuencia de la transición a las NIIF no corresponde a ganancias ya realizadas, motivo por el cual no debe ser distribuido mientras no se haga efectiva la entrada de fondos correspondientes”, y el articulo 289 del Estatuto Tributario establece en su numeral 7 que “… El incremento en los resultados acumulados como consecuencia de la conversión a los nuevos marcos técnicos normativos, no podrá ser distribuido como dividendo, sino hasta el momento en que tal incremento se haya realizado de manera efectiva…

En conclusión, en periodo de preparación los importes patrimoniales determinados en el ESFA, debieron verse afectados solo por temas de estimaciones, los cuales seran distribuidos en el momento en que se realicen, si este no es el caso,  y la variación derivo de sobrantes o faltantes de activos y pasivos,  lo mas probable es que se deba corregir las declaraciones de renta de los periodos susceptibles de dicha variación.

Una mala interpretación y aplicación del estándar puede derivar en complicaciones innecesarias para cada una de las diferentes entidades.

(Enlace corto a este artículo de globalcontable: https://bit.ly/2CsyIg9)

Articulo realizado por:

Álvaro Gutiérrez (https://www.globalcontable.com/blog/author/agutierrez),

Publicado el Deja un comentario

Limitación tributaria a los deterioros de valor

Por: Por Juan Fernando Mejía.
Revisor Fiscal Brigard Urrutia (*)
(www.globalcontable.com/perfil)

Se argumenta en redes sociales que la Ley 1819/16 acabó con limitación fiscal de las provisiones de cartera y de inventarios, dado que los artículos 145 y 64 del Estatuto Tributario hacen referencia al “deterioro”, y que por ello sería deducible todo el gasto contable.

“Provisión” fue la traducción dada en 1993 a los “deterioros” de activos, pues el Decreto 2649 fue tomado de las NIIF, según el informe ROSC, pero desde la Ley 187/75 el espíritu de la norma ha sido limitar su deducibilidad.

Un vocablo no cambia el sentido del artículo 145 E.T. que limita la deducción a “las cantidades razonables que fije el reglamento”, es decir, a lo que indica el DUR 1625/16, que permite máximos del 5%, 10%, 15% o 33% en «provisión por deterioro de cuentas por cobrar».

Otra cosa son las cuentas por cobrar manifiestamente perdidas, dadas de baja según el artículo 146 E.T. que son deducible en su totalidad si se cumplen criterios jurisprudenciales de la Sentencia 18100 y el expediente 16875/11 del Consejo de Estado, entre otros que haya generado un ingreso gravado en un año anterior, gestión de cobro previa y concepto de abogado indicando prescripción o falta de ejecutoriedad. Sólo en ese caso son deducibles las pérdidas de cartera sin que sea necesario que hayan estado provisionadas en periodos anteriores.

(Le puede interesar: Impuestos Diferidos: en Vivo Emisora Virtual La Colmena Radio)

Sin embargo, no puede cambiarse la intención del legislador para deducir la mera estimación del deterioro de cuentas por cobrar, sólo por la traducción del término. Por mucho que “provisiones” se aplique técnicamente a los pasivos, la DIAN ha indicado que “Los artículos 28 y 29 del Código Civil regulan el sentido de las palabras y expresiones… que se deben entender en su sentido natural y obvio según el uso general de las mismas, pero cuando el legislador las defina expresamente para ciertas materias, se les debe dar en éstas su significado legal; lo mismo ocurre con las palabras técnicas … donde se deben tomar en el sentido que les den las personas que las profesan, a menos que aparezca claramente definido en la ley que se han tomado en un sentido diverso” (Concepto 045546/04)

Igual sucede con los inventarios: según la Sentencia CE 19747/17, su provisión (cuenta 1499) es una estimación que sigue limitada al 3% del inventario inicial más las compras y solo a productos de fácil destrucción o pérdida, aunque la nueva traducción del inglés sea “deterioro”. Esto lo ratifica el artículo 64 E.T., numeral 1.

Pero, otra cosa es la baja en cuentas por pérdida real y manifiesta de inventarios, que sí es deducible al 100% en cualquier tipo de mercancía, con acta de destrucción firmada y demás pruebas, según la misma Sentencia y el artículo 64 E.T., numeral 2.

Las estimaciones son una medición razonable, pero subjetiva, según las políticas contables de cada entidad (NIA 540) y por eso las normas tributarias limitan su deducción, atendiendo a las políticas de la hacienda pública y de presupuesto del Estado.

(Le puede Interesar: Taller Especializado en Excel: Impuestos Diferidos: Experiencias de aplicación en multinacionales y PYMES, para su entendimiento definitivo. Método de Casos)

Igual pasa con las bajas de activos fijos obsoletos : son deducibles por el artículo 129 E.T., pero no así el deterioro de valor medido con el valor razonable y el valor presente de sus flujos futuros, que por ser una estimación (una medición posterior), no son aceptados fiscalmente, según el artículo 21-1 E.T., par. 6.

La interpretación debe ser sistemática que, según Norberto Bobbio, es «… recurriendo al llamado espíritu del sistema… yendo en contra de una interpretación meramente literal».

El cambio de “provisión” a “deterioro” es un simple formalismo. La interpretación integral, en lugar de la exegética o literal evita riesgo fiscales.

Por ejemplo, si una cuenta por cobrar vale $100 millones, y por política contable la entidad decide deteriorar $50 millones, la deducción fiscal máxima, por política pública, son $33 millones y debe registrarse una partida conciliatoria de $17 millones que es la diferencia no deducible.

Este y otros temas se explican en detalle en www.globalcontable.com/libro y se tratan en el Seminario Taller Efectos Tributarios de las NIIF, Conciliación Contable y Fiscal e Impuestos Diferidos (más información en https://www.globalcontable.com/blog/reporte-de-conciliacion-fiscal-control-de-diferencias-impuestos-diferidos/)

(*) Las opiniones del autor no comprometen a Brigard Urrutia, a Home Center ni a ninguna otra entidad con la que tenga algún vínculo.

 


Enlace corto: http://bit.ly/2NHrL1T

 

Taller Especializado Impuestos Diferidos

Publicado el Deja un comentario

Convergencia hacia estándares internacionales de contabilidad: una mirada a los marcos conceptuales locales y el Marco Conceptual del IASB

Por Juan Fernando Mejía (www.globalcontable.com/perfil)

Este artículo, elaborado para la Universidad Externado de Colombia, enuncia algunos elementos institucionales presentes en los procesos de regulación contable en los países de tradición jurídica latina y su comparación con el denominado “debido proceso” seguido en la publicación de estándares internacionales de contabilidad e información financiera en los países con sistemas jurídicos anglosajones.

El propósito del documento es plantear argumentos de discusión sobre los mecanismos de regulación contable en el plano internacional y algunos aspectos de este proceso en el sector público colombiano.

Se analiza concretamente la emisión del marco conceptual de la información contable pública y su relación con el marco conceptual para la preparación y presentación de estados financieros publicado por el IASC (International Accounting Standard Committee).

Leer el artículo completo en la web de la Universidad Externado de Colombia: https://revistas.uexternado.edu.co/index.php/contad/article/view/2936

 

__

Enlace corto a este artículo: http://bit.ly/2Ma3RXk

Publicado el Deja un comentario

Capitalizar intereses en NIIF PYMES

Uno de los sectores más fuertes de la economía colombiana es el de la construcción y no ha sido ajeno a la aplicación de los nuevos marcos técnicos normativos (Decreto 2420 de 2015, actualizado con los decretos 2496 de 2015 y 2170 de 2017) que básicamente adoptan las NIIF (con algunas excepciones «legales»  con las excepciones y presentación razonable que el mismo estándar incluye).

Este, como otros sectores, se ha visto involucrado en aplicaciones extremistas del estándar internacional, por ejemplo cuando se dice que en todos los casos deben reconocer los intereses como gastos en el estado de resultados.

Las fuertes inversiones para el desarrollo de proyectos de infraestructura requiere que las constructoras tomen fondos del sector bancario, a corto y mediano plazo, que generan importantes cargos por intereses.

Reconocer los intereses directamente como un gasto ha subvalorado el costo total del proyecto y, en algunos casos se están generando pérdidas en etapas de ejecución, dejando en grave situación económica y financiera a estas compañías.

Aunque las NIIF establecen que los intereses se traten como gastos (Sección 25.2), el mismo estándar determina que esto es así siempre que se contextualice en un ámbito de entidades que cumplan los siguientes requisitos:

  1. Que tengan proveedores de capital en “amplio” número.
  2. Que estos inversionistas no estén “implicados en la gestión del negocio”, es decir, que sean minoritarios y
  3. Que no pueden “exigir” información específica a la gerencia.

Estos requisitos están determinados en la NIIF PYMES, párrafos P7, P8 y 1.1 a 1.3 y se sintetizan en el concepto de “Usuarios Generales”.

Pero si una entidad no cumple con estos requisitos y reconoce estos gastos en el Estado de Resultados, la información contable no le sería útil para la toma de decisiones, como lo establece el mismo estándar (NIIF PYMES, párrafo 2.2).

Este párrafo se aplica desde la óptica de los intereses y necesidades de información del usuario general, es decir, de los proveedores financiación (bancos) que en Colombia suelen ser de corto o mediano plazo. Inlcuso los bancos reciben los pagos de los clientes de las constructoras mediante entidades fiduciarias y conceden crédito constructor, cuyo plazo no sobrepasa la vida del proyecto.

Las NIIF para PYMES señalan que si la gerencia de una entidad llegara a determinar que la aplicación de un requerimiento  entra en conflicto con el objetivo principal de sus estados financieros, se podrá omitir la aplicación de dicho requerimiento (Párrafo 3.4) y presentar  un tratamiento alterno a este tipo de situaciones,  como lo es reconocer dichos cargos como mayor valor de los proyectos en ejecución, sin necesidad de entrar en pérdidas y afectar sus indicadores financieros, e incluso sin entrar en causal de liquidación (como viene sucediendo en el mercado colombiano con algunas constructoras).

Es de anotar que aunque en los sistemas legales latinos las denominemos «NIIF», no son normas en el estricto sentido legal, pues aunque sean adoptadas por decreto, su esencia proviene de sistemas anglosajones que gracias a la globalización hemos venido aprendiendo a aplicar en estas latitudes.

Incluso en sistemas legales como el laboral y el penal se aplica ya el sistema acusatorio y se propende por la eliminación de trámites. No podemos entonces, en aras de aplicar las «NIIF,» contradecir el espíritu de los mismos estándares internacionales contra su esencia, su fin último.

Por esto se propende ampliamente desde la academia y desde lo profesional que se aplique el juicio profesional, en lugar de ver los IFRS como simples «camisas de fuerza» descontextualizadas.

Si la gerencia de la compañía aplica correctamente las NIIF, en el contexto de proveedores de fondos, lo hace bajo la idea del pago en el corto o mediano plazo, no de largo plazo (según se proyectan las ventas del proyecto).

Esto exige que la gerencia revele que esta nueva aplicación no afecta la razonabilidad de sus reportes financieros, y que incluso sí ha cumplido con la NIIF PYMES, excepto con la aplicación de los costes por intereses (Sección 25), con la sustentación del porque se opta por este nuevo tratamiento (párrafos 3.5, literales a,b y c)

Además, debe recordarse que las políticas contables deben ajustarse de manera retroactiva, y esto también es permitido en el estándar si la gerencia considera que esta nueva política suministra información más fiable, relevante a los reportes financieros de las entidades y no afecta la razonabilidad de los mismos (Sec 10.8,b),

Incluso, se ahorra una conciliación contable y tributaria porque fiscalmente los intereses sí deben capitalizarse hasta que se vendan los activos construidos, por ejemplo las unidades residenciales.

Desde la academia y desde publicaciones como «el Mito de la Contabilidad Paralela» (en www.globalcontable.com/libro) se hace un llamado al contador público a aplicar el juicio profesional y no a solamente criterios preestablecidos. Por ejemplo a comprender porqué la contabilidad fue, es y será una sola y como aplicar criterios como la relación costo-beneficio o la rendición pública de cuentas para reflejar la realidad económica con sus políticas contables y con revelaciones comos las indicadas en el siguiente ejemplo:

Un ejemplo de Políticas Contables para Constructoras en cuanto a los Costos por intereses es el siguiente:

Acta de Modificación de Políticas Contables

El día xxx del mes xxx, se reunió la Gerencia Administrativa y Financiera de la CONSTRUCTORA S.A.S para modificar la política contable sobre el reconocimiento de intereses.

Según la sección 25 del anexo 2 del decreto 2420 de 2015 y sus modificaciones la entidad LA CONSTRUCTORA S.A.S reconocerá todos sus costes por intereses en partidas de resultados en el periodo que se causen.

Según el mismo marco normativo y sus modificaciones, LA CONSTRUCTORA S.A.S las NIIF permiten reconocer todos sus costes por interés en etapa de ejecución de los diferentes proyectos como mayor valor de los mismos, y en etapa de finalización en partidas de resultados en el periodo que se causen, siempre que con ello:

1. No se cause una incorrección material, es decir, que no se perjudique a a los accionistas minoritarios en la toma de decisiones económicas y que no se les lleve a cometer un error grave, es decir material (Párrafo 2.6 de la NIIF PYMES).

Se verificó este punto y se considera que siempre se ha manejado el interés como un mayor valor del inventario construido, mientras es vendido, sin que esto afecte decisiones importantes de los socios minoritarios.

2. No se tengan inversionistas en «amplio» número, excluidos de la toma de decisiones ni que tengan limitado su derecho de inspección de los libros contables.

Se verificó este punto y se cumple a cabalidad en la CONSTRUCTORA S.A.S.

3. Que se haga la revelación exigida en el párrafo 3.5 de la NIIF PYMES. Como se ejemplifica enseguida al final

Para constancia se firma en xxxx, el día xx de xxxx.

Ejemplo de la Nota de Excepción al reconocimiento de intereses como gastos (Según NIC 1.20, NIIF PYMES 3.5):

La Administración de la CONSTRUCTORA S.A.S. concluye que, aunque los intereses se reconocen como mayor valor de los activos construidos y las NIIF establecen que se reconozcan como gastos, los estados financieros presentan razonablemente la situación financiera, rendimiento financiero y flujos de efectivo [aun apartándose de algunos aspectos de las NIIF] (NIC 1.20 a, NIIF PYMES 3.5 a).

Este aparcamiento se debe a que las normas tributarias exigen que se capitalicen estos intereses y no se considera que exista una relación costo-beneficio de mantener una diferencia, especialmente en entidades que no tienen rendición pública de cuentas ni cumple los requisitos para considerar que tenga Usuarios generales en “amplio” número, que estén “excluidos” de la administración y que no puedan “exigir” información.

La entidad concluye que:

1. Ha cumplido con la NIIF para las PYMES, excepto que ha dejado de aplicar un requerimiento concreto para lograr una presentación razonable (NIC 1.20 b, NIIF PYMES 3.5 b).

2. El título de las NIIF no aplicadas, la naturaleza del                    aparcamiento y el tratamiento requerido por las NIIF, son las        siguientes: (NIC 1.20 c, NIIF PYMES 3.5 c):

Título de las NIIF no aplicadas y requerimiento contableNaturaleza del apartamiento
Párrafo 25.2 de la NIIF PYMES establece que los intereses se reconozcan como gastos, en el contexto de entidades que tengan proveedores de capital en “amplio” número, que “no están implicados en la gestión del negocio” y que no pueden “exigir” información específica llamados “Usuarios Generales” (NIIF PYMES párrafos P7, P8 y 1.1 a 1.3)Los intereses se reconocen como mayor valor de los activos construidos, igualando el tratamiento contable y tributario que así lo exige.

La Administración no considera engañoso este tratamiento como para entrar en conflicto con el objetivo de los estados financieros en cuanto a la utilidad de la toma de decisiones (NIIF PYMES, párrafo 2.2).

En su criterio, el apartamiento de las NIIF está suficientemente explicado como para que los usuarios de los estados financieros realicen los juicios y ajustes que consideren necesarios para tomar decisiones.

Articulo realizado por:

Juan Fernando Mejía

Contador Público de la Universidad de Antioquia

jmejia@globalcontable.com (Web: www.globalcontable.com/perfil) y

Álvaro Gutiérrez

Contador Público de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia

agutierrez@GlobalContable.com (Web: www.globalcontable.com/author/agutierrez)


Observación: este ejemplo de nota fue tomado del Modelo de Notas a los Estados Financieros elaborado por GlobalContable, que puede verse en https://goo.gl/EHYzlX


¿Te gustaría tener tu propio blog contable en globalcontable.com?

Escribe a comunicaciones@globalcontable.com

 

Publicado el Deja un comentario

Empresas de Servicios Públicos Domiciliarios no deben valorar comercialmente sus activos (Solo por bases CREG)

(Las NIIF prohíben valorar activos en Empresas de Servicios Públicos Domiciliarios)

Por: Juan Fernando Mejia. Asesor Contable y Tributario Home Center y Seguros del Estado. Revisor Fiscal Brigard Urrutia. Asesor empresarial. (Web: www.globalcontable.com/perfil)

Algunas empresas de servicios públicos domiciliarios valoraron las redes y otros activos operacionales en la fecha del ESFA o en los periodos de aplicación, sin que esto sea permitido por las NIIF. Estos activos deben mantenerse por su valor que les es permitido remunerar, según las normas de regulación tarifaria del respectivo país.

En efecto, los párrafos D8B de la NIIF 1 y párrafo 35.10 m de la NIIF PYMES prohíben a las empresas de servicios públicos domiciliarios valorar activos como las redes de energía, gas, acueducto o alcantarrillado, sean propias o concesionadas (construidas con dineros de terceros), pues tendrían que depreciarse sobre su valor revaluado y esto generaría nuevos gastos que afectan el margen de ganancia unitario, sin que esto pueda ser absorbido por aumentos en la tarifa que se cobra al usuario final ni es remunerado por el Estado.

Las NIIF siempre han indicado que este tipo de empresas están sujetas a regulación de tarifas y que por lo tanto no pueden valorar activos porque esto se convierte en «costo atribuido» y se tendrían que depreciar después sobre una base mayor, aumentando los gastos que deben asumir. Además, la valoración depende realmente de la remuneración tarifaria, no del valor razonable.

La problemática en el sector eléctrico

Los activos para la generación, la transmisión y distribución de energía o su comercialización no pueden valorarse, pues el nuevo valor nace de una estimación y no de una inversión real y por lo tanto no puede ser remunerada por el Estado.

Por supuesto que las Comisiones de Regulación de Agua (CRA), de Energía y Gas (CREG), entre otras, no van a remunerar este tipo de estimaciones, que de por sí podrían ser muy altas por la subjetividad misma del cálculo.

Debe recordarse que solo se permite remunerar, es decir, incluir en la tarifa, las depreciaciones de inversiones reales en el Sistema de Transmisión Nacional (SNT) y en los Sistemas de Transmisión Regional (STR) y de Distribución Local (SDL), según sean de alta tensión (mayor o igual a 57,5 kV y menor a 220 kV), media tensión (igual a 1 kV y menor a 57,5 kV) o baja tensión (menor a 1 kV).

Por ejemplo, la actividad de distribución de energía es remunerada por la CREG (Comisión de Regulación de Energía y Gas) a cada uno de los operadores de red, es decir que se les permite cobrar a una determinada tarifa a los usuarios por cada unidad de energía para que recuperen la inversión real en activos, de manera que puedan obtener la rentabilidad adecuada, y cubrir los gastos asociados con la Administración, Operación y Mantenimiento (AOM) de su actividad.


Te puede interesar: Regístrate gratis en GlobalContable.com


La Base Regulatoria de Activos (BRA) se calcula anualmente y considera la antigüedad general de los activos del sistema, la reducción del valor de los mismos por su uso, las nuevas inversiones realizadas y las bajas de activos que salen de operación del servicio.

Pero la regulación excluye el denominado «Valor nuevo de reemplazo», es decir, en valorizaciones que conformen un «nuevo costo atribuido», pues debe basarse en el costo de inversiones reales que mejoren la calidad y, especialmente, la eficiencia del servicio (que incluye la obligación de devolver al usuario los periodos de interrupción del servicio).

Las nuevas depreciaciones tampoco son deducibles tributariamente.

Así sucede en todos los países y por esto las NIIF prohíben valorar activos en este tipo de entidades que prestan servicios con tarifa regulada.

Las Resolución CREG, como la 043 de 2013, han sido claras en que no se aceptan valorizaciones de activos, sino inversiones reales en Unidades Constructivas, es decir construcciones reales de tramos de red, equipos, líneas, subestaciones y general, aquellas que incentiven la reposición de activos y la incorporación de nuevas tecnologías para mejorar la calidad del servicio, para reducir las pérdidas y para mantener la competitividad y sostenibilidad de las empresas, para lo cual se aplican criterios de eficiencia y seguimiento permanente

Así lo ratificaron las circulares 036, 038, 063, 079 y 179 de 2014 y por ello, estas empresas deben optar por no valorar Propiedades, Planta y Equipo, sino dejarlas al costo, como lo permite la NIC 16, párrafo 29 o la NIIF PYMES párrafo 17.15

Si se opta por valorar activos, estas nuevas valorizaciones deben depreciarse, distinto a lo que se hacía antes de aplicar las NIIF que se permitía reconocer las valorizaciones como «otros activos» y éstas no eran objeto de depreciación.

Como se sabe, las metodologías regulatorias indican que si una empresa de servicios públicos no realiza inversiones reales, las tarifas se reducen y según la Resolución 052 de 2015 sobre los gastos AOM (Administración, Operación y Mantenimiento) tampoco se permiten nuevas depreciaciones de activos como también lo indican las NIIF, las que requieren que este tipo de empresas opten por el método del costo, en lugar de la revaluación.

La tarifa considera los costos reales AOM y también factores como la calidad del servicio, cargos por confiabilidad, eficiencia real y metas alcanzadas, pero no nuevas depreciaciones que superen la vida útil legal de las redes eléctricas de comercialización o de distribución.

Cosa diferente es aplicar la CINIIF 12 para reconocer los costos en los que se han incurrido por “unidades constructivas”, es decir, costos por inversiones propias, desembolsos reales incurridos por el operador sobre redes concesionadas para ser amortizados en periodos futuros.

Esos costos se reconocen como activos intangibles por quien construye, por ejemplo, una carretera, con el fin de ser amortizados durante los periodos en que se reconozcan los ingresos, por ejemplo por peajes, tasas y tarifas.

De la misma manera, estos costos incurridos sobre redes de servicios públicos concesionadas, sólo se reconocen como cuentas por cobrar (instrumentos financieros) cuando se espera que el estado las remunere directamente o como intangibles cuando los valores invertidos se cobrarán a los particulares mediante la tarifa.

La CINIIF 12 no dice que se valoren las concesiones, sino que se reconozcan de acuerdo con el costo incurrido, ya sea como intangibles o como cuentas por cobrar.

Pero es bien distinto a valorar una red construida por un tercero en una entidad sujeta a regulación de tarifas, error que se viene cometiendo en algunas implementaciones de las NIIF como se indicó en el artículo «Bienes sin uso NO deben darse de baja: la confusión entre “USO”, “ADMINISTRACIÓN” y “CONTROL” de activos bajo NIIF«, disponible en https://goo.gl/8iezUZ

En cuanto a la empresas distribuidoras desde los proyectos de consulta de las Resoluciones 93 y 95 de 2016 se estableció que la metodología de remuneración de tarifa no incluye valorizaciones, sino inversiones reales.

Una conclusión parcial es que las NIIF se alinean en este punto con la denominada contabilidad regulatoria, entendida como tal la que rige los servicios públicos domiciliarios para proveer información al regulador de tarifas, es decir, aquella que «propone la integración en un único sistema de información de los prestadores de servicios» (Emilio Lentini, citado por la CEPAL en «Contabilidad regulatoria, sustentabilidad financiera y gestión mancomunada: temas relevantes en servicios de agua y saneamiento» (disponible en https://goo.gl/oAibA8), y más concretamente «La exigencia a las empresas reguladas de cumplir con unos criterios de agregación con el propósito de calcular costos eficientes como complemento del modelo regulatorio de empresa» (Superintendencia de Servicios Sanitarios de Chile (SISS). [http://www.siss.cl]. Citado por Amador Cabra. Luis Eduardo. En: Modelo de contabilidad regulatoria y viabilidad financiera en el sector de saneamiento. Revista Apuntes Contables. Universidad Externado de Colombia. Número 15. 2011-08-23 [https://goo.gl/MfCUyy]

La Problemática en las empresas distribuidoras de Gas

La disminución del consumo residencial (de 20.4 metros cúbicos en 2005 a 13.7 metros cúbicos en 2016, según datos de NATURGAS), ha presionado cambios en el régimen tarifario para que la medición de la eficiencia en gastos de AOM se realice con el modelo de frontera estocástica con la función Cobb-Douglas (como lo estableció en su momento el artículo 12 de la Resolución CREG 103 de 2010 para Energía y Gas).

Este modelo es un método de benchmarking consistente en que los gastos de AOM en una empresa de Distribución se relacionen con múltiples variables entre las que se encuentran el número de usuarios atendidos, los kilómetros de red, el volumen distribuido, y la dispersión geográfica de los usuarios.

La eficiencia se mide como la distancia entre la posición de gastos de la empresa y la «frontera», es decir, el «ideal» de gastos según las mejores prácticas del sector en la misma región, país o incluso comparándose con otros países.

Por eso en el mundo se aplica este modelo que no permite la presión de gastos por depreciación que corresponda a la valoración de activos en el ESFA ni en los periodos de aplicación, por ejemplo de redes eléctricas o de gas, que por supuesto debe estar al costo original y no pueden tener un nuevo «costo atribuido».

La Distribución de Gas se ve afectada por factores como la disminución del consumo por las nuevas fuentes de energía, reducciones en la productividad, por fenómenos como la mayor dispersión geográfica y el atraso en la actualización de los cargos, que siguen ciclos superiores a 5 años. Presionar el margen con nuevos gastos por haber valorado activos va en contra de la continuidad de las compañías del sector.

La industria ha solicitado a la CREG que se reconozcan los “Otros Activos”, que contienen la valoración de activos realizada bajo normas locales antes del ESFA, pero limitada a los modelos de estimación de regresión econométrica con la
información que dicha Comisión considere debe ser depurada .

En otras palabras, que se aplique lo dicho por la NIIF 1 en su párrafo 31A, respecto a los activos relacionados con redes de gas, específicamente que «Si una entidad utiliza la exención del párrafo D8A(b) para activos de petróleo y
gas, revelará ese hecho y la base sobre la que se distribuyeron los importes en libros determinados conforme a los PCGA anteriores«.

En ese sentido, las valorizaciones previas podrían tomarse distribuirse en los activos, si así lo acepta el regulador de tarifas como base de remuneración.

Así también lo indica  el párrafo 31B, aplicable a las empresas sujetas a regulación de tarifas, según el cual «Si una entidad utiliza la exención del párrafo D8B para operaciones sujetas a
regulación de tarifas, revelará ese hecho y la base sobre la que se determinaron los importes en libros conforme a los PCGA anteriores«.

Sin embargo, las comisiones de regulación ni siquiera han aceptado la cuenta de valorizaciones locales, que deben eliminarse contra la cuenta correspondiente en el patrimonio 8es decir, la cuenta 1990 contra la 3810 o su equivalente).

Esto es así porque volver a valorar activos en este tipo de compañías y volverlos a depreciar afecta la estabilidad económica del sector por la presión del gasto de operación posterior, en el mercado actual donde existen productos energéticos sustitutos con alta competitividad en el precio y con capacidad de desplazar la demanda de este servicio público domiciliario.

El párrafo 39A de la NIIF 1 indica que «El documento Exenciones Adicionales para Entidades que Adoptan por Primera vez las NIIF (Modificaciones a la NIIF 1), emitido en julio de 2009, añadió los párrafos 31A, D8A, D9A y D21A, y modificó el párrafo D1(c), (d) y (l). Una entidad aplicará esas modificaciones a periodos anuales que comiencen a partir del 1 de enero de 2010. Se permite su aplicación anticipada«.

Este no es un asunto nuevo, entonces, pero algunas empresas del sector no lo han tenido en cuenta y optaron por valorar los activos al costo de reposición a nuevo o a valores razonables en el ESFA, lo que no es permito por las NIIF, empezando porque estas redes usadas no tienen mercados activos, sino que su valor se debe limitar justamente a lo establecido en las regulaciones tarifarias en las respectivas jurisdicciones o países, como lo indica la NIIF 1 también en el párrafo 39E.

Por esto el párrafo D8B de la NIIF 1 señala que «Algunas entidades mantienen elementos de propiedades, planta y equipo,
activos por derecho de uso o activos intangibles que se utilizan, o eran anteriormente utilizados, en operaciones sujetas a regulación de tarifas. El importe en libros de estos elementos puede incluir importes que fueron determinados según PCGA anteriores, pero que no cumplen las condiciones de
capitalización de acuerdo con las NIIF. Si es este el caso, una entidad que adopta por primera vez las NIIF puede optar por utilizar el importe en libros según
PCGA anteriores para un elemento así en la fecha de transición a las NIIF como el costo atribuido. Si una entidad aplica esta exención a una partida, no necesitará
aplicarla a todas».

Esto mismo se indica en la NIIF PYMES en el párrafo 35.10, literal m

Pero este «podrán» es más claro en la versión en inglés donde se condiciona, desde las bases de conclusiones, a que en realidad las empresas de servicios públicos domiciliarios deben aplicar regulación del respectivo país, es decir que no pueden valorar activos afectos al servicio.

Por esto la NIIF 1 indica en el mismo apartado que «A efectos de este párrafo, las operaciones están sujetas a regulación de tarifas si se rigen por un marco para la fijación de los precios que
pueden cargarse a los clientes por bienes o servicios y ese marco está sujeto a la supervisión o aprobación por un regulador de tarifas (tal como se define en la NIIF 14 Cuentas de Diferimientos de Actividades Reguladas)».

 

Problemática en el servicio Público de Aseo

Igual sucede en el caso del servicio público de Aseo. La Resolución 720 de 2015 expida la Comisión de Regulación de Agua Potable y Saneamiento Básico — CRA es clara en el cálculo del precio máximo y de los costos que lo componen por cada Área de Prestación del Servicio (APS), es decir, la ubicación geográfica.

El costo, como componente de la tarifa, no puede afectarse con nuevas depreciaciones de activos valorados en el ESFA ni en ningún otro momento de aplicación de las NIIF.

Por eso las compañías de aseo tienen que optar por el modelo del costo establecido en el párrafo 29 de la NIC 16 o en el párrafo 17.15 de las NIIF PYMES.

Esto porque la tarifa está conformada por un componente de costo fijo por suscriptor y un componente de costo variable por tonelada de residuos no aprovechables y la remuneración por tonelada de residuos aprovechados

El costo fijo se compone, a su vez, por el Costo de Comercialización por suscriptor del servicio público de aseo, por el Costo de Limpieza Urbana por suscriptor y por el Costo de Barrido y Limpieza por suscriptor.

Si se incrementa el costo fijo con depreciaciones nuevas por valorar activos no se lograría punto de equilibro, es decir, se tendrían que incrementar las toneladas dispuestas para poderlos cubrir en la fórmula tarifaria.

Esto es un imposible técnico cuando justamente lo que se busca es reducir las toneladas dispuestas con políticas como las que afortunadamente promueven el reciclaje.

Los costos variables tampoco pueden presionarse con el avalúo de activos. Como se sabe, el costo Variable por tonelada de residuos sólidos no aprovechables está compuesto por el Costo de Recolección y Transporte de Residuos Sólidos, por el Costo de Disposición Final por tonelada y por el Costo de Tratamiento de Lixiviados por tonelada.

Todos los costos están altamente relacionados con maquinaria, vehículos y equipamentos que de valorarse y volverse a depreciar generarían una reducción en el margen de ganancia, sin que la empresa operadora de los servicios públicos pueda incrementar la tarifa.

Debe recordarse que ni las empresas de aseo, ni las de gas, ni las del sector eléctrico deben valorar redes concesionadas, como se explicó arriba.

Impuestos Diferidos

Valorar este tipo de activos implica además calcular pasivos por impuestos diferidos para amortizarlos en periodos futuros durante el tiempo de las nuevas depreciaciones sin que esto le sea aplicable a las empresas del sector eléctrico y de gas en cuanto al mercado regulado ni a las empresas del sector de saneamiento básico, agua, acueducto y saneamiento básico (acueducto, aseo y alcantarillado).

Las auditorias a la implementación de las NIIF realizadas a empresas del sector han demostrado que algunos valoraron pero no reconocieron impuestos diferidos, cuando siempre que se valoran Propiedades, Planta y Equipo en el ESFA debe reconocerse este elemento de los estados financieros. Otros han valorado activos afectos al servicio sin que esto sea permitido por las NIIF. Incluso grandes empresas eléctricas han solicitado confidencialidad valoraron este tipo de activos y hoy están nuevamente analizando ante sus socios, accionistas y ante las comisiones de regulación, puesto que la mejor decisión, en esos casos, es reexpresar el reporte enviado a la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios (Superservicios).

Esto no implica abrir libros de ejercicios anteriores, sino reexpresar el reporte en XBRL (Extensible Business Reporting Language) que se encuentra dentro del Sistema Único de Información (SUI) exigido por la Superservicios.

Experiencia

Nuestra experiencia de GlobalContable.com asesorando en NIIF a empresas de Gas como LlanoGas S.A. E.S.P., de Aseo, como Bioagrícola del Llano S.A. E.S.P. y compañías del sector eléctrico con las que se tienen contratos de confidencialidad, nos ha permitido notar que gran parte del sector valoró este tipo de bienes en contra de las NIIF, puntualmente aquellas a las que hemos asesorado en post-implementación. Nuestra experiencia incluye diferentes sectores, según la especialidad de nuestro equipo de trabajo y puede consultarse en https://goo.gl/xSWvOJ


Te puede interesar: Chat Impuestos y NIIF en Colombia, en https://goo.gl/DpYCDX


Conclusión:

Las empresas de servicios públicos domiciliarios no deben valorar Propiedadaes, Planta y Equipo en el ESFA porque esto constituye un valor de reposición a nuevo sobre una base subjetiva, cuya depreciación posterior afecta la rentabilidad del sector.

Las depreciaciones posteriores al ESFA, generadas en valoración de activos no son aceptadas en las fórmulas tarifarias, ni tampoco son aceptadas tributariamente, pero sí reducen el margen de utilidad unitario.

Por esto las NIIF determinan que no deberían valorarse bienes afectos a la prestación del servicio, aunque sí podrían valorarse inmuebles de uso administrativo o los destinados a mercados no regulados.

Algunos sectores han propuesto que la valoración que se tiene reconocida como «Otros Acivos» debería ser tenida en cuenta en la remuneración de tarifas por corresponder a valoraciones reconocidas por la regulación antes del año 2014 (aproximadamente, puesto que las metodologías se han cambiado para los diferentes operadores).

Sin embargo, el Estado no las tiene en cuenta y por ello debieron ser eliminadas en el ESFA contra el superávit por valorización.

Postdata: La Contabilidad es una sola

GlobalContable ha liderado en Colombia la oposición a la idea de dos contabilidades que algunos software implementaron desde el 2010 porque en realidad la contabilidad es, fue y será una sola.

Como se sabe, esa práctica de «contabilidad paralela» fue legalizada por el artículo 6 del Decreto 2548/14 y por ser una alternativa legal, la DIAN señaló que quienes optaran por ella debían actualizar el RUT con el código 86 en la casilla 89. Pero el artículo 3 del mismo Decreto 2548/14 permitió registrar una sola contabilidad, en una sola base de datos como se hace en el mundo, caso en el cual se debía actualizar el RUT con el código 85 en la casilla 89.

Con la reforma tributaria, queda claro que la contabilidad es una sola, pero «Multipropósito», es decir, afectando una base de datos única (no copiando datos, ni siquiera automáticamente). Este tema se amplía en el artículo «Adiós a la “contabilidad paralela” en Colombia, bienvenido el registro de diferencias» en https://goo.gl/qGDFSy

Artículo realizado por:

Juan Fernando Mejia

CEO GlobalContable.com

(www.globalcontable.com/perfil)

Enlace corto a este artículo en: https://goo.gl/djcmmK

Artículo relacionado: «Bienes sin uso NO deben darse de baja: la confusión entre “USO”, “ADMINISTRACIÓN” y “CONTROL” de activos bajo NIIF», disponible en https://goo.gl/8iezUZ

https://www.globalcontable.com/blog/bienes-no-usados-no-deben-darse-de-baja-la-confusion-entre-uso-administracion-y-control-de-activos-bajo-niif/

Publicado el Deja un comentario

Adiós a la “contabilidad paralela” en Colombia, bienvenido el registro de diferencias

El Decreto 1998 de 2017 establece que deben contabilizarse las “partidas conciliatorias”, es decir, las diferencias entre las bases contables y fiscales desde el 1 de enero de 2018 y que además se diligencie, al final de cada periodo, el formato 2516 para reportar las diferencias (que reemplaza el formato 1732).

En todo caso se deberán probar las diferencias entre la declaración de renta y las NIIF con métodos idóneos (ver explicación de las pruebas en el artículo «Las NIIF no son una amnistía Tributaria», disponible en https://goo.gl/eLtKUy). 
 
Ya no deben tenerse «contabilidades paralelas», es decir, una «financiera» y otra «fiscal», como lo había dicho el derogado artículo 6 del Decreto 2548 de 2014 que, por primera vez en la historia contable universal, había legalizado esta inédita interpretación colombiana.
Como se sabe, desde 2010 aproximadamente, en algunos programas contables se implementaron dos bases de datos, una con la»contabilidad local» y otra con la «contabilidad NIIF», término que fue acuñado como «contabilidad paralela» por algunos conceptos del Consejo Técnico de la Contaduría Pública (como el Concepto CTCP 001/15) y con el que la conocemos los contadores (para referencia ver en google «contabilidad paralela Colombia«)
Como fue una alternativa válida legalmente, la DIAN determinó que si se optaba por aplicarla se debía actualizar el RUT con el código 86 en la casilla 89 (Según su Guía disponible en http://goo.gl/mqIAIT)
 

Afortunadamente el artículo 3 del Decreto 2548 de 2014 también permitió la práctica global de llevar una sola contabilidad con registro de diferencias, como se hace en el mundo, como también lo dijo el Concepto CTCP 577/14 y como ahora lo exige el artículo 772-1 E.T. y lo ratifica el Decreto 1998 de 2017. Si la entidad optaba por aplicar la práctica global de llevar una sola contabilidad, con registro de las diferencias, se debía actualizar el RUT con el código 85 en la casilla 89 (Según la misma Guía)

Dado que la Ley 1819 de 2016 derogó expresamente el artículo 165 de la Ley 1607 de 2012, y así el Decreto 2548 de 2014, no existe un argumento normativo para mantener una “contabilidad paralela”, es decir, para copiar las cifras de una base de datos a otra como lo hacen algunas empresas.
Aunque se copie automáticamente la contabilidad a otra base de datos, no es aconsejable continuar con «contabilidades paralelas» porque esto contribuye a que Colombia esté entre los países más complejos en contabilidad y tributación, según lo referencia el diario de negocios «Portfolio«.
Incluso algunas entidades tenían tres o más libros contables, casos que se muestran en www.globalcontable.com/libro, cuando en realidad las NIIF no hacen énfasis en la forma de registrar ni incluyen un «puc», sino a la presentación de estados financieros.
Lo legal y funcional es tener una sola contabilidad y que se registren las partidas conciliatorias en la misma base de datos. El Consejo Técnico de la Contaduría Pública dijo en el citado Concepto 577/14 que los libros oficiales NIIF deben ser los mismos libros que traen acumuladas las cifras del Decreto 2649 de 1993, es decir, el costo histórico, más el registro de las diferencias. Ese costo es requerido por las NIIF como «medición inicial», y sobre esa base se registran las diferencias por medición posterior, como se explica en el taller gratuito que se incluye al final.
Las conciliaciones contables y fiscales registradas en una sola contabilidad no son un tema complejo, salvo si se tienen dos bases de datos, es decir, las llamadas “contabilidades paralelas”.
 
Por esto en GlobalContable.com aconsejamos que todas las entidades se cambiaran al código 85 en la casilla 89 del RUT para indicar que se registrarán las diferencias, como también lo dijo la citada Guía de la DIAN. Sin embargo, ya la DIAN no permite hacer este cambio porque lo está haciendo de oficio, pues no existe base legal llevar dos contabilidades o «contabilidades paralelas».
 
En otros países siempre se ha tenido una sola contabilidad con registros iniciales al costo NIIF y registro de diferencias por estimaciones no aceptadas fiscalmente.
 
Por ejemplo el SAP y el Oracle pueden parametrizarse usando la técnica de los «multilibros», que no consisten en copiar o repetir cifras o en «contabilidades paralelas», sino en bases de datos únicas desde las cuales se emiten dos o más reportes, uno en fiscal XML y otro NIIF en XBRL (una variante del anterior).
 
Esto no implica copiar datos, tener una empresa “A” y otra empresa “B” para manejar las diferencias, ni hacer “chulos” en cada transacción para saber si supuestamente es NIIF o local, como lo hacen algunos software contable en Colombia, pues las transacciones suceden una sola vez.

No se requiere adquirir costosos progrmas contables ni hacer parametrizaciones o complejas macros para contabilizar las diferencias. Basta con tener claridad de cuáles son las partidas conciliatorias y que estas se generan exclusivamente en las ESTIMACIONES contables que no son aceptadas fiscalmente (artículo 21-1- parágrafo 6 E.T.), tal y como se explica en el Análisis del Decreto 1998 de 2017 sobre Conciliaciones Contables y Fiscales, disponible en https://goo.gl/ph7YKd  y en el libro que puedes ver gratuitamente en www.globalcontable.com/libro, donde se sugiere la subuenta «97» para registrar tales diferencias por estimaciones.

Si una empresa no se acoge la contabilidad única, tendrá que invertir ingentes recursos para en “herramientas” que permitan empatar las dos contabilidades para hacer las conciliaciones fiscales y contables, que seguramente muchas casas de software y vendedores de macros estarán dispuestas a ofrecerle (lo que puede considerarse legítimo, pero no aconsejable).
 
Ya es hora de que los contadores piensen más en el juicio profesional y no se dejen influenciar por quienes insisten incluso en valorar sillas viejas “porque se están usando” (ver artículo “Terrorismo Contable con los bienes muebles“) y dejar de llevar contabilidades dobles o “paralelas”, por mucho que sea una copia automática.
 
En lugar de estar pensando en supuestos “puc bajo NIIF” y repetir contabilidades, deberíamos estar diseñando esquemas de reporte internacional (XBRL) y en cómo brindar valor agregado en las revelaciones.
Afortunadamente muchas casas de software entienden cada vez más que la contabilidad fue, es y será una sola y han empezado a aplicar la «contabilidad única multipropósito», por ejemplo adoptando el código «97» (o cualquier otro código) como subcuenta para registrar las diferencias, como se explica en www.globalcontable.com/libro y de manera resumida en el taller gratuito enlazado en www.globalcontable.com/material
 
También se puede ampliar sobre este aspecto en el «Análisis del Decreto 1998 de 2017 Conciliaciones Contables y Fiscales» en https://goo.gl/ph7YKd

Enlace corto a este artículo: https://goo.gl/qGDFSy


Publicado el Deja un comentario

Impuesto Diferido: Partidas que lo originan y tratamiento fiscal de la diferencia en cambio

Dadas las diferencias entre la contabilidad y las normas fiscales que en nuestra legislación hablan en idiomas diferentes y tienen distintos objetivos , es apenas entendible que las ganancias que se presentan en los estados financieros sean diferentes a las que se presentan en las declaraciones tributarias; por lo antes mencionado, las ganancias pueden aparecer en unos períodos para efectos contables y en otros para efectos fiscales.

El cálculo del impuesto diferido tiene su origen en el impuesto a la Renta (utilidades): para la determinación del impuesto a la renta, la norma fiscal tiene un tratamiento diferente al que tiene la contabilidad respecto a la determinación de la utilidad, puesto que la contabilidad maneja el método acumulación o devengo (causación) y la norma fiscal maneja una mezcla del método de acumulación o devengo (causación) y el método de caja, así pues, estos cálculos dan origen a una serie de diferencias que originan lo que denominamos el impuesto diferido.
Por lo mismo, al hablar de las diferencias, es preciso decir que antes de la ley 1314 de 2009, las temporales se determinaban y depuraban en el estado de resultados año por año y, posteriormente, en cada período se acumulaban
en el Balance General, mientras que actualmente, con la aplicación de los nuevos marcos técnicos normativos, establecidos en la ley mencionada anteriormente, se habla de unas diferencias temporarias basadas en el análisis del estado de situación financiera que corresponden a valores contables y fiscales de los activos y pasivos.

El artículo 116 de la ley 1819 de 2016 introduce un cambio en la forma como se declaran los activos en moneda extranjera; bajo la normatividad anterior, los activos (propiedades, cuentas por cobrar, saldos en bancos, inventarios, inversiones en acciones o títulos) en moneda extranjera, se debían declarar cada año teniendo en cuenta la tasa de cambio de cierre, generando una diferencia en cambio que era gravada o deducible según fuese el resultado.

Con la nueva normatividad, se predica que para todos los activos en moneda extranjera se utiliza la TRM vigente en el momento de la medición inicial (TRM o valor pagado en pesos en el momento dela adquisición) y sólo generará diferencia en cambio al momento de venderse (propiedades o inversiones), al momento de cobrarse (cuentas por cobrar) o al momento de monetizarse (dineros en bancos); en otras palabras la diferencia en cambio se genera solamente cuando se liquiden o recuperen los activos en moneda extranjera, si no son liquidados en el periodo gravable, no debe realizarse un cambio patrimonial en el activo (para efectos fiscales).

Ahora bien, los pasivos o deudas en moneda extranjera quedan regulados en el artículo 120 de la ley 1819 de 2016, y tienen la misma metodología de los activos explicada anteriormente.

Publicado el Deja un comentario

Evolución del Concepto de Contabilidad a través de sus definiciones

Jorge Tua Pereda
Catedrático de Economía Financiera
y Contabilidad de la Universidad Autónoma
de Madrid

Referencia: «Evolución del concepto de Contabilidad a través de sus definiciones». XXV Años de Contabilidad Universitaria en España, homenaje al Dr. D. Mario Pifarré Riera. Ministerio de Hacienda, Instituto de Planificación Contable, Madrid, 1988. Págs. 895 a 956. Incluido en el libro Lecturas de Teoría e Investigación Contable. Recopilación de artículos del autor. Centro Interamericano Jurídico-Financiero. Medellín (Colombia), 1995. págs. 121 a 188.


«En todas las disciplinas, las teorías y conceptos se desarrollan en continuidad histórica. Un pensamiento conduce a otro. Donde estábamos hoy, depende en buena parte de donde estábamos ayer».
Hendricksen (1970)

«Viendo pasar el tiempo, volvemos la cabeza de atrás hacia adelante, para observar cómo desaparece el pasado, considerar el presente y mirar hacia el futuro; y de adelante hacia atrás, para tratar de escrutar el tiempo, recibirle y acompañarle a través de los días».
Anthonioz (1950)

1. INTRODUCCIÓN.
Este trabajo tiene por objeto poner de manifiesto las principales características que concurren en el concepto actual de Contabilidad, así como los antecedentes, mediatos e inmediatos, por los que ha discurrido el pensamiento contable hasta llegar a sus concepciones actuales.

Sin olvidar otras cuestiones, que también podrían haberse incluido, tales como el posible carácter predictivo de la Contabilidad, el dilema entre Contabilidad monetaria y no monetaria, la disquisición sobre la viabilidad de la Contabilidad enedimensional frente a la tradicional partida doble o la entidad a la que se aplica y refiere la información, hemos centrado nuestro planteamiento en cuatro elementos que habitualmente concurren en las definiciones actuales de nuestra disciplina:
– su vinculación con la realidad económica,
– su utilidad al servicio de la toma de decisiones por sus usuarios,
– su condición de deber de la entidad económica, consecuencia de la responsabilidad social de esta última, y
– su carácter de disciplina científica y formalizada.

Con ello, y sin apenas verter opinión alguna de quien esto escribe, intentamos, simplemente, poner de manifiesto la evolución conceptual por la que ha atravesado la Contabilidad, evolución que, en definitiva, evidencia su vinculación y capacidad de servicio en relación con un entorno cambiante, que condiciona, motiva y, en última instancia, determina su trayectoria.

Ver documento

Publicado el Deja un comentario

Taller Activos Biológicos con la Reforma Tributaria Ley 1819/16

Por: Juan Fernando Mejia

De la experiencia adquirida en Mac Pollo (primera avícola del país), Pollos El Bucanero (segunda avícola del país), Campollo y otras entidades intensivas en ganado vacuno y en plantaciones (como palmeras), se han tomado los ejercicios prácticos y se ha realizado este video y taller sobre los activos biológicos, en un curso dictado por GlobalContable.com y SIIGO.

Diapositivas, ejercicios en Excel y otros archivos del curso en https://www.globalcontable.com/biologicos 

Evento complementario: Efectos Tributarios de las NIIF

Información en http://practica.com.co/01_niif.html


Enlace corto a este artículo: https://goo.gl/tycWiw


 

Publicado el Deja un comentario

Diferencias en ESFA y transición deben normalizarse tributariamente salvo si son por estimaciones

Por Juan Fernando Mejia (www.globalcontable.com/perfil)

Resumen

Muchos confundieron aplicar las NIIF con depuraciones contables y aumentaron o disminuyeron sus activos o pasivos en el ESFA, mostrando errores u omisiones de periodos anteriores en la contabilidad que fue base para las declaraciones tributarias.

Estos tienen en el ESFA una confesión fiscal que ahora la DIAN está revisando, pues estas diferencias debieron ser normalizadas por Ley 1739 de 2014 o en las respectivas declaraciones de renta.

La DIAN está cruzando información y comparando las declaraciones de renta con los reportes bajo NIIF a las superintendencias y aplicando otras formas de fiscalización, como lo hizo con el Plan Piloto.

Así lo determinó la Sentencia C-1018/12 de la Corte Constitucional sobre la «remisión» de la DIAN a los “ajustes NIIF”, a pesar de la independencia normativa. En consecuencia, la DIAN solicitó a las entidades actualizar el RUT para saber el grupo NIIF al que pertenecen y expidió (a través de Minhacienda) el Decreto 2548/14, cuyo artículo 7 determinó que todos los ajustes NIIF pueden ser usados como medio de prueba fiscal.

Las NIIF no son una amnistía tributaria ni una oportunidad para depurar ejercicios anteriores sin pagar los impuestos correspondientes.

El artículo 289 del Estatuto Tributario, adicionado por la reforma tributaria, establece que fiscalmente NO se acepta ningún ajuste del ESFA y que deben corregirse las declaraciones de renta por las diferencias existentes respecto a las NIIF (numeral 6).

Si las diferencias entre las declaraciones de impuestos y los estados financieros NIIF evidencian activos omitidos, pasivos ficticios y otros errores, se deberán explican a la DIAN (Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales).

Si las diferencias no evidencian situaciones como activos omitidos o pasivos ficticios y se generan exclusivamente en estimaciones, como los avalúos, generan una partida conciliatoria, según el artículo 772-1 del Estatuto Tributario, pues ninguna estimación es aceptada fiscalmente por la subjetividad que conllevan.

En este texto se analizan los casos prácticos de los principales efectos tributarios de las NIIF en Colombia.

(Diapositiva del evento «Efectos Tributarios de las NIIF, Conciliaciones Contables y Fiscales e Impuestos Diferidos: Taller en Excel en http://practica.com.co/01_niif.html)

Los dos efectos tributarios «adversos» de las NIIF

La implementación de las NIIF trae dos efectos tributarios adversos, especialmente para las empresas que no cotizan en bolsa, para las empresas familiares y para las Entidades Sin Ánimo (ESAL) que ahora son contribuyentes (aunque el párrafo P7 de las NIIF PYMES indica que no se aplican a las ESAL, la Ley Colombiana las incluyó para que mostraran más información que permitiera fiscalizarlas mejor):

1. El primero son las sanciones fiscales por inexactitudes evidenciadas en el aumento o disminución de activos o pasivos, según la “realidad económica” mostrada en el ESFA versus la declaración de renta. En el Plan Piloto, los cruces de información con las superintendencias y otras formas de fiscalización tributaria, la DIAN está revisando:

a. Si se diligenció la columna “errores” en el ESFA: Esto equivale a decir que las declaraciones de renta se basaron en una contabilidad que ahora el contribuyente dice tener errada, afectando con inexactitud las declaraciones de renta que aún no estén en firme.

b. Activos omitidos fiscalmente, evidenciados en el ESFA: Si no han sido normalizados por Ley 1739 de 2014 o en las respectivas declaraciones de renta, se tendrán que pagar más impuestos o las sanciones por inexactitud, así como el desconocimiento de costos o deducciones.

Un ejemplo real es el de una empresa que incluyó en el ESFA una máquina recibida en dación de pago cartera ya deducida en renta, por valor de $300 millones, porque “la venía usando”, pero no la había declarado para no generar rentas por recuperación de deducciones (artículo 196 E.T.), ni la había normalizado por Ley 1739 de 2014.

Otro caso es el de una empresa que declaró inventarios por valor de $250.456.815, pero el ESFA muestra $432.452.987.

En una inspección contable de la DIAN, solicitaron explicar este aumento inusitado de activos y el requerimiento está presumiendo el delito de «activos omitidos» o ingresos no declarados (que explicarían la compra de más inventarios). Ante la explicación de la entidad, se determinó que el menor valor declarado se debió a sobrededucciones no permitidas en las normas fiscales, es decir que la entidad declaró más gastos de los procedentes en virtud del artículo 107 del Estatuto Tributario.

Estos aumentos de activos en el ESFA que no han sido normalizado también generan rentas por comparación patrimonial en periodos futuros y potenciales sanciones por inexactitud.

Por esta razón, muchos optaron por manejar esa “realidad económica” solo internamente, porque entienden que el dueño sabe cuántos activos tiene, sin incluirlos en la “contabilidad oficial” mientras se normalizan.

c.  Activos inexistentes según el ESFA, pero declarados en Renta: evidencian falsedades en declaraciones de renta, es decir que se ha mentido al Estado.

Un caso real es el de una empresa que declaró bienes muebles por $70 millones, pero muestra sólo $60 millones en el ESFA, según conteo físico.

La DIAN le está preguntando: ¿Por qué se viene depreciando sobre una base mayor, es decir $70 millones, si sólo existen $60 millones?, producto de un cruce de información del formato 1732 de información exógena con el reporte bajo NIIF a una superintendencia.

Muchos afectaron utilidades retenidas por activos inexistentes, cuando tenía que aprovecharse el “Periodo de Transición” para corregir la contabilidad local y, obviamente, pagar los respectivos impuestos. En ese caso, lo que tenía que hacerse era:

(i) dar de baja la diferencia de $10 millones en la contabilidad local contra un gasto no deducible, o incluso como deducible si se toman como activos obsoletos del artículo 129 E.T., siempre que hubieren estado asegurados, y

(ii) declarar como ingreso gravado el pago de la aseguradora, salvo que se compraran activos similares (daño emergente del artículo 45 E.T.)

Otro caso, que conocimos Globalcontable.com, es el de una empresa que declaró $800 millones en inventarios, pero en el ESFA, por un conteo físico, mostró sólo $500 millones.

En inspección tributaria por devolución, la DIAN le cuestionó “inventarios inexistentes” y le está solicitando «devolver el IVA descontado en exceso» (pues no hay IVA descontable sin IVA generado).

Es claro que ninguna entidad puede mantener un inventario «inflado» fiscalmente para futuras deducciones y por eso el auditor está solicitando que se declare ese faltante como un gasto no deducible en un solo periodo.

A partir de la reforma tributaria, las pérdidas reales de inventarios son aceptadas en el periodo fiscal en que sucedan, con acta de destrucción, si están asegurados (artículo 64 E.T.), pero si la diferencia está a diciembre 31 de 2016, representa la acumulación de errores de periodos anteriores.

Los activos inexistentes no pueden «darse de baja” en el ESFA como si las NIIF fueran una amnistía fiscal de los periodos anteriores. En su lagar, el artículo 289 del E.T. (adicionado por el artículo 123 de la Ley 1819 de 2016) señala que:

i) Se deben corregir las respectivas declaraciones de periodos anteriores (numeral 6)

ii) Los activos deben permanecer por sus valores patrimoniales declarados antes del ESFA.

iii) Fiscalmente NO se acepta ningún ajuste del “Balance de Apertura”.

iv) Incluso los activos diferidos y preoperativos continúan fiscalmente, aunque se hayan “dado de baja” en el ESFA (Artículo 74-1 E.T., numeral 2).

Además, el contador público y/o revisor fiscal deben certificar que se hizo la respectiva corrección de la declaración de renta (numeral 6) y que «El costo fiscal remanente de los activos y pasivos será el declarado fiscalmente en el año o periodo gravable anterior, antes del cambio de la política contable …por aplicación de las NIIF (numeral 5 y parágrafo 1 del artículo 289 E.T.).

Igual sucede si se tenían unas licencias y no se están usando y se dan de baja en el ESFA, pero tributariamente se continuaron amortizando. Esto genera un riesgo fiscal porque nunca ha sido un activo inexistente, lo debió haber hecho era aprovechar el periodo de transición y llevarlo no deducible.

Un último ejemplo es un cultivo de UVA que fue arrasado en el 2014 por un desastre natural. La empresa le dio de baja “solo para NIIF” por $15.000 millones, pero en la norma local no hizo nada y por ello lo se sigue amortizando fiscalmente. Ahora están siendo requeridos por la DIAN por cruces de información para explicar esta diferencia.

 

d. Pasivos ficticios, eliminados en el ESFA: Toda disminución de pasivos bajo NIIF supone un ingreso fiscal, una renta por comparación patrimonial, sobrededucciones de gastos de periodos anteriores o inexactitudes.

Por ejemplo, una entidad en “San Andresito”, tiene un pasivo ficticio de $500 millones, originado en ventas en efectivo, pero contabilizadas “en el grupo 28” “ingresos anticipados” como si no se hubiere entregado la mercancía.

Por una auditoria al ESFA, la empresa decidió reversar este ajuste y normalizarlo gradualmente en futuras declaraciones de renta.

2. El segundo efecto tributario de las NIIF son las conciliaciones e impuestos diferidos generados en ESTIMACIONES.

No se generan mayores impuestos a pagar cuando las diferencias evidenciadas en el ESFA se originan exclusivamente en ESTIMACIONES, tales como el valor razonable, el valor presente, costo amortizado, intereses implícitos y similares que, aunque deben contabilizarse, no son aceptadas en la declaración de renta dada la subjetividad que conllevan (artículo 28, numerales 3 y 5 al 10).

Los activos seguirán por su costo fiscal, como siempre ha sido (artículos 21-1 parágrafo 6; 67, 69, 69-1 y 105 E.T.) y por ello las ESTIMACIONES deben conciliarse en la contabilidad, según el artículo 772-1 del E.T.

Por ejemplo, si se valoró un activo en el ESFA, esa valorización se convirtió en costo atribuido y por lo tanto no existe utilidad NIIF en caso de venta (si el precio fue igual o muy cercano al avalúo); sin embargo, tributariamente sí existe ganancia ocasional porque el artículo 289 del Estatuto Tributario no acepta ese ajuste de ESFA y el activo debe declararse por su costo original, es decir, por el valor patrimonial tributario que tenía antes del ESFA.

Numéricamente el ejemplo es: la compañía ABC había comprado un edifico en $2.000 millones (costo histórico) y su depreciación acumulada fiscal era de $1.600 (valor en libros de $400 millones). En el ESFA lo valoró por $6.000 millones.

La diferencia de $5.600 millones es una ESTIMACIÓN, por naturaleza subjetiva, que no es aceptada por la DIAN (artículo 289 E.T.) y por lo tanto debe conciliarse como una diferencia (artículo 772-1 E.T.)

Si este activo se llegase a vender, por decir, en los mismos $6.000 millones, la utilidad bajo NIIF es cero, pero fiscalmente hay ganancia ocasional de $5.600, la diferencia entre el precio de venta ($6.000 millones) y el valor patrimonial de $400 millones.

El costo fiscal sigue siendo el determinado en el artículo 69 del Estatuto Tributario, esto es, el costo original más las adiciones, mejoras, construcciones, reparaciones locativas no deducidas en periodos anteriores, sin aceptar ajustes por ESTIMACIONES determinadas en las NIIF, como el valor razonable. Como siempre, el contribuyente puede optar por incrementar el costo fiscal del bien aplicando los reajustes fiscales previstos en los artículos 70 y 280 del Estatuto Tributario, o por utilizar como costo fiscal el avalúo catastral o el autoavalúo declarados para fines del impuesto predial unificado, pero no es aceptado fiscalmente el avalúo comercial.

Si no se vende, la depreciación fiscal será la misma que se venía llevando antes de ir a los nuevos marcos técnicos normativos de acuerdo con las NIIF, tal y como lo exige el numeral 5 del artículo 289 del E.T. (es decir, los $400 millones faltantes, en 4 años faltantes, para $100 millones por año en el citado ejemplo)

Tampoco se acepta fiscalmente que cada entidad establezca su propia vida útil. Para fines contables (no fiscales), se pueden depreciar los $6.000 millones (el costo atribuido) y si la vida útil establecida, es de 50 años, el valor de la depreciación sería de $120 millones. En el año 5 después del ESFA, la depreciación fiscal será de $0 (cero pesos) y se tendrán gastos no deducibles de $120 millones en el ejemplo.

Las nuevas vidas útiles, establecidas por autorregulación de la entidad en su propia política contable, generan conciliaciones por tratarse de estimaciones subjetivas.

Situación similar se presenta con los activos en leasing operativo, es decir, los que cumplían los requisitos del artículo 127-1 del E.T. y que por lo tanto se venía reconociendo todo el canon como gasto. Estos activos debieron valorarse en el ESFA usando el valor presente, pero debe tenerse cuidado en el momento de la venta, pues fiscalmente se genera una ganancia ocasional. Esto porque el precio de venta suele ser muy superior al costo fiscal que normalmente es el valor de la opción de compra. Es decir, que las ganancias ocasionales no se ven afectadas por valoraciones u otro tipo de estimaciones que se generan en la aplicación de las NIIF.

No deben existir diferencias en los ingresos contables y fiscales.

Otro efecto tributario adverso de las NIIF, es decir, que implica pagar más impuestos, es la adopción fiscal del devengo por entrega de bienes o servicios sin que el cliente haya recibido aún la factura.

Si se entrega un bien o un servicio, pero el cliente no recibe una factura desde el día 20 de diciembre, por ejemplo, se tendrá que devengar el ingreso y causar los impuestos de renta, IVA, autorretenciones e ICA (Industria y Comercio y Avisos y Tableros).

Esto ya era así en Colombia porque siempre ha existido el devengo (Decreto 2649 de 1993, artículo 97) y siempre se ha dicho legalmente que los impuestos y retenciones se generan por la entrega de los bienes o servicios o por la entrega de la factura, lo que primero ocurra.

Sin embargo, lo tradicional ha sido declarar los impuestos cuando el cliente recibía la factura.

En la práctica, quien presta el servicio tendría que emitir la factura en diciembre para soportar con ella los impuestos como el de IVA (artículo 429 del E.T.) y radicarla en enero, cuando la reciba el cliente, con fecha de expedición de diciembre del año inmediatamente anterior.

Así se ha regulado en otros países y permite que el cliente se deduzca el gasto en el mismo periodo en el que el vendedor reconoció el ingreso (el anterior).

En efecto, el cliente hace una provisión y se toma el gasto deducible como un «ajuste posterior al cierre», siempre que la factura sea recibida antes de presentar estados financieros y antes de declarar renta (además, así la información exógena coincide en cuanto al año, para fines de cruces de información fiscal).

Sin embargo, muchos clientes lo entienden, pero aun así no quieren «complicarse» y sólo van a recibir la factura en enero y con fecha de enero del periodo siguiente al de la compra. Esa es una realidad.

De ser así, ambos deben ponerse de acuerdo y no evidenciar la entrega de la mercancía o del servicio, pues de lo contrario la información exógena (medios magnéticos) no les cruzaría. Por ejemplo, entregando con ofertas mercantiles en lugar de remisiones.

La clave está en NO tener diferencias entre los ingresos contables y los declarados en renta porque esto implica revisiones y sanciones tributarias, pues se supone que, si se devengaron, también debieron incluirse en las declaraciones de renta y de IVA.

Todavía hay empresas con diferencias entre los estados financieros bajo NIIF y los ingresos declarados fiscalmente.

Un cliente dedicado a la venta de vehículos, tenía la siguiente situación:

i) Ingresos por ventas según NIIF: $1.700 millones.

ii) Ingresos declarados en renta: $1.000 millones.

El revisor fiscal insistía en que tenía que mostrarse esta diferencia, pero el dueño notó que ello implicaba corregir la declaración de renta y pagar más impuestos, gracias a la reforma tributaria.

En ese caso, la entidad corrigió la información NIIF y no cumplió con estos estándares diseñados para entidades que cotizan en las bolsas de valores y para PYMES, que en el contexto internacional no son las que tienen más de 10 trabajadores, como se reguló en Colombia, sino las que tienen un amplio número de usuarios externos que no pueden exigir información, principalmente proveedores de capital como lo son los inversionistas minoritarios.

El revisor fiscal continuaba con la idea de aplicar los Marcos Técnicos sin contextualizar la realidad de la empresa ni su efecto tributario y la discusión interna terminó por sólo reconocer contablmente los ingresos facturados.

Este tipo de situaciones hace que muy probablemente las empresas terminarán aplicando lo mismo que se tenía con el Decreto 2649 de 1993, es decir, una contabilidad técnica, basada en las NIIF, como siempre ha sido, pero sin incluir las ESTIMACIONES.

Ejercicios numéricos que ilustran en detalle este asunto del «devengo» se incluyen en el taller «Efectos Tributarios de las NIIF» que se anexa al final de este artículo.

Otros efectos tributarios adversos por aplicar las NIIF:

Otros efectos tributarios adversos previsibles son:

1. Establecer una vida útil más larga que la fiscal aumenta las utilidades comerciales y por lo tanto mayor impuesto a pagar en cabeza de los socios, pues el artículo 49 del Estatuto Tributario hizo más gravadas esas utilidades, según la última reforma tributaria (artículos 343 e inciso 2 del artículo 242 de la Ley 1819 de 2016). La única manera de reducir esa utilidad comercial sería que la DIAN aceptara el gasto por impuestos diferidos y su depuración en el cálculo del artículo 49 del Estatuto Tributario).

2. Separar terrenos y edificios generará menores depreciaciones de inmuebles puesto que los terrenos no se deprecian tributariamente y tampoco bajo NIIF (salvo limitadas excepciones como las minas, rellenos sanitarios y canteras).

Por ejemplo, una empresa adquirió un inmueble en $1.100 millones y la separación para fines de las NIIF señala que el edificio sólo vale $100 millones y que el terreno vale la diferencia, es decir, $1.000 millones. La DIAN le está preguntando a la entidad (del Grupo 1), por qué venía depreciando este bien por el total (terreno y edificio), si localmente tampoco se pueden depreciar los terrenos.

3. Establecer un valor residual para fines de las NIIF generará mayores impuestos a pagar porque el nuevo artículo 131 del Estatuto Tributario establece que también fiscalmente se tomará esa estimación para que las empresas deduzcan menos gastos por depreciación.

Puede decirse, sin lugar a dudas, que la reforma contable equivale, al menos, a media reforma tributaria, en cuanto al aumento del recaudo fiscal.

En Colombia las empresas y la DIAN siempre han aplicado las NIIF, excepto en las ESTIMACIONES.

Según el Informe ROSC, el Decreto 2649 de 1993 cumple con el 100% de las NIIF de ese año y por lo tanto en Colombia tanto las empresas como la DIAN, siempre hemos aplicado las NIIF, excepto en las ESTIMACIONES por la subjetividad que ellas suponen.

Por ejemplo, el Decreto 2649 de 1.993 define la depreciación igual que en las NIIF, no existe diferencia. Y tampoco existen diferencia en esencia con las definiciones de Propiedad, Planta y Equipo, Inventarios y demás conceptos.

Esto significa que la derogatoria del Decreto 2649 de 1993 es de forma, no de fondo, porque los principios contables que contenía fueron tomados de las NIIF y éstos no se derogan por decreto.

Y como lo más moderno de las NIIF en su versión 2017 son las ESTIMACIONES y proyecciones financieras, que no son aceptadas fiscalmente ni por muchos gerentes, estas no se terminarán aplicando en su totalidad.

En Colombia siempre se han aplicado estándares internacionales, en esencia, pero las ESTIMACIONES siempre han tenido la resistencia de su aplicación en empresas cerradas y en entidades sin ánimo de lucro donde ni los mismos estándares globales las exigen, pero donde normas como las colombianas sí lo hacen.

Es como ponerle a un hombre delgado el vestido de un obeso: terminará quitándose en la mitad del camino como ya sucedió en 1993 cuando se adoptaron las NIIF en Colombia (con el Decreto 2649 de 1993) y se les dijo a las empresas que ya no podrían usar una vida útil igual para fines contables y tributarios, que tendrían que ser diferentes y que se tendrían que calcular impuestos diferidos, valores de mercado, valores presentes y otras estimaciones (ver artículo 10 del decreto 2649 de 1993 que ya hablaba de estas ESTIMACIONES, pero no se aplicaron).

La gente terminó no calculando impuestos diferidos (que sólo se generan por diferencias en ESTIMACIONES) y no pasó nada porque finalmente estas empresas pequeñas trabajan para el flujo de caja y procuran pagar los menos impuestos posibles dada la corrupción y la falta de credibilidad en instituciones como la justicia.

Un ejemplo de fiscalización con depreciaciones es el siguiente: una empresa compró un camión en $400 millones y en el momento del ESFA tenía una depreciación acumulada de $430 millones. En el ESFA simplemente bajó los $30 millones contra el patrimonio, sin percatarse que el ajuste tenía que hacerse bajo norma local y normalizar, pues la DIAN está preguntando por este tipo de ajustes que eran estimaciones locales (vida útil), pero que implicaron mayores gastos deducibles en periodos anteriores.

Primero se barre la casa, antes de ir a la del vecino; primero se depura la contabilidad local, se normaliza pagando los impuestos correspondientes y luego se aplican las NIIF, es decir, se hacen estimaciones como valorizaciones, valores presentes (para provisiones por deterioro financiero de cartera o para valorar activos en leasing), valores netos realizables y otras proyecciones financieras como los quinquenios, provisiones por desmantelamiento y demás ESTIMACIONES que nunca son aceptadas fiscalmente y que además generan un mayor esfuerzo por las conciliaciones que deben presentarse y los impuestos diferidos.

Las diferencias por existencia o inexistencia de activos o pasivos deben ser normalizadas y las estimaciones deben ser conciliadas. Sin embargo, no deben estimarse valores para:

a. Bienes muebles totalmente depreciados: algunos valoraron mesas, sillas, computadores y otros bienes muebles porque estaban total o parcialmente depreciados, sin que esto fuera necesario, generando cientos de impuestos diferidos por conciliar cuando la NIC 16, en el párrafo 97b señala que estos activos no se valoran sino que se revelan en una nota aunque se estén usando, por materialidad y relación costo beneficio (Ver artículo «Terrorismo Contable con los bienes muebles«)

b. Reconocer como «activos» algunas erogaciones que se habían llevado al gasto en un solo periodo: por  ejemplo, una empresa avícola tenía por costumbre hacer abrevaderos y estanques y reconocerlos en el gasto fiscal en un solo periodo: en el ESFA los valoró y los depreciará en 5 años generando una contradicción con la norma fiscal, pues el artículo 107 del Estatuto Tributario señala cuáles son los gastos deducibles en la vigencia, mientras que bajo NIIF está diciendo que estos activos realmente duraban 5 años o más.

Diferencias por existencia o inexistencia de activos o pasivos NO generan Impuestos diferidos (sólo por ESTIMACIONES)

Algunos le calculan impuestos diferidos a las diferencias surgidas en el ESFA por depuraciones contables y no se han percatado de los cruces de información que ya está haciendo la DIAN. Por ejemplo, algunos evidencian en el ESFA “activos omitidos” o “pasivos ficticios”, ajustes que tenían que haber sido normalizadas por Ley 1739 de 2014 o en la declaración de renta (la base contable para hacer el ESFA es la misma sobre la cual se declararon impuestos).

Los cambios en activos o en pasivos en el ESFA que sean exclusivamente por ESTIMACIONES (a las que se refiere la NIA 540), no tienen problema alguno con la DIAN, pues estas surgen, por ejemplo, por valoración de inmuebles o por la aplicación del Valor Presente a una cartera o para valorar un bien en leasing que antes no estuviere reconocido.

Esas ESTIMACIONES deben contabilizarse y conciliarse, pero nunca han sido, ni son, ni serán aceptadas para fines fiscales por ser subjetivas y por ello la reforma tributaria deja todos los activos por su costo (artículo 21-1 E.T. parágrafo 6) y no acepta ningún ajuste de ESFA (artículo 289 E.T.)

La Resolución 40 de 2016 expedida por la DIAN solicita información de los impuestos diferidos que las empresas puedan tener, especialmente de los impuestos diferidos por pagar, pues los que son “por cobrar” no merecen mayor cuidado porque son “a favor del contribuyente” y no necesariamente se van a cumplir, en particular cuando se trata de devoluciones o pérdidas fiscales (pues estos están limitados a la existencia de suficientes rentas líquidas futuras).

Auditoria a la Implementación de las NIIF

Una de las actividades clave es realizar procesos de auditoría a la aplicación de las NIIF para evitar riesgos de pagar mayores impuestos en el periodo corriente.

No se está invitando aquí a incumplir los Marcos Técnicos Normativos, sino a no confundir esto con depurar la contabilidad sin normalizar y sin pagar los impuestos que corresponden. Sin embargo, debe evaluarse si en periodos anteriores se han aplicado estrategias arriesgadas de racionalización del tributo que cruzan la delgada línea entre eludir y evadir. Si esto ha sucedido, se tiene que:

a) Corregir las declaraciones de impuestos por diferencias fiscales mostrados en el ESFA o en periodos posteriores, como lo ordena el numeral 6 del artículo 289 del Estatuto Tributario (adicionado por la Ley 1819 de 2016), o

b) Evaluar la «EPT», es decir, la Estrategia de Planeación Tributaria y corregir los reportes a las Superintendencias (se debe corregir en el periodo actual e incluir ese ajuste en el próximo reporte que se haga a la superintendencia. No se «reabren periodos anteriores como a veces se dice),

c) Estudiar las prácticas de las Multinacionales para evitar el cálculo de miles de impuestos diferidos y para unificar, en todo lo posible, las políticas contables NIIF con la Estrategia de Planeación Tributaria,

En los Informes de Auditoria a los Procesos de Implementación que realizamos en GlobalContable.com recomendamos muchas de estas estrategias, según el tipo de empresa de que se trate.

Puede no ser necesario contratar una auditoria al ESFA, a las políticas contables ni a su aplicación: si la empresa es muy pequeña podría auto revisarse. En otros casos, se requieren informes de auditoria al ESFA, capacitación a la gerencia sobre los efectos tributarios adversos, justificar las diferencias y sugerir correcciones a los reportes efectuados a las Superintedencias y/o a las declaraciones de renta.

Conclusiones:

Los estándares internacionales establecen que no son aplicables a entidades sin ánimo de lucro ni a entidades familiares, pero en Colombia deben aplicarse a todo tipo de entidades, salvo que tengan menos de 11 trabajadores, menos de 500 Salarios Mínimos Mensuales Legales Vigentes (SMMLV) en activos y menos de 6.000 SMMLV en ingresos, como las copropiedades y otras empresas que no aplican NIIF, sino una contabilidad simplificada que es depurar lo que ya se tenía localmente (Ver Concepto 544 de 2016 CTCP y  artículo relacionado aquí).

El Decreto 2649 de 1993 se basaba en estándares globales y cumplía con gran parte de ellos (según el Informe ROSC). Por ello, en Colombia las empresas y la DIAN siempre han aplicado criterios internacionales, salvo en las ESTIMACIONES.

Depurar la contabilidad mostrando diferencias por existencia o inexistencia de activos o de pasivos no es aplicar las NIIF. Ese tipo de diferencias implicaban corregir gradualmente la contabilidad local y no mostrarse como diferencias entre los valores declarados fiscales y los estados financieros porque de ser así, se tendrán que pagar más impuestos por no haberse normalizado fiscalmente o en las declaraciones de renta (por ejemplo, por la Ley 1739 de 2014). En ese tipo de diferencias NO se generan impuestos diferidos (aplazados), sino inmediatos.

Las diferencias generadas exclusivamente en ESTIMACIONES generan conciliaciones e impuestos diferidos porque tales avalúos, cálculos subjetivos y hasta especulaciones de «expertos» no eran, no son, ni serán aceptadas fiscalmente.

Fiscalmente se sigue dejando todo al costo y no se aceptan ESTIMACIONES como los avalúos de Propiedades, Planta y Equipo, ni los valores razonables, ni valor neto realizable, ni valores presentes del costo amortizado de cartera ni de leasing, ni intereses implícitos, ni el valor razonable (parágrafo 6 del artículo 21-1 E.T.), por ejemplo la valoración de propiedades de inversión ni de activos biológicos (que por cierto, pueden dejarse al costo en lugar de hacer estimaciones poco fiables en mercados no activos y que afectan resultados antes de ser vendidos).

Tributariamente no se acepta ningún ajuste del ESFA (artículo 289 E.T.) y esto debe certificarlo el contador y/o revisor fiscal de cada entidad, para asegurarse que los ajustes de las NIIF no se están tomando fiscalmente, es decir, que todo continúa como antes para la DIAN que, en la práctica, es el socio más importante de las empresas porque se queda con más del 40% de las utilidades.

Los activos y pasivos se siguen declarando por los valores patrimoniales que tenían antes de aplicar los nuevos marcos técnicos normativos, es decir,  por el costo fiscal (parágrafo 6 del artículo 21-1, 69 y 105).

Las estimaciones, subjetivas por naturaleza, NO son aceptadas fiscalmente y si bien las empresas las utilizan, lo hacen internamente, pero no las incluyen en su contabilidad «oficial» para usuarios externos porque así podrían mostrar información que los ponga en desventaja con la competencia.

Muy probablemente después del “boom”, llegaremos a lo que se venía haciendo con el Decreto 2649 que fue tomado de las NIIF (Informe ROSC): aplicando las NIIF de manera parcial y con la interpretación que menos implique pagar impuestos.

Material y evento:

– Un video de actualicese.com con el apoyo técnico de globalcontable.com respecto a los temas de este artículo puede verse en este enlace: https://goo.gl/Z4tgWy

– Un taller gratuito sobre las diferencias entre las NIIF y normas fiscales puede verse en https://1drv.ms/b/s!Aqh2tDSdMvCBg6tN3Q5kJOkfcu0JYw

– Un evento de dos días con la explicación de todos estos efectos, con talleres en Excel sobre las NIIF y el efecto tributario adverso, lo estaré dictando en varias ciudades de Colombia y se denomina «Efectos Tributarios de las NIIF e Impuestos Diferidos», organizado por actualicese.com en varias ciudades del país (se requiere computador portátil por ser totalmente práctico, pero si no le es posible puede trabajar en equipo en los ejercicios prácticos).

Información del evento:

http://www.practica.com.co/01_niif.html

En este enlace puede descargarse gratuitamente el material del taller y ver un video al respecto:

https://www.globalcontable.com/material

Elaboró:

Juan Fernando Mejía / GlobalContable / Web: www.globalcontable.com/perfil /

Revisó:

Álvaro Andrés Gutiérrez Contreras /GOOD FIRM/ <goodfirmasesorias@gmail.com>


Maria Johana Reyes/Comfamiliar Risaralda  <mreyes@comfamiliar.com>

Enlace corto a este artículo en: https://goo.gl/P2q95l

Artículos relacionados:

https://www.globalcontable.com/blog/el-mito-de-la-contabilidad-paralela-niif-y-local/

Publicado el Deja un comentario

Modelo de Revelaciones NIIF (Check List)

Objetivo: no realizar notas subjetivas o criterio del respectivo auditor (revisor fiscal), sino las revelaciones específicas señaladas en las Normas Internacionales de Contabilidad e Información Financiera (NIIF) y en la Taxonomía XBRL para los Estados FinancierosCumpla con (o audite correctamente) cada párrafo de las NIIF y la taxonomía XBRL Ilustrada

Este es el modelo aplicado en multinacionales y compañías con mayor experiencia IFRS, actualizado a la fecha con los requerimientos internacionales.

Formato PDF: http://www.globalcontable.com/notas/ModeloRevelaciones-GlobalContableVersion20.pdf

Cambios de la versión 25 (respecto a la 20):

  1. Actualización con normas NIIF aplicables desde enero 1 de 2019 y de las referencias en las NIIF (por sus actualizaciones).
  2. Actualización de la nota 11 con las normas emitidas durante el periodo que aún no deben ser aplicadas, por requerimiento de la NIC 8, párrafo 30, tales como la NIIF 9, 15 y 16 para el Grupo 1 o cambios recientes en las NIIF PYMES relacionados con la materialidad, así como cambios en el marco conceptual. Esta nota incluye información a los socios o accionistas sobre los efectos de Ley de Financiamiento en Colombia (Reforma Tributaria).
  3. La nota de Adopción por Primera Vez (antes nota 12) se trasladó a un anexo por llevar más de tres años de adopción legal.
    Esta nota adicional solo será aplicada por quienes no hubieren adoptado las NIIF.
  4. Mejoras de forma y redacción.

___ Suscríbete gratis a globalcontable.com __________

Enlace corto: http://bit.ly/2SB8FML


Artículos relacionados:

Libro «El Mito de la Contabilidad Paralela» (www.globalcontable.com/libro)

Bienes sin uso NO deben darse de baja: la confusión entre “USO”, “ADMINISTRACIÓN” y “CONTROL” de activos bajo NIIF

 

(https://www.globalcontable.com/modelo-de-revelaciones-en-notas-a-los-estados-financieros-niif-2016-2017-globalcontable/)

Publicado el Deja un comentario

Planes de cuentas bajo NIIF NO existen; Supersubsidio y otras autoridades insisten en que sí. A propósito de la Resolución 44 de 2017

Por: Juan Fernando Mejia (www.globalcontable.com/perfil)

Especial para actualicese.com

Introducción:

Como se sabe, las NIIF no incluyen un catálogo de cuentas porque los reportes deben hacerse con la estructura de la taxonomía XBRL. Por lo tanto, puede usarse el Plan de Cuentas de siempre, sin necesitarse otro que algunos denominan «PUC bajo NIIF» o «Catálogo de Cuentas bajo NIIF»,

Las NIIF son un conjunto de criterios y no hablan de libros contables, de registros ni de planes de cuentas.

Sin embargo, algunas Superintendencias emiten Catálogos de Cuentas bajo NIIF «para reportar», que por supuesto vulneran las taxonomías (clasificaciones) internacionales.

Por ejemplo, la Superintendencia del Subsidio Familiar emitió la Resolución 44 de 2017 con un nuevo “catálogo de cuentas para rendición de información financiera», para supuestamente cumplir con las NIIF (ver considerandos).

Una de las cosas que buscamos con el Proyecto de Ley 165 de 2007, que elaboramos para adoptar las NIIF en Colombia y que originó la Ley 1314 de 2009 fue eliminar los 21 planes «únicos» de cuentas que teníamos, uno por cada sector y subsector de la economía, dependiendo de la autoridad a la que debía reportarse la información contable y financiera.

La idea era unificar la forma en la que se reporta información financiera para todos los sectores de la economía, tal y como funciona en el mundo, incluso en países de Latinoamérica que tienen un PIB inferior al nuestro, pero que nos llevan años luz en cuanto a las NIIF se refiere y específicamente en cuanto al reporte de información en XBRL.

(Puede interesarte: Chat NIIF e Impuestos desde tu Celular por GlobalContable)

Para nadie es un secreto que gran parte del trabajo de un contador es reportar la misma información para diferentes autoridades, pero en formatos diferentes, en diferente orden y con detalles disímiles que dificultan la posibilidad misma del análisis de la información y no dejan tiempo para dar algún valor agregado.

Sin embargo, estamos volviendo a lo mismo que teníamos con el Decreto 2649 de 1993: cada superintendencia actuando como una rueda suelta emite su propio catálogo de cuentas; con pocas y afortunadas excepciones como la Superintendencia de Sociedades que ha entendido muy bien el tema y ha insistido en no emitir un «PUC para el reporte» de información bajo NIIF.

La Superintendencia de Sociedades ha dejado claro que se pueden seguir usando las cuentas del antiguo Decreto 2650 de 1993, pues el hecho de eliminar el decreto no significa que se «prohíba» registrar la contabilidad usando esos mismos códigos. Ha entendido la Superintendencia de Sociedades que el problema de las NIIF no es un problema de registro sino de «Reporte» financiero.

Los contadores tenemos que avanzar hacia los conceptos de reporte, pero algunas autoridades nos conminan a retrocesos históricos.

Algunos dicen que estos de planes de cuentas son «sólo para el reporte», y esto empeora el tema porque lo más importante en las NIIF, mal traducidas como normas para registros contables, es justamente el «Reporte». De allí la sigla «IFRS», donde la «R» no es un problema de registros, lo que está solucionado hace muchos años, sino que se refiere al «Reporte». Y decir que se usa un plan de cuentas «solo para el Reporte» es insistir en mantenerse en el pasado. El reporte bajo NIIF debe realizarse mediante formularios electrónicos de XBRL, como lo hace el prevalidador XBRL Express de la Supersociedades (por ejemplo con el formato 210000 para el Estado de Situación Financiera corriente/no corriente) o como la hace actualmente la Superintedencia de Servicios Públicos Domiciliarios que usa formularios en Excel con los conceptos de la taxonomía XBRL, sin que necesariamente se requiera toda la tecnología de fondo de ese lenguaje. Desde hace muchos años estamos insistiendo en eso en Colombia en el tema de la taxonomía XBRL y en el retroceso que significan los planes de cuentas, especialmente cuando se dice que es «solo para el reporte» (Ver artículo relacionado, escrito en 2008, en http://actualicese.com/opinion/el-xbrl-una-realidad-en-colombia-juan-fernando-mejia)

¿Qué es una taxonomía XBRL?

Por ejemplo, el formulario de declaración de renta tiene un renglón llamado «Rentas Exentas», pero NO se necesita una cuenta contable para registrar dichas «rentas exentas», sino que se registran los ingresos común y corriente y luego se «reportan» en ese renglón.

De la misma manera, conceptos como «Propiedades de Inversión», son renglones de un formulario electrónico en el que se deben reportar algunos activos (como los inmuebles arrendados), aunque en el registro contable estén como Propiedades, Planta y Equipo (Formulario 210000 XBRL, por ejemplo).

Ni siquiera se requiere que una Superintendencia adopte toda la tecnología XBRL, sino que simplemente diseñe unos formularios en línea para reportar la información y que los renglones de esos formularios incluyan los mismos conceptos de XBRL.

Insistimos en las soluciones prácticas como la que utilizó la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios que solicitó la información contable y financiera mediante excel con los conceptos de XBRL y no cambió el Plan de Cuentas, ni para el registro ni para reportes, porque ello no es necesario.

En verdad, desde la experiencia profesional no comprendemos por qué la Superintendencia de la Economía Solidaria de Colombia, la Superintendencia del Subsidio Familiar y otras autoridades, emiten planes de cuentas «para reportar bajo NIIF», negándose al cambio. ¿Qué diremos entonces los contadores a los que se nos dice que “abramos la mente”? y ¿qué decirle al profesional contable y a las empresas que están sujetos, obviamente, a la interpretación oficial?.

Otras entidades como la Contaduría General de la Nación incluso emitieron planes de cuentas para «registrar bajo NIIF», haciendo incurrir a las empresas en grandes cambios tecnológicos totalmente innecesarios y obsoletos porque por supuesto que ese plan de cuentas no cumple con la taxonomía XBRL. ¿Será que los asesores de la Supersubsidio coincidieron con los de la Contaduría General de la Nación?, ¿O serán los mismos que no están cumpliendo el Decreto 3048 de 2011, puesto que una cosa hacen unas autoridades y otra cosa hacen otras?

La profesión contable no entiende cómo después de más de 10 años de «investigación» e ingentes recursos invertidos, algunas autoridades contables como la Contaduría General de la Nación insisten en «planes de cuentas» para «registrar» o para «reportar» bajo NIIF, cuando tales estándares no incluyen planes de cuentas ni para el registro, ni para el reporte. ¿Qué estará pasando con la coordinación entre las autoridades?.

Los costos innecesarios en que deben incurrir las entidades

Como la moda actual de algunas Superintendencias y de otras autoridades es emitir planes de cuentas NIIF «para el reporte», las entidades bajo su supervisión terminan usando estos «catálogos» para registrar información, porque finalmente tratan de «acomodar» esos catálogos para aplicarlos desde el registro de las operaciones, de manera que se facilite su proceso contable.

Pero en la práctica esto no soluciona el problema de los reportes bajo NIIF, que se hacen en XBRL y más bien limitan las parametrizaciones para seguir registrando las mismas operaciones, pero en otro «catálogo», en el que simplemente se cambian unos nombres y unos códigos de las cuentas. Es decir, lo que la Supersubsidio Familiar está logrando con su Plan de Cuentas emitido con la Resolución 44 de 2017 no es otra cosa que hacer incurrir a las entidades en costosas e innecesarias implementaciones para llegar a lo mismo: una información registrada en un catálogo tan caprichoso como el antiguo plan de cuentas y que en todo caso no cumple con los conceptos XBRL.

¿Es «ilegal» emitir Planes de Cuentas para Reportar bajo NIIF?

El Decreto 3048 de 2011 es un canto a la bandera, como miles de normas emitidas en Colombia: un país lleno de leyes que no se cumplen, entre otras razones porque no son aplicables a la realidad, gracias al burocrático manejo de algunas instituciones.

El Decreto 3048 de 2011 estableció una «Comisión Intersectorial de Normas de Contabilidad, de Información Financiera y de Aseguramiento de la Información», cuya premisa era justamente que las superintendencias trabajaran en conjunto con el fin de evitar que cada una emitiera normas descontextualizadas y para unificar justamente temas como el reporte de información financiera, al menos en cuanto a la forma de reporte que, como se dijo, funciona en todo el mundo con los conceptos de XBRL, aunque estos sean reportados en Excel o en formularios en línea.

No se entiende entonces cómo sólo la Supersociedades dice que no se emitirá un Plan de Cuentas bajo NIIF, ni siquiera un supuesto plan o catálogo de cuentas «para el reporte», mientras otras superintendencias continúan insistiendo en este desafortunado retroceso histórico.

Quienes nos duele la profesión y el uso de la técnica contable nos debemos pronunciar, pues nos preocupa una profesión mal remunerada a la que se llena de formatos y planes de cuentas dizque para «reportar bajo NIIF» en contra de la experiencia ya vivida por el mundo, como sucede con la Resolución 44 de 2017 y otras normas obsoletas emitidas por algunas autoridades y que terminan pagando los empresarios de manera absolutamente innecesaria.

Le pedimos a la Superintendencia del Subsidio Familiar, por ejemplo, que escuche a la profesión. También que aplique el artículo 2 del Decreto 3048 de 2011 cuando dijo, por ejemplo que «La Comisión tendrá por objeto coordinar las entidades públicas con competencia sobre entes públicos o privados y autoridades públicas de supervisión, para que las normas de contabilidad, de información financiera y de aseguramiento de quienes participan en un mismo sector económico sean homogéneas, consistentes y comparables» y que se pasen por la Superintendencia de Sociedades, para preguntar por qué no están usando un plan de cuentas «bajo NIIF» ni para registrar ni para reportar; por la Superintendencia de Servicios  Públicos Domiciliarios, que no cambió el plan de cuentas, sino que solicita la información en Excel con los conceptos de XBRL, y por el Consejo Técnico de la Contaduría que ha insistido en que las NIIF no son un problema de registros contables, sino de reportes de información financiera (Orientación Profesional 001 de 2014)

Si la profesión y el Consejo Técnico de la Contaduría no hacen nada al respecto, terminaremos como estábamos antes de iniciar todo este proceso de la Ley 1314 de 2009 o aún peor: con un sinnúmero de catálogos de cuentas «para reportar bajo NIIF» y con tantos criterios confusos.

No se si sea ilegal emitir «planes de cuentas para el reporte» cuando el espíritu de la Ley y normas taxativas indican otra cosa.

Se suponía que para unificar estos temas las normas contables debían ser emitidas por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público y por el Ministerio Comercio, Industria y Turismo (con recomendaciones del Consejo Técnico de la Contaduría como organismo normalizador). También se suponía que con el Decreto 3048 de 2011 las superintedencias no estarían «dando lora» cada una por su cuenta, sino que estarían trabajando de manera coordinada. Pero los intereses que no faltan en el sector público, la descoordinación institucional y otras enfermedades del Sector Público parecen estar haciendo de las suyas.

Ante la pregunta «¿Es ilegal emitir Planes de Cuentas para Reportar bajo NIIF?» la respuesta es que sí debería serlo. O al menos alguien debería hablar por la profesión, pero lo urgente no nos deja tiempo para lo importante y buscamos nuestros propios intereses, cada uno por su lado. Infortunadamente los gremios no han estado a la altura y se han dedicado históricamente a las peleas políticas de derecha o de izquierda en lugar de defender realmente a la profesión y a la técnica contable frente a tantos males que la aquejan, entre ellos la alta burocracia estatal que parece evidenciarse en la misma regulación contable.

¿Y qué me dicen de la Supersalud? al menos no han emitido un plan de cuentas para registrar ni para reportar bajo NIIF, no sabemos si ya lo estarán haciendo, pero pidieron la información en formato CSV (archivo separado por comas). Ya hay varias cajas de compensación preparando la misma información en formato CSV, en el nuevo «plan de cuentas para reporte» de la Supersubsidio y en XBRL para cumplir con las NIIF. No entendemos porque el Sector Público nos exige NIIF y luego nos obliga a retroceder después de incurrir en altos costos de implementación.

Un ejemplo de la vida real

Un caso real es el de “Anónima de Interconexión Eléctrica -ASI” (nombre supuesto) que estaba implementando IFRS en el año 2008, incluso antes de expedir la Ley 1314 de 2009, pues estaba en proceso de emisión de acciones y en negociaciones en otro país donde le exigían el cumplimiento de dichos estándares.

Dicha entidad usaba cuatro “Planes de Cuentas”, también llamados “Catálogos de Cuentas”, todos supuestamente “únicos”:

  • El de la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios, por ser una entidad que presta ese tipo de servicios;
  • El de la Contaduría General de la Nación (CGN), por ser una entidad mixta (con capital privado y estatal);
  • El de la Superintendencia Financiera de Colombia, dado que  cotiza en la bolsa
  • El de la Superintendencia de Sociedades, debido a la obligación de reportar a esa entidad (por ser una entidad “Mixta”, es decir, público-privada).
  • Además, le dijeron que debía tener planes de cuentas adicionales, puesto que debe reportar a la DIAN bajo el esquema XML, y
  • Un plan de cuentas nuevo para hacer el Libro NIIF.

La pregunta que surgió fue: ¿Cuál es el Plan de Cuentas a utilizar para el registro?

Alguien le dijo, equivocadamente, que tenía que registrar todas sus facturas 5 veces, en cinco libros, incluyendo el registro para “el libro NIIF”, la teneduría de libros bajo NIIF.

Por ejemplo, si un gasto por arrendamientos vale $1.000.000, cada una de estas superintendencias y la CGN exigía que se registrara en su propio plan de cuentas a nivel de “documento fuente”, entre otras cosas, porque cada una se fija en el registro para asegurar que se cumpla su propio catálogo de cuentas, que es visto como una norma de obligatoria aplicación.

El contador optó por registrar este gasto de arrendamientos en una cuenta genérica cualquiera y reportar en el PUC que correspondiera, así:

Registro en una base de datos única para múltiples reportes:

CuentaConceptoDébitosCréditos
810000100Gasto Arrendamientos1.000.000
810000101Arrendamientos por pagar1.000.000

 

 

 

 

Como se advierte en el registro anterior, las cuentas 810000100 y 810000101 no existen, pero eso no importa porque a nadie deberían interesarle los códigos internos del software, sino cómo va a reportarse (y los documentos soporte).

El contador decidió decirle a cada una de estas superintendencias y a la CGN que sí estaba usando su respectivo PUC para “registrar”, cuando en realidad lo que el sistema hace es reportar a cada uno en el PUC que desee, como en cualquier multinacional.

Era común para entonces y aún existen vestigios de celos entre cada una de estas autoridades por el uso de su respectivo “PUC”, pero el Contador a todos ha dado gusto: la entidad que lo requiera obtiene la información en su propio catálogo de cuentas (vía reporte), pero no es que se registre cuatro o cinco veces, aunque a cada una de estas autoridades se le dice que en efecto se registra con su “PUC” a nivel de “documento fuente”.

Afortunadamente la Superintendencia de Sociedades ya entendió el tema y lidera la avanzada en temas de reporte en XBRL para todos los propósitos comerciales.

Pero lo peor es que luego, en el 2015, la Contaduría General de la Nación le emite otro Plan de Cuentas «bajo NIIF». Es increíble que esto suceda con nuestras autoridades contables, máxime cuando algunas llevan miles de millones de pesos gastados en «investigación» para llegar a los nuevos marcos normativos, pero los avances son sinceramente desconcertantes.

Y lo mismo viene sucediendo para el caso de todas las entidades en el 2017. A las Cajas de Compensación Familiar les emiten un nuevo «PUC para rendir cuentas bajo NIIF». Esto es incomprensible desde la práctica profesional.

Incluso, en algunos escenarios, incluyendo cursos universitarios, se le dice a las empresas que se debe registrar en un supuesto plan de cuentas bajo IFRS o que se trata de registros dobles: uno para las NIIF y otro para las normas tributarias, de manera que se requiere un supuesto “multilibro” como registro doble o con un sistema que “alimenta automáticamente” dos bases de datos como lo hacen algunos programas de software contable que se centran en replicar registros en varias bases de datos para supuestamente cumplir con IFRS. 

Y para que no suene mal, se dice que no es «doble contabilidad» sino registros paralelos o se disimula de con algún otro término.

Otras autoridades están cambiando el plan de cuentas a un nuevo “catálogo de cuentas para el reporte bajo NIIF”, tergiversando los conceptos de la taxonomía XBRL, haciendo incurrir a las entidades en costos innecesarios y, sinceramente, confundiendo al empresariado y a la profesión contable.

Por eso recomiendo leer sobre el mito de la “contabilidad paralela” y del tal “libro tributario” para comprender la aplicación de los IFRS en multinacionales mediante casos típicos de la contabilidad multipropósito, disponible en https://goo.gl/27VIIG

¿Y eso bajo NIIF en qué cuenta va?

Se dijo arriba que debería ser «ilegal» que cada entidad emita un plan de cuentas para registrar o para reportar bajo NIIF porque contradice el Decreto 3048 de 2011 y el espíritu de la Ley 1314 de 2009 de evitar los 21 planes o catálogos «únicos» de cuentas.

También debería ser ilegal que en el mercado existan libros con supuestos «planes de cuentas bajo NIIF». Lo raro es que se venden porque es como la droga: mientras existan consumidores hay quien venda. Es común que en algunos escenarios se pregunte «¿y eso bajo NIIF en qué cuenta va?»

Pero por supuesto que el contador debe prepararse para el cambio, pero ¿no deberían prepararse mejor las autoridades, máxime cuando se les ha insistido en esto?, ¿Será falta de preparación o son problemas de contratación pública? No se sabe.

Esperemos que las entidades comprendan que deben actuar de manera coordinada y que todas pidan la información con los conceptos XBRL, por ejemplo para consolidar la información de todas las entidades supervisadas, con independencia del plan de cuentas que utilicen.

Conclusión

Dado que algunas autoridades no aplican el Decreto 3048 de 2011 sobre el trabajo coordinado la Comisión Sectorial para efecto del reporte de información financiera, se requiere que la profesión actué de manera coordinada y pida mayor claridad a las autoridades.

La Superintendencia de Sociedades ha comprendido muy bien el tema y ha optado por enseñarle a los contadores y al empresariado que deben avanzar desde  la anacrónica mirada del registro contable hacia el reporte profesional de información financiera en XBRL. Por ello, ha optado por negarse sistemáticamente a emitir un “plan de cuentas bajo NIIF” o para un supuesto “reporte bajo NIIF” y ha dicho en varias ocasiones que pueden seguirse usando los antiguos planes de cuentas o el que la entidad elija. Ha comprendido y permitido que el país avance hacia las mejores prácticas internacionales. Por ello ha optado por solicitar la información en XBRL mediante el prevalidador (lector) XBRL Express

Algunas superintendencias como la de Servicios Públicos Domiciliarios, que también han comprendido esta temática, han optado por no exigir un prevalidador, pero sí solicita los conceptos de reporte mediante XBRL en Microsoft Excel, lo cual es absolutamente válido (aunque para ellos sea un poco más complejo consolidar la información de manera posterior, frente a un reporte electrónico como lo hace la Supersociedades).

Otras autoridades insisten en emitir planes de cuentas para NIIF o para el reporte bajo NIIF cuando las NIIF no son un problema de registros en planes de cuentas (por eso no incluye un plan de cuentas). Interpretaciones de “planes de cuentas para el reporte bajo NIIF” solo hacen incurrir en costos adicionales y confundir a los contadores y al público en general y reflejan la incapacidad de las mismas entidades gubernamentales para unificar criterios y trabajar en equipo, incumpliendo incluso la normativa sobre la materia, como lo es el Decreto 3048 de 2011

Las autoridades son las primeras llamadas a unificar criterios y formas de reportar la información financiera, si se quiere que la profesión contable y las empresas se modernicen y apliquen la Ley 1314 de 2009 y sus decretos reglamentarios.

Pero ello no se logra emitiendo planes de cuentas para reportar bajo NIIF (que terminan usándose también para el registro) y que lo único que hacen es confundir y hacer incurrir en costos innecesarios a todo el mercado.

Por este tipo de decisiones es que estamos enredados en Colombia con asuntos como la tal «doble contabilidad», contabilidad «paralela» o un tal «libro tributario» (que algunas casas de software venden), cuando en el mundo esto funciona mediante el concepto de «Contabilidad Multipropósito», es decir, una contabilidad única con registro de las diferencias en la que tanto hemos insistido desde la academia y desde la práctica profesional, pero que no es tenida en cuenta por algunas autoridades porque parece primar algún tipo «oído sordo» ante la técnica y los principios contables internacionalmente aceptados. (a propósito, se recomienda el libro sobre contabilidad multipropósito disponible en https://goo.gl/27VIIG)

Rogamos a las autoridades considerar la experiencia internacional en la aplicación de estos estándares, como sí lo han hecho algunas superintendencias y trabajar más coordinadamente a ver si avanzamos en lugar de retroceder.

Saludos cordiales,

Juan Fernando Mejia

Universidad Javeriana: mejia_j@javeriana.edu.co

Universidad Complutense de Madrid: juanmeji@ucm.es

GlobalContable: jmejia@globalcontable.com

Página Web: www.globalcontable.com/perfil

Otros artículos relacionados:

  1. La “contabilidad paralela” que venden algunas casas de software es un atentado económico contra las empresas. En realidad la contabilidad es “Multipropósito”: una sola base de datos con registro de diferencias: Ver documento en https://goo.gl/27VIIG
  2. Planes de cuentas bajo NIIF NO existen; Supersubsidio y otras autoridades insisten que sí. A propósito de la Resolución 44 de 2017.
  3. Cumpla y Audite cada una de las Notas a los Estados Financieros con el modelo de Revelaciones bajo NIIF (con la Taxonompia Ilustrada y los párrafos puntuales de las NIIF)
  4. Descargue modelos de Estados Financieros y de dictamen bajo NIIF en visitando nuestros formatos y plantillas profesionales en https://goo.gl/PluDc3
Publicado el Deja un comentario

Video Supersociedades: Reportes XBRL y Notas a los Estados Financieros

La Superintendencia de Sociedades realizó un video sobre el Reporte de Estados Financieros en XBRL y sus revelaciones en notas.

Desde el minuto 57 del video se hace mucho énfasis en que las Notas a los Estados Financieros deben ser completas de conformidad con las NIIF.

Recuerde que para cumplir (o auditar correctamente) cada párrafo de las NIIF y la taxonomía XBRL Ilustrada, hemos publicado el modelo de Revelaciones aplicado en multinacionales y compañías con mayor experiencia IFRS, actualizado a la fecha.

El Modelo de Notas a los Estados Financieros permite no realizar revelaciones subjetivas a criterio del respectivo auditor (o revisor fiscal), sino las específicas requeridas en párrafos puntuales de las Normas Internacionales de Contabilidad e Información Financiera (NIIF) y de la Taxonomía Ilustrada XBRL.

La información se encuentra en los siguientes enlaces:

  1. Modelo de notas para cumplir con las NIIF puede verse en http://bit.ly/2SB8FML
  2. Video de XBRL puede verse en https://goo.gl/rCZ6Ni
Publicado el Deja un comentario

Bienes no usados NO deben darse de baja: la confusión entre “USO”, “ADMINISTRACIÓN” y “CONTROL” de activos bajo NIIF

Por: Juan Fernando Mejia www.globalcontable.com/perfil

Las NIIF no permiten dar de baja los activos no usados, ni reconocer los que se usan sin ser de propiedad de la entidad, como a veces se interpreta en el mercado.

Las NIIF señalan que los activos no usados deben seguir en el balance y que “…la depreciación no cesará cuando el activo esté sin utilizar o se haya retirado del uso activo, a menos que se encuentre depreciado por completo…” (NIC 16.55 y NIIF PYMES 17.20).

Tampoco deben reconocerse los bienes recibidos en comodato, usufructo o bajo figuras jurídicas similares, donde no se posea la propiedad legal.

Si bien es cierto que los bienes recibidos en arrendamiento financiero deben reconocerse como activos, aún sin tener la propiedad legal (NIIF PYMES 2.19, Sección 20, NIC 17, NIIF 16), este tratamiento no debe extenderse a todos los casos, pues ello implica confundir uso, administración y control de activos. Así lo han conceptuado organismos locales e internacionales, para lo que se plantean los siguientes casos:

Caso 1. Inmueble comprado por la entidad, pero usado por el dueño y maquinaria en desuso

Un inmueble que costó $500 millones está a nombre de una compañía, pero es usado por el dueño o uno de sus familiares. Aunque no genera ingresos hoy, pero sí los genera en el futuro, por ejemplo vía venta.

Si le da de baja, como le aconsejaron a la entidad,  en la fecha del ESFA, ¿Cómo justificar una venta de un bien supuestamente inexistente?. 

Este bien debe continuar en el activo e incluso puede decirse que es de uso administrativo, pues los párrafos 6 de la NIC 16 y el 17.2 de la NIIF PYMES definen a las «Propiedades, Planta y Equipo» como activos que se tienen «para ser arrendados» o para su uso en la producción o suministro de bienes o servicios, «o con propósitos administrativos»;

Las NIIF no dicen que este bien deba darse de baja, sino que se revele la nota de restricción de uso, como lo indican la NIC 16.74a y la NIIF PYMES 17.32a (Se recomienda ver el modelo «check list» de revelaciones, disponibles en http://bit.ly/2SB8FML)

Sin embargo, revelar que un activo es usado por los dueños genera efectos tributarios adversos, como el desconocimiento de la depreciación, porque se evidenciaría la nula relación de causalidad con la renta.

Lo mismo sucede con la denominada maquinaria «stand bye» que es aquella que sólo es usada si fallan otras máquinas y con la maquinaria que no se usa temporalmente porque estén en reparación o mantenimiento, como lo indica la NIC 16 en su párrafo 52: no deben darse de baja, sino revelar su restricción de uso.

Sin embargo, en la práctica no se revelan estos periodos de desuso, porque los auditores tributarios niegan la deducción por depreciación, pues el artículo 128 del Estatuto Tributario colombiano solo la permiten cuando estos bienes «hayan prestado servicio en el año o período gravable«.

Caso 2 – Las neveras o refrigeradores de empresas de gaseosas, cerveza o alimentos.

Es común que las neveras (refrigeradores) de empresas de gaseosas, de cerveza o de alimentos, como el pollo procesado, sean usados por tiendas de barrio, minimercados o comercios que las usan para exhibir estos productos. A la empresa cervercera más importante de Colombia le dijeron que estos bienes debían darse de baja de sus estados financieros para que los reconociera el que los usa.

Esta no es una correcta interpretación de las NIIF que a muchas empresas les ha implicado reversar ese tratamiento en sus estados financieros.

Aunque físicamente los refrigeradores estén en estos negocios e incluso ellos les paguen seguros, deben permanecer en los estados financieros de sus dueños.

Aunque parece que físicamente tienen el control, en realidad sólo los usan o los administran, pero el control financiero sigue siendo del dueño legal. Tan es así que incluso les limitan los productos que pueden dispensar en estos refrigeradores.

No puede tenerse una bebida de cola en un refrigerador exclusivo para cervezas porque el dueño legal lo controla. Si bien es cierto que le generan algún tipo de beneficio al tendero, minimarket o supermercado, es principalmente al dueño legal a quien le generan ingresos y por esto no deben darse de baja de sus estados financieros, como a veces se indica.

Caso 3 – “Un bien recibido en usufructo”

No deben reconocerse los bienes recibidos en comodato, en usufructo o similares, como bien lo ha dicho el Consejo Técnico Técnico de la Contaduría Pública en varios pronunciamientos, como el Concepto 172-2015 y en el Concepto 0647 de 2019, así como la Contaduría General de la Nación en el Concepto 0162000034721 de 2016.

Estos bienes no son un activo para el que lo usa, porque no cumple SIMULTÁNEAMENTE con la existencia de:

a) Un HECHO PASADO, pues no tuvo un costo como lo exige la NIC 16 en su párrafo 7b y la NIIF PYMES en el párrafo 17.4b (El costo debe ser demostrado con entrega de efectivo o de bienes o servicios a cambio del bien)

b) Un RECURSO CONTROLADO en el PRESENTE, pues no puede ser vendido, ni se trata de un derecho de cobro (como lo es una cuenta por cobrar), ni es derecho de uso adquirido (como lo es un bien intangible).

c) Una representación EN EL FUTURO DE BENEFICIOS ECONÓMICOS: Aunque un usufructo genera beneficios, no se cumplen los demás.

d) El dueño legal no lo dará de baja, pues es su propietario, por tanto, no puede ser reconocido por quien lo usa, pues el ACTIVO quedaría reconocido en dos entidades al mismo tiempo.


Te puede interesar: Regístrate gratis en GlobalContable.com


 

Caso 4 – Edificios Administrados

Una entidad administra un edificio recibido en comodato, bajo un contrato de administración u otras figuras, a 3 años para tener allí un hotel u otro establecimiento. Este bien le contribuye a generar ingresos. El edificio tiene un valor de $30.000 millones en el mercado.

¿Debe entonces, quien lo recibe en comodato, reconocerlo en sus estados financieros por valor de 30.000 millones como ACTIVO y en Resultado como un gasto por depreciación por valor de $10.000 millones en cada uno de los tres años, que dure administrándolo?  

NO debe reconocerlo porque no cumple los citados requisitos de costo de adquisición (NIC 16, párrafo 7b y NIIF PYMES, párrafo 17.4b), ni un control real del activo, pues no puede venderse y porque el dueño real no lo debe dar de baja de su contabilidad, sino que debe presentarlo como “Propiedades de Inversión” (no podría ser reconocido en dos entidades al tiempo).

Debe tenerse cuidado con las interpretaciones ligeras sobre este asunto.

Caso 5: Un municipio con terrenos no usados

Lo mismo sucede en el Sector Público, donde los municipios son dueños de terrenos que usan los colegios estatales a título gratuito (sólo pagan algunos impuestos relacionados y seguros).

Si estos terrenos se dan de baja de la contabilidad del propietario que es el municipio, sólo por no usarlos, se genera un detrimento patrimonial y de una investigación fiscal por parte de la Contraloría General de la República.

Los colegios que los utilizan tienen bienes recibidos en administración, pero no pueden recononocerse en su contabilidad, pues esto implicaría que el mismo terreno estuviese reconocido tanto en la contabilidad del municipio como del Colegio, es decir, en dos entidades públicas.

De la misma manera sucede con vehículos que en ocasiones los municipios entregan a las empresas industriales y comerciales del Estado para su uso temporal. No pueden darse de baja del municipio, pues sigue siendo el dueño y darles de baja no es lo que indican los marcos técnicos normativos.

Incluso en los comodatos en el Estado también debe tenerse cuidado, pues no deben darse de baja los activos de la contabilidad del dueño ni reconocerlos en la contabilidad del que los usa, o por lo menos no en todos los casos. Para esos casos se recomienda leer el Concepto 2015000001841 expedido por la Contaduría General de la Nación

Caso 6 – Vehículos administrados por una empresa de transporte” 

Una empresa de transporte tiene 80 camiones propios y 40 afiliados (administrados).

Los afiliados le generan beneficios económicos (la comisión que pagan por administrarlos), pero no deben reconocerlos en sus estados financieros, como se viene interpretando en la implementación de las NIIF por primera vez.

Aunque la empresa de transporte le pague seguros (SOAT) a estos vehículos, sigue siendo su administrador y no puede, por ese solo hecho, reconocerlo en sus estados financieros.

Caso 7 –  Mercancía recibida en consignación

Una empresa recibe 300 vehículos BMW en consignación, con un valor de mercado de 300 millones cada uno. ¿Debe aumentar sus activos en $9.000 millones de pesos con los bienes descritos?

Pero estas mercancías recibidas en consignación no deben ser reconocidas en los estados financieros, pues son bienes “administrados”, no “controlados” en el sentido financiero. Además, el que los entregó no puede darles de baja, pues no puede considerar que hizo una “venta”.

El que recibe mercancías en consignación debe controlarlas extracontablemente y pueden revelarse en notas, sin que esta revelación sea una de las exigidas por las NIIF (Ver modelo de notas en http://bit.ly/2SB8FML)

Solamente se reconoce un hecho pasado en el momento de la venta de uno de estos bienes.

Suponiendo que uno de los vehículos se vende en $350 millones y que el 10% del precio es para el consignatario vendedor. Solo en ese momento se reconoce una cuenta por cobrar (o efectivo) por ese mismo valor, un crédito al pasivo por $315 millones y un ingreso por $35 millones que le corresponden, a título de comisión.

El hecho de tener que asegurar estas mercancías tampoco es un argumento para exigir un reconocimiento contable, pues el seguro se realiza consultando aspectos al valor declarado, que no es necesariamente el valor contable.

 

Caso 8 –  Papel de seguridad

Una empresa dedicada a la impresión especializada, recibe de otra empresa un lote de papel de seguridad para imprimir boletos de cine o de otros espectáculos.

Alguien le dijo que supuestamente los estados financieros del impresor deben incluir el papel de seguridad recibido, solo por el hecho de los seguros que esto requiere.

En realidad el papel sigue siendo del dueño aunque temporalmente lo entregue al impresor y es el dueño quien debe mantenerlo reconocido en sus estados financieros y no el que presta el servicio de imprimir el boleto.

Llegar a una conclusión diferente es una interpretación no requerida por las NIIF y confundir control, administración y uso.

En este caso, el impresor tiene un control administrativo del papel, pero esto no puede confundirse con el control contable y financiero de un activo.

Caso 9 – Maquinaria guardada

Una empresa es propietaria de una bodega y la arrienda a terceros para guardar maquinaria, recibiendo un pago periódico por esta actividad.

Alguien le dijo al dueño de la bodega que debía incluir esas máquinas en su balance porque le generan beneficios económicos representados en ingresos, aunque no sean de su propiedad.

Esa conclusión no cumple con los estándares internacionales.

Caso 10 – Zonas comunes no deben valorarse y reconocerse porque son administradas por la copropiedad, no “controladas”

El Consejo Técnico de la Contaduría (CTCP) expidió el Concepto 178 de 2014 diciendo que una Copropiedad debía reconocer las zonas comunes sólo porque las usa o porque esporádicamente las alquila y producen un ingreso.

Luego de muchos escritos que algunos hicimos desde la academia, el CTCP aclaró la confusión con el Concepto 672 de 2014, que ya confunde “control” con “administración” que de estos bienes hace la Propiedad Horizontal. La conclusión es que NO deben valorarse las zonas comunes por el solo hecho de usarlas o porque generen un ingreso que es en realidad de los copropietarios.

A propósito, vale la pena recordar que según las NIIF, estos estándares no se aplican a las Entidades Sin Ánimo de Lucro (NIIF PYMES, P7 y Marco Conceptual), pero que en Colombia por Ley se estableció que sí debían aplicarlos.

Por ejemplo, si una copropiedad (u otra entidad sin ánimo de lucro) tiene un ascensor (u otra zona común) y lo valora, esto la obligaría a depreciarlo. La consecuencia sería una pérdida (o menores excedentes) por estos gastos “adicionales”, pues normalmente sus ingresos son los aportes de los copropietarios y ese es el mismo valor de los gastos.

No habría cómo absorber esta nueva depreciación.

Recordemos también que las copropiedades no aplican NIIF, sino contabilidad simplificada y que “dicha contabilidad simplificada es más sencilla y menos costosa que el Decreto 2649 de 1993″ (ver Concepto 544 del Consejo Técnico de la Contaduría Pública). Esto puede ampliarse en el artículo

Caso 11 –Redes de servicios públicos domiciliarios usadas, pero construidas por un tercero y otros bienes afectos a Servicios Públicos Domiciliarios.

Los párrafos 35.10 m de la NIIF PYMES y el párrafo D8B de la NIIF 1, prohíben a las empresas de servicios públicos domiciliarios valorar activos como las redes de energía, gas, acueducto o alcantarrillado, sean propios o las concesionadas que han sido construidas con dineros de terceros, pues tendrían que depreciarlos nuevamente y estos generaría nuevos gastos que afectarían el margen de ganancia unitario, sin que esto pueda ser absorbido por aumentos en la tarifa que se cobra al usuario final ni es remunerado por el Estado.

Este punto, relacionado con Empresas de Servicios Públicos Domiciliarios, puede ser ampliado en el artículo «Empresas de Servicios Públicos no deben valorar activos» en el siguiente enlace: https://goo.gl/djcmmK

El efecto tributario de algunas de estas interpretaciones erradas

La Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) ha empezado a gravar los comodatos y usufructos porque son una confesión fiscal de la “nuda propiedad”, es decir, que no lo está usando realmente, aunque debe continuar reconociéndolo en su balance para fines contables y tributarios.

Para efecto de la ganancia ocasional, se tendrá que aumentar la base en el 5% por cada año, hasta ajustar un 70% (14 años), según el numeral 11 del artículo 303 E.T. y el Concepto 52431 DIAN.

 

Ejemplo 1

Se compra una oficina en 1.000 millones, se firma un contrato solemne de comodato, usufructo o similares y se vende en el año 16 por $3.000 millones. Calcule la ganancia ocasional.

Respuesta:

  1. Según la DIAN, el que debe depreciar el activo es su dueño legal (contable y fiscalmente).
  2. El que lo usa, sin ser el dueño, no puede depreciarlo fiscalmente por mucho que erradamente reconociera este bien sin ser su dueño legal.
  3. En el momento de la venta, el activo tiene en cabeza de su dueño una depreciación acumulada de 800 millones y un valor en libros de $200 millones, por tanto, la ganancia ocasional debería ser de $2.800 millones ($3.000 menos $200), pero este tipo de interpretaciones están siendo gravadas porque las normas tributarias señalan que el dueño debe pagar no solo la recuperación de deducción por depreciación, sino un 5% adicional por año durante 14 años. (Ar 303 E.T. num 11 y Concepto 52431 DIAN.)

El registro contable es como sigue:

CuentaConceptoDébitoCrédito
1110Efectivo3.000
1516Propiedad, Planta y Equipo1.000
1592Dep acum (1000/20×16)800
4210Utilidad venta de activo2.800

 

Pero la declaración de renta y complementarios implica pagar aún más:

Declaración de renta y complementarios (en millones):

Ingresos (precio de venta)3.000
Ingresos por recuperación de deducciones por depreciación800
Subtotal de Ingresos fiscales3.800
Menos costo fiscal del activo según artículo 303 Numeral 11:
Costo original del activo (artículo 67 E.T)1.000
Subtotal (igual a la parte contable)2.800
Más ajuste del artículo 303 = 1000×5%x14 años

(Es una recuperación adicional fiscal x firmar comodato o similar)

+700
Ganancia Ocasional3.500

 

Ejemplo 2 de Nuda Propiedad:

Supóngase que una entidad es dueña de un edificio que costó 6.000 millones (Con una vida útil estimada en 20 años) y lo entrega en usufructo (en comodato o una figura similar) a otra entidad por 10 años y después lo vende a un tercero por 7.000 millones.

La Ganancia Ocasional debería ser 4.000 millones, producto del precio de 7.000 millones menos un valor en libros de 3.000 mil millones (es decir, su costo de $6.000 millones menos $3.000 millones de Depreciación Acumulada).

Sin embargo, con la nueva interpretación tributaria, la ganancia ocasional es superior.

Solución: A los 10 años el registro contable de la venta es:

CuentaConceptoDébitosCréditos
1110 ó 13xxEfectivo o Cuentas por cobrar7.000
15Propiedades, Planta y Equipo6.000
1592Depreciación Acumulada3.000
42Utilidad Contable en la venta de activos4.000

Pero fiscalmente, se debe declarar así:

Ingresos (precio de venta)7.000
Ingresos por recuperación de deducciones por depreciación3.000
Total de Ingresos fiscales a declarar10.000
Menos costo fiscal del activo según artículo 303 Numeral 11:
Costo original del activo (artículo 67 E.T)6.000
Subtotal4.000 (igual a la parte contable)
Más ajuste del artículo 303 = 6.000×5% anual x 10 años:

(Es una recuperación adicional fiscal x firmar comodato o similar)

+3.000
Ganancia Ocasional7.000

La conclusión previa es que la DIAN aprovechó la mala interpretación de las NIIF que algunos hacen para indicar que si se entrega bien en comodato, se reduce el valor patrimonial para efectos de la ganancia ocasional (porque el dueño sólo conservó la nuda propiedad).

Conclusiones:

1. No debe confundirse el CONTROL con la ADMINISTRACIÓN y el USO de activos.

2. Para reconocer un activo deben cumplirse simultáneamente los siguientes requisitos:

a) que exista un HECHO PASADO, es decir que exista un costo, lo exige la NIC 16 en su párrafo 7b y la NIIF PYMES en el párrafo 17.4b (El costo debe ser demostrado con entrega de efectivo o de bienes o servicios a cambio del bien)

b) que exista un RECURSO CONTROLADO en el PRESENTE, pues no puede ser vendido, ni se trata de un derecho de cobro (como lo es una cuenta por cobrar), ni es derecho de uso adquirido (como lo es un bien intangible)

c) Que representa una entrada de beneficios económicos en el futuro.

3. Los efectos tributarios de las NIIF por hacer ajustes que los efectos tributarios de hacer ajustes que ni siquiera son exigidos estos estándares, pueden ser adversos para las entidades en Colombia, especialmente por lo establecido en el artículo 7 del decreto 2548 de 2014, según el cual todos los ajustes realizados para efecto de las NIIF tienen pleno efecto fiscal y cuando el Decreto 1998 de 2017 señala que deben probarse todas las diferencias (ver parágrafo transitorio 1.7.4)


Enlace corto a este artículo: http://bit.ly/2K4dPuz


 

Publicado el

Terrorismo contable con los bienes muebles en las NIIF. Memorando y Modelo de Política Contable (Versión 2)

Por: Juan Fernando Mejia. Asesor Contable de Home Center. Consultor Contable y Tributario de Seguros del Estado. Revisor Fiscal Brigard Urrutia. Asesor empresarial. (Web: www.globalcontable.com/perfil)

 

Introducción.

Uno de los mitos más comunes en la elaboración del Balance de Apertura a las NIIF (ESFA), y en la medición posterior, es la supuesta obligación de valorar bienes muebles (como sillas, mesas, teléfonos y PC´s) y volverlos a depreciar, asunto que incluso incumple con las NIIF y genera complicaciones innecesarias por las múltiples conciliaciones tributarias que generan (como se explica en «Ningún ajuste del ESFA es Aceptado Tributariamente«).

Las multinacionales,  incluyendo las que aplican NIIF PYMES, solo valoran bienes muy improtante inmuebles en el balance de apertura, pero no este tipo de muebles inmateriales.

Se trata de uno de los mitos en la aplicación de las NIIF, porque:

A. Las NIIF señalan que los bienes muebles totalmente depreciados no se valoran, sino que se revelan en notas, aunque se estén usando (Ver NIC 16, párrafo 79b, aplicable también, y con mayor razón, a las PYMES).

B. Valorar bienes muebles como sillas, mesas y computadores viejos incumple los cuatro requisitos de todo ajuste por ESTIMACIONES NIIF, que son:

1. Ser materiales, es decir, que sean importantes. Las NIIF lo exigen en el Marco Conceptual párrafo CC11, NIIF 1 párrafos 29 al 31 y NIIF PYMES párrafo 2.6.

Por ejemplo, si se tienen 300 sillas y se valoran a $100.000 cada una, el total es de $30.000.000, que dividido en el total de activos de la entidad tiende a ser inferior a un 15% (porcentaje que cada entidad define).

Incluso, en algunos casos, se supera ese porcentaje, pero la materialidad se evalúa también de forma relativa, como en el caso de una agencia de aduanas que no tiene inmuebles y solo tiene sillas: como el negocio en sí mismo no consiste en tener sillas, sino el conocimiento y los contratos, no se deben valorar estos bienes muebles.

Cosa distinta es valorar inmuebles, que siempre es aconsejable en el caso del balance de apertura, pero no en periodos posteriores, es decir que se pueden valorar una sola vez y después sólo se valoran opcionalmente, como bien lo indican el párrafo 29 de la NIC 16 y el párrafo 17.15 de la NIIF PYMES.

Incluso legislaciones como los USGAAP (Principios Contables de los Estados Unidos) prohíben valorar cualquier Propiedad, Planta y Equipo y Brasil adoptó los IFRS pero estableció legalmente la opción del costo (no es permitido el valor revaluado).

Esto porque no se tienen para la venta, su valoración es altamente subjetiva y porque se dañan los indicadores como el ROA y el ROE (como se explica en el artículo «Valorar Activos Disminuye el Valor de las Empresas«.

2. Relación Costo Beneficio positiva: Todos los ajustes NIIF deben tener un beneficio real y tangible para los proveedores de capital (socios y prestamistas importantes) como lo indica el Marco Conceptual en el párrafo CC35, la NIIF 1 párrafo 1c y la NIIF PYMES en el  párrafo 2.13. No es relevante para ninguna entidad hacer valorar bienes muebles, que en cambio sí implica un costo y un control detallado posterior y como se explica en el libro gratuito de partidas conciliatorias «El Mito de la Contabilidad Paralela», disponible en www.globalcontable.com/libro

3. No tener “Costo o Esfuerzo Desproporcionado”: La NIIF PYMES en los párrafos 2.14A al 2.14D señala que no debe existir un costo o esfuerzo desproporcionado, que en el caso de valorar bienes muebles se traduce en temas como las horas posteriores que tendrán que dedicarse a controlar y conciliar las depreciaciones sobre el costo y sobre el valor revaluado, toda vez que el estatuto tributario no permite deducir depreciaciones sobre avalúos como costo atribuido (Artículo 289, numeral 4 del Estatuto Tributario).

4. Servir a la Rendición Pública de Cuentas:  Un ajuste NIIF, como la valoración de un bien, se realiza si es relevante para proveedores de capital, es decir, inversionistas «externos”, «excluidos» de la administración «y que no puedan “exigir” información. Ver Marco Conceptual párrafos FC1.13 A FC1.17, NIIF PYMES párrafos P7, P8, P10, 1.2 y 1.3).

Dejar las sillas, mesas y computadores viejos por su costo, sin valorarlos no perjudica a dichos usuarios.

Únete en el Grupo en Facebook de NIIF e Impuestos de GlobalContable en https://www.facebook.com/groups/ifrsglobal/
 

II. Tributariamente no se aceptan los avalúos NIIF.

En las declaraciones de renta solo se acepta el “costo fiscal”, el autovaluo formado o el reajuste fiscal previamente declarados, como bien lo indican los artículos 69 a 73 del Estatuto Tributario (E.T.), para las personas jurídicas. Fiscalmente NO se aceptan valorizaciones comerciales ni de muebles ni de inmuebles.

Además, la nueva depreciación de activos valorados NO es deducible, según artículo 289 numeral 4 E.T.

Por ejemplo, si se tienen 3 mesas compradas hace 8, 7 y 6 años (respectivamente), les faltan 2, 3 y 4 años por depreciar fiscalmente. Es un error valorarlas y depreciarlas a 15 años según un criterio supuestamente “NIIF” porque:

(i) Tendría que depreciarse realmente a 7, 8 y 9 años respectivamente (15 años menos los años de uso),

(ii) Generaría 3 partidas conciliatorias (valores en libros diferentes) porque cada silla tiene un valor en libros diferente.

III. Financieramente se generan complejidades innecesarias:

La nueva depreciación de activos valorados genera nuevos gastos NO deducibles y posibles pérdidas, especialmente en entidades públicas y en algunas Entidades Sin Ánimo de Lucro (ESAL).

Por ejemplo un municipio o una entidad del gobierno general solo recibe ingresos del presupuesto nacional por el mismo valor de sus gastos y por lo tanto valorar bienes muebles y volverlos a depreciar genera pérdidas (déficit) que no tiene cómo ser cubierto.

En estos casos, los ingresos no son generados por la cantidad de bienes muebles (o inmuebles) que tengan.

Igual sucede con algunas copropiedades que no tienen utilidades, ni tienen porque generarlas, pero al valorar muebles y volverlos a depreciar generan pérdidas por incorrecta interpretación de las NIIF. (Le puede interesar: 99% de las Copropiedades no debe aplicar las NIIF, actualizado)

En esos casos sólo queda la opción de reversar estos avalúos y su depreciación contra el patrimonio, como un ajuste en una estimación, no retroactivos.

En las entidades públicas, donde es obligatorio mantener estos avaluos por interpretación de la Contaduría General de la Nación, se debe manejar una política de deterioro de valor anual que afecte el patrimonio, como lo indica la NIIF PYMES párrafo 17.15D o en el Concepto CTCP 210 de 2014 y como se explica en este video https://youtu.be/81g7nK_noro?t=2670

(Ver explicación adicional minuto 33 15 y 44:30 o también puede ver el video completo aquí: https://youtu.be/81g7nK_noro?t=1995)

Ejercicio:
Este es uno de los ejercicios del curso «Efectos Tributarios de las NIIF»:

Otros ejemplos:

A una entidad pública que tiene más de 120 mil bienes muebles entre computadores, mesas, sillas y un sinnúmero de artículos,  le han vendido la idea de tener que valorarlos uno por uno o que se requieren buscar las facturas de compra para saber si tenían descuentos para restarlo de su valor. Lo mismo ocurre con entidades del sector privado. Por ejemplo a una Universidad que tiene 27.000 alumnos ubicados en diferentes partes le dijeron:

  1. Que era necesario hacer un nuevo inventario de pupitres, cuando en realidad el número de estudiantes muestra ese dato y también podría partir de un inventario reciente (debidamente depurado al gasto, localmente, con bienes inexistentes, por ejemplo).
  2. Que las NIIF señalan que debe ponerse una etiqueta a cada pupitre y reconocerlo uno por uno, cuando la NIC 16, párrafo 9 y las NIIF PYMES, permiten reconocer en «una sola línea» todos estos bienes (agrupados en una sola línea por cada compra o lote de activos que se hagan –Ver ejercicio de activos en grupos).
  3. Que estos bienes deben ser objeto de valoración. En realidad, esto es innecesario si se hace el correcto análisis de los citados cuatro requisitos de las NIIF y de cualquier ajuste por estimación NIIF.
  4. Que los faltante de pupitres (o los dañados) tenían que ajustarse contra el patrimonio, cuando en realidad son ajustes que se hacen contra el resultado del periodo antes de ir a NIIF o incluso después, porque de lo contrario debe hacerse seguimiento a dos patrimonios, uno bajo norma local y otro bajo NIIF en asuntos inmateriales (pues localmente no puede afectarse el patrimonio fiscal).

Centrarse en supuestas «obligaciones» y complicaciones es verdadero «terrorismo contable» cuando en realidad los estándares son criterios que requieren el juicio profesional documentado y basado en las mejores prácticas internacionales.

Sillas viejas en el Balance y las nuevas en el gasto.

Una empresa a la que le hicimos una auditoria del ESFA por intermedio de GlobalContable.com tenía una silla vieja valorada en $300.000 (unos 100 dólares) y estaba en el balance porque continuaba en uso. Pero una nueva recién comprada que valía aproximadamente lo mismo, estaba en el gasto por el tope establecido en la política contable. No puede decirse a una empresa que valore bienes muebles sin advertirles estos requisitos.

El caso del computador diferente

A una entidad le dijeron que debía valorar uno a uno cientos de computadores «porque no es lo mismo un computador DELL de 16 de RAM que un Toshiba de 32 de RAM«, lo cual es cierto pero inmaterial, pues no se está considerando que el valor razonable en el ESFA no es el valor de compra, sino el de venta y una simple cotización muestra que vender cualquiera de esos computadores en el mercado no supera los 300 mil pesos (100 dólares) como se muestra en la política anexa.

Esa entidad se había gastado una importante cantidad de dinero y sobre todo de tiempo valorando estos computadores, sillas, mesas y no ha faltado quien les puso una etiqueta y valoró hasta las papeleras del baño.

Y se «devolvió» varios periodos hacia atrás, buscando las facturas de compra de mesas, sillas, computadores y otros muebles porque supuestamente tenía la «obligación legal» de «reconstruir» la información para miles y miles de estos bienes, en lo que se demoró varios meses e implicó el gasto de ingentes recursos económicos y de tiempo. Encontró una factura de adquisición de 30 mesas, sin poder saber, como es lógico, a cuáles de las 1.000 mesas se refería esa factura, específicamente.

Infortunadamente muchas entidades cometen este tipo de errores que generan dificultades posteriores para el control interno y para la auditoria, por mucho que se manejen en un sistema «automático».

Un caso aún más increíble es el de una pequeña Copropiedad (Propiedad Horizontal) a la que supuestamente le implementaron las NIIF, cuando el Decreto 3022 de 2013 y el Decreto 2420 de 2015 señalan claramente que estas entidades deben aplicar «contabilidad simplificada» que es más sencilla que el Decreto 2649 de 1.993 (antiguo decreto contable) y lo que hicieron fue valorar un montón de sillas viejas (al respecto recomiendo ver el artículo «99% de las Copropiedades no debe aplicar NIIF).

La contabilidad simplificada consiste solo en mantener una contabilidad al costo, sin estimaciones, en un único libro, pero les venden un software con dos contabilidades: una bajo norma «local» y otra para bajo «NIIF», aunque no deben aplicarlas (puesto que su marco normativo es, como se dijo, contabilidad simplificada).

La Unificación de Políticas Contables con aspectos tributarios.

Una de las prácticas más aplicadas en las multinacionales (incluyendo las que aplican NIIF PYMES) es unificar criterios y políticas contables con las tributarias en aspectos inmateriales con el fin de ahorrar costos y tiempo en su aplicación. Por ejemplo, en lo relacionado con la vida útil y el monto que se considera activo.

En una entidad dedicada al transporte encontré, increíblemente, que una silla estaba depreciándose a 8 años para NIIF y a 10 años para la parte tributaria (¡y un teléfono con dos vidas útiles diferentes!).

Otra persona me dijo en un seminario que su política era:

«Depreciar un computador portátil a 5 años para NIIF y a 3 años para la norma tributaria«.

Le aconsejé usar la misa vida útil fiscal y la contable, es decir cinco (5) años.

El contador me respondió que así en el año 4 el computador estaría totalmente depreciado y que eso era «grave» porque se seguía usando.

Le comenté que las NIIF admiten activos totalmente depreciados en notas, pero no en el cuerpo del balance (NIC 16, párrafo 79b), especialmente cuando son inmateriales. Además, el constante cambio tecnológico no permite pensar que un computador se deprecie más allá de 3 años.

La respuesta es que en su entidad, los computadores se cambian cada 7 años, pero comprendió que una cosa es que la compañía no los cambie y otra es que no deban depreciarse en ese tiempo, pues el costo de mantenimiento y su lentitud permiten entender el criterio de importancia relativa. Ya sabe que ese computador a los 4 años es inmaterial y no requiere estar en el balance, aunque se esté usando. A propósito, no es necesario presentar en el Estado de Situación Financiera los activos totalmente depreciados menos su depreciación acumulada. Estos se pueden controlar administrativamente en excel o en otro  sistema si se considera necesario, pero el control administrativo es diferente al concepto de control financiero establecido en las NIIF.

El Marco Conceptual señala claramente que se cumpla una representación fiel y la realidad económica, pero condicionado a la materialidad como “característica fundamental” e indica que la relación costo beneficio es una “restricción dominante” (Párrafo C11 del Marco Conceptual y párrafo 2.6 y 2.13 de la NIIF PYMES).

Justamente esa es la práctica de las multinacionales, pero en Colombia y en algunos países de la Región se hace terrorismo contable para que muchas entidades se compliquen en este tipo de cosas, logrando confusión y sobrecostos innecesarios.

El monto para reconocer Propiedades, Planta y Equipo o Gastos

En cuanto al monto para reconocer un bien como Propiedad, Planta y Equipo o como gastos del periodo, la práctica internacional es unificar el criterio tributario y las NIIF. El contador de una entidad que ya aplicó las NIIF dice que allí adoptaron la siguiente política:

«Serán activos los bienes que valgan más de 10 millones, los que valgan menos de ese valor, serán gastos» (unos 3.000 dólares).

Le advertí que tributariamente, existe una norma, según la cual, los bienes se deben activar si valen más de 50 Unidades de Valor Tributario, lo que hoy equivale aproximadamente a $1.200.000 (unos 400 dólares) y que tampoco se justifica tener dos topes diferentes para activar en NIIF y en normas tributarias.

Justamente hace poco compraron una impresora que costó 7 millones y fue necesario:

  1. Reconocerla como gasto para NIIF, y
  2. Reconocerla como activo y depreciarla para fines tributarios.

Tremenda dificultad para el manejo posterior, para los análisis y para el control interno, especialmente cuando se tienen cientos o miles de bienes similares (y si son pocos es peor porque es aún más inmaterial mantener la diferencia en el tiempo).

La entidad se hubiere ahorrado muchos dolores de cabeza si hubiere unificado la política tributaria con la política NIIF en este tipo de aspectos inmateriales.

En ese caso debe aplicarse contable y fiscalmente el Concepto DIAN 21942/17 para que los bienes de menor cuantía (inferiores a 50 UVT) se activen y se deprecien dentro del mismo año, tanto contable NIIF como fiscalmente.

En realidad, hacer el seguimiento a este tipo de diferencias es innecesario, inmaterial y no es la práctica internacional ni bajo USGAAP (principios contables de los Estados Unidos) ni bajo IFRS.

El valor residual no se calcula en bienes muebles.

Lo mismo sucede con el Valor Residual: algunas personas hacen «terrorismo contable» diciendo que «es obligatorio» establecer un valor residual sin analizar previamente el criterio profesional y sin observar que la NIC 16, párrafo 53 y la NIIF PYMES señalan que normalmente es inmaterial y que no es necesario calcularlo, salvo en el caso de bienes inmuebles, en el cual sí se recomienda establecer un valor residual igual al costo o valor revaluado para no volver a depreciar los avaluos de estos bienes y no afectar el excedente futuro, es decir, depreciar solo el costo (Un ejemplo de política de valor residual puede verse aquí)

Para cualquier política contable debe aplicarse el juicio profesional, el cual requiere analizar aspectos como la materialidad (Marco Conceptual, párrafo CC11, NIIF PYMES, 2.6; NIIF 1, p 7 y p 29-31), la relación costo-beneficio (Marco Conceptual, p CC35, NIIF 1, p 1.c. y 2.13 de la NIIF PYMES) y otros riesgos, como lo señala la Norma Internacional de Auditoria NIA 315

Un video acerca de por qué no debe tenerse valor residual en bienes muebles puede verse en: https://youtu.be/oLOyKrODZqI?t=339

La practica en las multinacionales y entidades de países en los que se aplican las NIIF

Anexo modelo de memorando técnico y de política contable para el manejo de bienes muebles, de acuerdo con prácticas de entidades multinacionales para el caso del ESFA y según nuestra experiencia en GlobalContable.com (Ver experiencia en https://goo.gl/xSWvOJ)

La reforma Tributaria no acepta ese tipo de ajustes (que las NIIF tampoco requieren).

Valorar bienes muebles es un ajuste «rebuscados» , considerando que desde el 1 de enero de 2017, sólo se aplicarán algunos aspectos de las NIIF, principalmente los que implican pagar más impuestos«. Un artículo sobre los efectos tributarios de las NIIF en Colombia está disponible en el siguiente enlace:

https://www.globalcontable.com/blog/esfa-no-tiene-efectos-fiscales-segun-reforma-tributaria-modelo-de-certificacion-por-contador-yo-revisor-fiscal/

Modelo acta para no valorar bienes muebles en el ESFA (ver)

Artículos relacionados:

Publicado el

Colombia se aparta de IFRS con nueva excepción local para entidades del sector solidario

Por: Juan Fernando Mejia. Asesor Contable y Tributario Home Center y Seguros del Estado. Revisor Fiscal Brigard Urrutia. Asesor empresarial. (Web: www.globalcontable.com/perfil)

El Decreto 2496 de 2015 que modifica el Decreto Único Reglamentario 2420 de 2015 (sobre IFRS) y de Aseguramiento, establece que los aportes sociales para las entidades solidarias, se continuarán reconociendo por lo previsto en la Ley 79 de 1988, es decir, como parte del patrimonio y no como pasivos.

En ese sentido, se establece una nueva excepción a la aplicación de los IFRS en Colombia, puesto que ya no será de aplicación lo establecido en la NIC 32, NIIF 9, NIIF 2 y CINIIF 2 en cuanto al reconocimiento como pasivo de los aportes de los asociados a una entidad cooperativa, a los fondos de empleados y a otras entidades del sector solidario.
Estas entidades del sector solidario también deberán aplicar las excepciones relacionadas con el régimen de regulación prudencial, es decir, que no aplicarán IFRS en cuanto a las provisiones de la cartera de créditos, las reservas y en general las que se relacionan con la clasificación y valoración de inversiones. Tanto las entidades del sector solidario como las del sector financiero aplicarán las excepciones a la aplicación de los IFRS, según las normas técnicas especiales que emita la respectiva superintendencia por las que sean vigilados, inspeccionados o controlados, según corresponda.

  1. Estas entidades ya no podrán afirmar que aplican IFRS sin reservas, con las implicaciones que esto conlleva en términos de auditoria y en general, para el aseguramiento de la información financiera.
  2. En relación con las normas de aseguramiento de la información (NAI), el Decreto 2496 de 2015 indica que los revisores fiscales deberán iniciar la aplicación de las NIA a los trabajos que inicien a partir del 1 de enero de 2016, solamente si se trata de entidades del grupo 1 o del grupo 2 que tangan más de 30.000 salarios mínimos mensuales legales vigentes de activos o más de 200 trabajadores (promedio de los 12 meses correspondientes al año anterior al periodo objeto de revisión). Además, desde esa misma fecha, deberán aplicar las ISAE en la evaluación del control interno y del cumplimiento de las disposiciones estatutarias y de la asamblea o junta de socios.
    Lo anterior también es de aplicación a las entidades del grupo 1 que sean emisoras de valores o que sean de interés público (que son principalmente las captan y colocan recursos del público y algunos intermediarios financieros). A las demás entidades (las no cumplan con estas condiciones) se les aplicaran las NIA y los ISAE partir del 1° de enero del 2017.Estas entidades tendrán como periodo de aplicación el comprendido entre el 1° de enero al 31 de diciembre del 2017 y no desde el 1° de enero de 2016 como se tenía previsto.

Descargar el Decreto 2496 de 2015 que modifica el Decreto Único Reglamentario 2420 de 2015.

Descargar los anexos del Decreto Único Reglamentario (Unificados los Decretos 2420 y 2496).

Enlace al texto unificado de los Decreto 2496 y 2420 de 2015

Enlace a los anexos del Decreto (texto de los IFRS y de las NIA)

Autor del artículo:
Juan Fernando Mejía (www.globalcontable.com/perfil)
Universidad Javeriana: mejia_j@javeriana.edu.co
Universidad Complutense de Madrid: juanmeji@ucm.es
GlobalContable: jmejia@globalcontable.com
______________________________________________
Contador Público de la Universidad de Antioquia
CEO GlobalContable.com
Certificado Internacional IFRS ACCA

    Enlaces relacionados:

  • Libro gratuito «Guía del libro tributario y de la contabilidad IFRS en multinacionales. Los casos típicos de la contabilidad multipropósito»
Publicado el

Libro «Guía del libro tributario y de la contabilidad IFRS en multinacionales. Los casos típicos de la contabilidad multipropósito»

Prólogo por dos miembros del IASB (Comité SMEIG):

«Pensar en registrar bajo IFRS demuestra que no hemos superado la teneduría de libros. Me sorprende que en Colombia algunos hablen incluso de dobles registros para cumplir con IFRS y que vendan programas contables que registran dos veces la información. Por ejemplo que se implemente un “Kardex Doble” para el reconocimiento de los descuentos de pronto pago. Asuntos como este no admiten un registro puntual en IFRS, sino un ajuste de la diferencia. En “IFRS no son registros contables”, se ilustra cómo se cumple con IFRS en las multinacionales, incluyendo las que aplican IFRS para PYMES. Recomiendo este documento de Juan Fernando Mejía, el cual incluye una guía de cómo se aplican los IFRS partiendo de registros bajo normas locales para constituir los saldos a reportar bajo IFRS». Hernán Pablo Casinelli, miembro del SMEIG del IASB

«Totalmente de acuerdo: los IFRS no son un problema de registros, de “multilibros”, ni de los auxiliares contables; son un asunto gerencial y de reporte financiero a usuarios externos. La guía de contabilidad en multinacionales explica esto en detalle. Aunque un software repita los registros automáticamente, no se está cumpliendo con IFRS porque se está centrando en la teneduría de libros, lo cual sería una visión muy simplista y confusa de estos estándares. Recomiendo leer el presente documento y analizarlo en Colombia donde al inicio de la adopción de los IFRS, y aún hoy, existe esta confusión y donde muchos hablan de registrar bajo IFRS o, peor aún, de registrar dos veces la contabilidad: una para fines fiscales y otra fines IFRS, asunto totalmente inverosímil». Eduardo Alexei Morales Estrella, miembro del SMEIG del IASB

IFRS: ¿estamos listos para superar la teneduría de libros?

La Orientación Técnica 001 del Consejo Técnico de la Contaduría Pública ha sido clara en que los IFRS no se crearon para hacer registros contables y que bajo dichos estándares hay asuntos que no admiten un registro propiamente dicho, a pesar de hacer parte de la estructura del balance (Estado de Situación Financiera), del Estado de Resultados o de otros estados financieros. Esta Orientación es coherente con la teoría contable y especialmente con la práctica que llevan a cabo las multinacionales que aplican NIIF completas y también las que aplican NIIF PYMES. Es muy importante que en Colombia comprendamos que los IFRS son una oportunidad para salir de la problemática limitación de la simple teneduría de libros y poder concentrarnos, como profesionales, del verdadero análisis financiero y de la asesoría en reportes para la toma de decisiones.

  1. El libro completo con todos los ejercicios prácticos puede verse gratuitamente en línea en: https://goo.gl/27VIIG
  2. Una teleconferencia al respecto puede verse presionando click aquí
  3. Un artículo resume el libro puede verse en:

Formato PDF en: http://actualicese.com/opinion/ifrs-no-son-registros-contables-confusion-entre-multilibros-y-contabilidad-multiproposito-juan-fernando-mejia/

Autor:

Juan Fernando Mejia, CEO de GlobalContable.com

www.globalcontable.com/perfil

Contador Público de la Universidad de Antioquia, Certificado IFRS por ACCA. Participó en los primeros estudios oficiales realizados en Colombia para IFRS y en la publicación del Proyecto de Ley 165 de 2007 que originó la Ley 1314 de 2009.

Asesor de la implementación de los IFRS en Home Center (2008) y consultor de otras entidades multinacionales que llevaron a cabo este proceso antes de la emisión de la Ley de convergencia en Colombia. Ex Consultor de la Contaduría General de la Nación (2003 a 2013).

Se ha destacado como docente de la Especialización en Contabilidad Financiera Internacional de diferentes universidades colombianas, de la Maestría en Contabilidad y Finanzas de la Universidad del Azuay en Ecuador y del Máster en Gestión Empresarial de la Universidad Complutense de Madrid (España).

Se ha desempeñado como asesor de la implementación IFRS importantes compañías, entre las que se encuentran Seguros del Estado, Equidad Seguros, Hyundai, Mitsubishi Electronics, Pat Primo Mac Pollo, Pollos el Bucanero, Grupo transportador envía e importantes cajas de compensación familiar y entidades públicas.

Publicado el

Arrendamiento oneroso. Caso práctico

La Industria Metalmecánica Zeta, inició sus actividades el 1 de enero de 2X09 y en esa fecha firmó un contrato de arrendamiento con la Inmobiliaria Inmocoto por un plazo de 10 años para alquilar un galpón bajo un arrendamiento operativo por un valor de 12.000 U.M. anuales, cancelados al finalizar cada período. En los primeros años el negocio se desenvolvía normalmente hasta que en 2015 por disposiciones de autoridades tuvo restricción de operación por ubicación residencial.

Los abogados han revisado los términos del contrato firmado el 1 de enero de 20X9 y se hizo evidente que no existe la posibilidad de rescindir el contrato de arrendamiento, ni existe la opción de cancelar el contrato de arrendamiento antes de la fecha de vencimiento 31 de diciembre de 2X18. Se consideró la probabilidad de subarrendamiento del local, pero los abogados han descubierto una cláusula adicional en el contrato de arrendamiento, prohíbe subarrendar parcial o totalmente.

Los estados financieros al 31 de diciembre 2X15 se están preparando y el Contador no está seguro si se debe reconocer una provisión o revelar un pasivo contingente.

Solución completa al ejercicio … desde la página 3 del siguiente archivo.

Publicado el

99% de las Propiedades Horizontales no debe aplicar las NIIF


Por Juan Fernando Mejía (www.globalcontable.com/perfil). Especial para actualicese.com

Última actualización de este artículo: 28 de octubre de septiembre de 2016, por referencia al Concepto 544 del Consejo Técnico de la Contaduría Pública, el cual ratifica que las copropiedades no aplican NIIF (Tal y como lo indican las normas expedidas desde el año 2013).

No hay obligación legal para que las NIIF sean aplicadas a copropiedades ni a ninguna otra microentidad. Una entidad NO aplica NIIF, sino contabilidad simplificada cuando tiene menos de 10 trabajadores, menos de 500 SMMLV en activos (sin incluir las zonas comunes) y menos de 6.000 SMMLV en ingresos)«.

La mayoría de copropiedades pertenecen al Grupo 3 porque:

  1. Solo existen dos grupos de NIIF y un grupo 3 de Contabilidad Simplificada que no se basa en las NIIF, sino en el modelo ISAR que propende por el costo para las microentidades.
  2. El artículo 1 del Decreto 3022/13 es claro en que las copropiedades no aplican NIIF si tienen menos de 11 trabajadores, menos de 500 SMMLV en activos (sin incluir valorizaciones de zonas comunes) y menos de 6.000 SMMLV en ingresos.
  3. El Consejo Técnico de la Contaduría también ha dicho que según esos topes, todas las entidades, incluyendo las copropiedades, deben clasificarse ya sea en el grupo 1 (NIIF Completas), en el grupo 2 (NIIF PYMES) o en el grupo 3 (Contabilidad Simplificada). Para esto pueden diligenciar este formulario que hemos realizado en actualicese.com
  4. Que las copropiedades se deban clasificar en algún grupo significa que están obligadas a llevar contabilidad, como siempre ha sido (Concepto 304 de 2014 y Orientación Técnica 15 de 2015), pero esto no significa que deban aplicar NIIF, pues normalmente no cumplen los citados legales. Lo que deben aplicar es un marco de contabilidad simplificada, según el citado Decreto 3022 del 2013 y el artículo 1.1.3.1. del Decreto 2420 del 2015, que es más sencillo que el Decreto 2649 de 1993, porque es contabilidad al costo, como siempre ha sido.
  5. Las copropiedades no deben aplicar normas internacionales, sino contabilidad simplificada, que algunos llaman “NIF” con una sola “I” , lo que termina confundiendo al mercado.
  6. La contabilidad simplificada en una copropiedad es solamente depurar las cifras (como siempre debe hacerse).
  7. No es cierto que las copropiedades deban valorar las zonas comunes, aunque eventualmente le generen ingresos, por ejemplo cuando se alquila un parqueadero o una piscina, pues estos recursos no son de la copropiedad, sino de los copropietarios y estas zonas comunes no son controladas  sino “administradas”. El Concepto 672 de 2014 del CTCP ratifica que no se valoran zonas comunes.
  8. No es cierto que una copropiedad necesite dos libros. Si la contabilidad es organizada los ajustes se hacen directamente en una sola contabilidad. No deben comprarse software complejos para una contabilidad sencilla, sin valorizaciones.
  9. La eliminación del Decreto 2649 de 1993 implica aplicar los nuevos marcos técnicos, pero no el Estándar Internacional, es decir, una contabilidad simplificada, pero esto no implica cambiar nada porque la esencia de las operaciones no ha cambiado, incluso el Decreto 3019 (el de la contabilidad simplificada) es más sencillo que el 2649 en este tipo de entidades.
  10. Los administradores no deben dejarse enredar con la supuesta obligación de valorar zonas comunes y otros bienes, pues la contabilidad simplificada (o “NIF” con una sola “I”) se basa en el costo (según concepto 2014-061 del CTCP), no admite avalúos y es igual o más sencilla que la que siempre hemos llevado.
  11. Algunos profesionales dicen que el Estándar Internacional habla del “Fondo de imprevistos” (!!!), lo que no es cierto. Al respecto se recomienda ver este enlace que explica cómo se contabilizan los fondos de imprevistos bajo contabilidad simplificada.
  12. Otra constante preocupación es la contabilidad de los intereses de mora, lo cual ha sido aclarado muchas veces diciendo que se registra un interés por cobrar contra un ingreso por intereses, pero que de manera inmediata, si se quiere, se puede reconocer una provisión acumulada por deterioro, por el mismo valor, contra un gasto. Incluso, la copropiedad puede decidir reconocer los intereses por cobrar (1345) contra una cuenta de provisión acumulada por deteriororo de valor(1399) o no reconocer estos intereses y llevarlos en una nota o en otro sistema de control administrativo.
  13. Supuestamente es “ambiguo” decir que las copropiedades deben no aplicar las NIIF porque el CTCP ha dicho que pueden aplicarlos “Voluntariamente” (por ejemplo un gran centro comercial o cuando cumple los señalados topes de trabajadores, ingresos y activos). Eso es claro, pero una cosa es que algunos se gasten recursos aplicando dichos marcos normativos “de manera voluntaria” y otra que la gran mayoría de copropiedades no ha realizado ni realizará semejante gasto innecesario.
  14. Tampoco es cierto que deban valorar bienes muebles totalmente depreciados, tales como sillas, mesas, lavadoras, hidrolavadoras, televisores, computadores, ni similares. Esto supera la relación costo beneficio y normalmente su valor es inmaterial. Pueden dejarse totalmente depreciados y revelar una nota simple al respecto. Esto lo explico en el artículo «Terrrorismo Contable con los Bienes Muebles«.
  15. No se aplica deterioro de cuentas por cobrar en una copropiedad dando de baja esas obligaciones de copropietarios porque legalmente esto no es posible perdonar deudas copropietarios. Otra cosa es que se provisionen totalmente cuando pase un determinado tiempo (por ejemplo un año), presentando tanto el derecho como la provisión acumulada. Estos son temas sencillos que cualquiera puede aplicar.

Las copropiedades solo se tiene que depurar la contabilidad como siempre debe hacerse. Cualquier contador puede hacerlo y no se recomienda a una copropiedad pagar por depurar la contabilidad, especialmente cuando tienen una contabilidad bien llevada. De hecho, muchas copropiedades se están gastando una alta cantidad de dinero en esto y otras no, con las mismas consecuencias: ninguna, pues la norma no dice que deban aplicar NIIF. Algunos crean confusión porque les da algún rédito, pero un contador serio lo que hace es leer la norma, los conceptos y no basarse en especulaciones.

Sabemos que a muchos contadores no gusta leer, en algunos casos prefieren pagar o hacer pagar por un servicio innecesario como este.

14. “Las copropiedades no aplican Normas Internacionales de Información Financiera, sino contabilidad simplificada y “que esta contabilidad simplificada es más sencilla y menos costosa que el Decreto 2649 de 1993″ (ver Concepto 544 del Consejo Técnico de la Contaduría Pública).

 

Introducción

El desconocimiento de la regulación crea la supuesta obligación de aplicar las Normas Internacionales de Contabilidad e Información Financiera (NIIF) a todas las “Propiedades Horizontales”, es decir las copropiedades de uso residencial, comercial (o mixto), llamadas “condominios” en otros países. Estos “expertos en NIIF” andan por las copropiedades cobrando por un servicio inexistente, pues no hay obligación legal para que las NIIF sean aplicadas a copropiedades ni a ninguna otra microentidad.

En muchos conceptos, el Consejo Técnico de la Contaduría Pública ha insistido en que estas entidades no deben aplicar las NIIF. Uno de los más dicientes y claros es el Concepto 544 de 2016, el cual ratifica que las copropiedades no aplican NIIF, sino contabilidad simplificada y “que esta contabilidad simplificada es más sencilla y menos costosa que el Decreto 2649 de 1993″.

En el mundo sólo existen las NIIF completas, aplicables a las grandes compañías clasificadas como “Grupo 1”[1] y las NIIF PYMES que se aplican en Colombia a las entidades clasificadas en el “Grupo 2”, que son las que tienen más de 10 trabajadores o más de 500 Salarios Mínimos Mensuales Legales Vigentes (SMMLV) en activos o más de 6.000 SMMLV en ingresos, a diciembre 31 de 2013. Pero no existen “NIIF” para las microentidades y justamente por ello las normas establecieron que se creara el denominado “Grupo 3”, para que a éstas no se les exigiera la aplicación de las NIIF, pues además no lo requieren en sus actividades económicas regulares.

Las normas colombianas sobre la materia han sido claras en que las microentidades pertenecen al “Grupo 3” y que sólo deben aplicar “Contabilidad Simplificada” (Decreto 2706 de 2012 y 3019 de 2013, unficados en los Decretos 2420 y 2496 de 2015), que es básicamente la misma que hoy se lleva o incluso con menos requisitos, como aquí se explica.

Así lo estableció también la Superintendencia de Sociedades, mediante la Circular Externa 200-000010 del 28 de noviembre de 2014 que contiene las fechas para el envío del Balance de Apertura por parte de las pocas entidades que debían reportar bajo NIIF y por supuesto que esa Circular no incluyó a las copropiedades ni a ninguna otra microentidad del denominado “Grupo 3”.

Esta Circular sólo incluye algunas entidades Grupo 1 y del Grupo 2, como se sabía de antemano, dadas las normas sobre la materia (los decretos reglamentarios de la Ley 1314 de 2009), las mismas que algunos pretenden ignorar para vender algo innecesario a una Propiedad Horizontal.

La gran mayoría de las Propiedades Horizontales pertenecen al denominado “Grupo 3”, es decir que cumplen simultáneamente los siguientes tres requisitos:

  1. Menos de 11 trabajadores, promedio del año 2013 (El 99% de las copropiedades o Propiedades Horizontales cumplen con este tope, pues no se incluyen aquí los vigilantes que deben contarse en la empresa de vigilancia, ni el revisor fiscal o el contador, por tratarse de consultorías externa).
  2. Menos de 500 Salarios Mínimos Mensuales Legales Vigentes en activos (el 99% de las copropiedades tienen menos de $300 millones en activos propios, cálculo que se hace con los activos bajo normas locales a diciembre 31 de 2013)
  3. Menos de 6.000 Salarios Mínimos Mensuales Legales Vigentes en ingresos (La gran mayoría de las copropiedades tiene menos de $3.670 millones en ingresos, a Diciembre 31 de 2013)

El 99% de las copropiedades y todas las tiendas de esquina cumplen exactamente los mismos topes: presentar una propuesta para implementar las NIIF a una Propiedad Horizontal es equivalente a decirle a ʻDon Juanʼ, el de la tienda de barrio, que tiene que aplicar las NIIF. No hay diferencias en cuanto a la normativa aplicable, según el tamaño de la entidad (ambos tienen menos de 10 trabajadores, menos de 500 SMMLV en activos y menos de 6.000 SMMLV en ingresos). Varias personas que han inducido a este error en las copropiedades me dicen que no puede compararse a una copropiedad con una tienda, pero fue la Ley la que iguala a todas las microentidades en cuanto al número de trabajadores (hasta 10), activos (hasta 500 SMMLV) e ingresos (6.000). Esta comparación no es ninguna ofensa, sino una defensa de quienes sabemos que el código de ética de IFAC no es solo un documento y buscamos el mejor criteiro. En ningún país de los que ya aplicaron las NIIF se hizo semejante interpretación en contra de las finanzas de las microentidades, pero en Colombia muchos «expertos» dicen esto (ninguno de los contadores en Colombia somos «expertos» en un tema tan nuevo, pero se requiere tener sentido común, juicio profesional y leer la norma para no estar a merced de tanto mercader).

A propósito: estas son buenas preguntas para realizarle a estos “expertos” en NIIF (IFRS, por su sigla en inglés): ¿Cuál es la diferencia entre el 99% de las copropiedades, las tiendas de esquina y cualquier otra microentidad? Claro está que hay diferencias en cuanto a su actividad, pero no en cuanto a las normas contables aplicables. Desde tiendas de barrio hasta pequeñas peluquerías pueden vender o tener más utilidades que las que obtiene una pequeña Propiedad Horizontal que es una entidad sin ánimo de lucro.

La contabilidad simplificada no acepta el valor razonable y está basada en el costo, en las facturas y otros documentos recibidos o emitidos todos los días; en la práctica, es la misma contabilidad que se lleva hoy en día, la que además da cuenta de la ejecución del presupuesto, del cumplimiento tributario y de otros aspectos como el fondo de imprevistos; no es nada distinto a lo que siempre se ha hecho en las copropiedades: no se requiere de ningún experto, distinto al contador de siempre para que los aplique (ver artículo respecto al Fondo de Imprevistos).

Hasta los miembros de Consejo Técnico de la Contaduría se han pronunciado públicamente diciendo que la contabilidad simplificada es incluso más sencilla que la contabilidad que actualmente lleva una copropiedad, y que no es nada distinto, puesto que “La Contabilidad en Colombia hace muchos años está internacionalizada”[2] y claro que hay cambios respecto a la versión de las NIIF que ya tenemos en el Decreto 2649 de 1993, pero los asuntos “nuevos” sólo son aplicables a las grandes entidades que tienen asuntos complejos y no a microentidades: justamente por ello la Ley separó a las empresas en tres grupos especificando que el Grupo 3 no aplica las NIIF. Pero a muchas copropiedades les están implementando una supuesta “doble contabilidad”: una bajo norma local y otra bajo NIIF sin que esto le sea aplicable y hasta les hacen adquirir costosos programas de software sin necesidad alguna.

Los pequeños conjuntos residenciales o copropiedades de uso comercial que están en el 99% que cumplen los topes indicados, sólo deben aplicar, legalmente, una contabilidad simplificada, tan sencilla que todos los contadores están en capacidad de hacer y que deben estarlo porque una entidad de estas no podría estar contratando supuestos “expertos” en NIIF todo el tiempo para llevar su contabilidad que es básica e igual a la que siempre han llevado y que es la que se usa y usará como medio de prueba legal. Al parecer los copropietarios no tienen en qué más gastarse el dinero, pues lo han hecho “voluntariamente” y algunos incluso han sido conminados a pagar la “cuota extraordinaria para implementar las NIIF” sin explicarles el alcance real del asunto.

La Contabilidad es medio de prueba Legal, incluso en las copropiedades

Bien ha conceptual el Consejo Técnico de la Contaduría cuando ha dicho que las tiendas de barrio (minimercados), las Propiedades Horizontales y todas las microentidades están obligadas a llevar contabilidad y que por lo tanto deben clasificarse en alguno de los tres grupos (Grupo 1, Grupo 2 o Grupo 3), pero no dijo el CTCP que una Propiedad Horizontal deba aplicar las NIIF, pues una vez derogado el Decreto 2649 de 1993, estas entidades deben aplicar “Contabilidad Simplificada” que es lo que siempre se ha hecho (y hasta menos complejo, como se ha dicho), pues estas copropiedades no adquieren activos en leasing, ni tienen instrumentos financieros complejos, ni requieren ajustes complejos a la actual contabilidad.

Algunos esgrimen conceptos del CTCP en los que ha dicho que las copropiedades sí deben aplicar los nuevos marcos técnicos normativos, pero lo hacen para hacer entender que deben aplicar las NIIF, obviamente con intereses económicos que hacen parte del “boom” con el que pretenden cobrar ingentes recursos que este tipo de entidades no tiene cómo ni por qué soportar.

Por ejemplo, el Concepto 422 de 2013 del Consejo Técnico de la Contaduría Pública dijo que las Propiedades Horizontales también deben aplicar los nuevos marcos técnicos normativos, es decir, que deben clasificarse en alguno de los tres grupos ya mencionados. El citado concepto indica claramente que una Propiedad Horizontal puede pertenecer al Grupo 3 (y por lo tanto aplicar solamente contabilidad simplificada) o que, eventualmente, una Propiedad Horizontal muy grande debe aplicar las NIIF PYMES, por ejemplo si se trata de un gran centro comercial que tenga más de 10 trabajadores o más de 500 SMMLV en activos o más de 6.000 SMMLV en ingresos.

Tampoco ha dicho el Consejo Técnico de la Contaduría Pública que una microentidad tenga que contratar a nadie para llevar una contabilidad más simple que la que hoy tienen.

El espíritu de la norma nunca fue imponer cargas onerosas a este tipo de organizaciones, como sí lo pretenden muchos profesionales. Quienes participamos de una u otra forma en el Proyecto de Ley 165 del año 2007, que creó la Ley 1314 de 2009, jamás pensamos que esto se aplicara a copropiedades y hay algunas que ya han pagado importantes cantidades para algo que realmente no necesitan y que a nadie le van a reportar, pues la contabilidad que deben reportar a terceros es una sola, no una bajo IFRS y otra local, cuando además no tienen ninguna diferencia técnica con lo que siempre han hecho contablemente.

No se sabe si las Propiedades Horizontales que ya pagaron por implementar las NIIF tenían la suficiente claridad en cuanto a que realmente no requerían de las NIIF, sino de una contabilidad simplificada como lo que siempre han llevado o “incluso más sencilla”, como lo han afirmado miembros del Concejo Técnico en varias oportunidades.

En todo caso, mientras algunas copropiedades están pagando implementaciones de NIIF que en la práctica no implican ajuste alguno, hay otras Propiedades Horizontales que no están haciendo nada al respecto y todas tendrán las mismas consecuencias: ninguna, puesto que no existe obligación legal de implementar las NIIF.

Debe quedar claro que en este artículo no se afirma que las copropiedades no deban llevar contabilidad, pues están sujetas al Código de Comercio, aunque sean entidades sin ánimo de lucro; lo que se está afirmando es que la Ley no las obliga a la aplicación de las NIIF, sino de los nuevos marcos técnicos, uno de los cuales es la “Contabilidad Simplificada” que cualquier contador hace y que es hasta menos compleja que la actual contabilidad que hoy lleva una copropiedad.

Desde al año 2013 la Superintendencia de Sociedades emitió una cartilla que le sirve a cualquier contador con ejemplos de revelaciones y de los principales ajustes podría debe hacer una entidad del Grupo 3, considerando que la mayoría de los ajustes allí presentados ni siquiera le aplican a una copropiedad, cuya contabilidad es más simple que la de otras microentidades de carácter industrial o comercial[3].

El Consejo Técnico de la Contaduría Pública (CTCP) también anunció, desde el principio de este proceso, una guía para Propiedades Horizontales, para que ellos mismos lleven su contabilidad simplificada, sin necesidad de supuestos “expertos”, una contabilidad simplificada que puede hacerse valer como medio de prueba (como hoy se viene haciendo), que no tiene nada de misterioso y que no es un asunto de las NIIF, pues como se dijo, en el mundo no existen NIIF para ese tipo de entidades (Aunque algunos académicos saquen a flote los ISAR).

El CTCP se ha pronunciado en varias ocasiones al respecto y en ninguna parte ha dicho, ni podría decirlo, que las Propiedades Horizontales deban aplicar las NIIF cuando cumplan los señalados topes (menos de 11 trabajadores, menos de 500 SMMLV en activos y menos de 6.000 SMMLV en ingresos). Por ejemplo, el concepto 2014-061 expresa que una Propiedad Horizontal debe aplicar contabilidad simplificada, aclarando que “… está basada en el principio del costo, en que se especifican los principios de reconocimiento, medición, presentación y revelación, de transacciones y otros hechos y condiciones en los estados financieros…” (Negrita fuera del texto).

Otro concepto clave del CTCP es el número 304 de 2014 que indicó: “Las Propiedades Horizontales están sometidas al cumplimiento de la Ley 1314 de 2009, por cuanto están obligadas a llevar contabilidad de acuerdo con el artículo 51.5 de la Ley 675 del año 2001, y por lo tanto deben clasificarse en el grupo que les corresponda en función de las condiciones señaladas”, indicando, como es debido, que las microempresas deben “considerar las condiciones del Decreto 2706 de 2012, es decir, no más de 500 salarios mínimos mensuales legales vigentes en activos y no más de 10 trabajadores”.

Copropiedades que no cumplen los requisitos de las “Microentidades” y los pocos ajustes a realizar

Si una Propiedad Horizontal es muy grande y cumple alguno de los tres requisitos antes citados sobre número de trabajadores (si tiene más de 10 trabajadores), nivel de activos (500 SMMLV o mas) o de ingresos (más de 6.000 SMMLV), debe aplicar las NIIF PYMES porque pertenece al “Grupo 2”. No obstante, los ajustes en una copropiedad, de cualquier grupo son mínimos y pueden ser elaborados por cualquier contador, sin que este hayan trabajado en multinacionales bajo IFRS, pues como se dijo, el inventario de ajustes a realizar es ninguno, salvo las depuraciones contables que normalmente deban hacerse bajo normas locales, máxime cuando las NIIF dan la posibilidad de autorregularse mediante sus propias políticas contables y juicio profesional, sin que existan sanciones cuando los tratamientos contables sean razonables dentro de una sana lógica.

¿Cuáles son los ajustes que están realizando en la contabilidad de estas copropiedades cuando en realidad no existen ajustes por realizar? Toda contabilidad debe estar depurada de manera permanente, con o sin NIIF, con o sin contabilidad simplificada y por lo tanto quienes están “implementando NIIF en las copropiedades” tendrán un inventario cero de ajustes, demostrando que realmente están haciendo algo innecesario y sin soporte legal. O seguramente justificarán sus honorarios inventariando viejas sillas, un computador antiguo y otros bienes muebles que no vale ya la pena volverlos a incluir en un Balance por que resultan inmateriales.

En actualícese.com se creó una plantilla gratuita para que cualquier entidad se clasifique en alguno de estos grupos, herramienta que le será útil a cualquier persona para verificar que su Copropiedad pertenece al Grupo 3 y que por lo tanto sólo aplica una contabilidad tan simple como la que hoy viene llevando, es decir, la contabilidad tributaria (para fines tributarios).

Cuidado con quienes promueven curso de IFRS para Propiedades Horizontales sin aclarar el alcance: una comunidad profesional que procure la ética profesional debe estar atento a evitar este tipo de despropósitos.

Lo que realmente le interesa a un copropietario en una propiedad horizontal es la ejecución del presupuesto; es decir en que se gastaron o invirtieron los recursos; la recuperación de cartera; los temas de convivencia; la gestión del administrador; las demandas a los morosos. A un copropietario no le interesan las NIIF ni a otros terceros les interesa ver los nulos ajustes que de una Propiedad Horizontal haría para supuestamente aplicar las NIIF.

Las zonas comunes: una confusión ya aclarada

Infortunadamente el Consejo Técnico de la Contaduría Pública emitió el ya derogado Concepto 178 de 2014 diciendo que las zonas comunes debían reconocerse en una Propiedad Horizontal por el sólo hecho de generar algún tipo de ingreso, por ejemplo cuando un parqueadero se alquila a terceros.

Muchos escribimos cartas y artículos al Consejo Técnico para que corrigiera ese concepto que confundía “administrar” un activo o “usarlo” con “controlarlo” en el sentido del estándar internacional. Por ejemplo, en su momento se publicó el artículo “Concepto del CTCP sobre zonas de uso común en Propiedades Horizontales no es obligatorio, pero sí es inconveniente”.

El artículo menciona: «Decir que un parqueadero arrendado en una Propiedad Horizontal cumple la definición de “activo” no es apropiado técnicamente: Olvida el CTCP que además de generar ingresos un recurso debe ser controlado. Por ejemplo, estos bienes no pueden ser vendidos: decir que son “controlados” sólo por usarlos o por administrarlos, es como decir que todo lo que genere ingresos es activo.

Esto genera tal confusión que hay quienes le dicen a las empresas de transporte que los vehículos afiliados, deben ser reconocidos “porque generan ingresos cuando se cobra la cuota mensual de afiliación”, como si el dueño les fuera a dar de baja.

En otros casos, algunos llegan a la errada conclusión de incluir en sus balances hasta los inmuebles que tienen en arrendamiento clásico, por el solo hecho de “usarlos”, pues dicen que como le “contribuyen a generar ingresos” ya son un activo del arrendatario, como si pudieran ser objeto de venta o como si el arrendador dueño les pudiera dar de baja “por no usarlos”. Como se sabe el dueño de esos bienes no usados no debe darles de baja como algunos dicen, sino reclasificarlos a “Propiedades de Inversión”.

No olvidemos que para que un bien pueda ser considerado como “activo” debe cumplir simultáneamente con haber tenido un costo (NIC 16, párrafo 7b y NIIF PYMES, párrafo 17.4b), ser un recurso controlado (por ejemplo porque puede ser objeto de venta) y generar beneficios económicos en el futuro. Son muy pocas las excepciones para reconocer un bien sin propiedad legal o sin un costo en el balance, como es el caso de un arrendamiento financiero, lo cual no puede generalizarse de esa forma. No todo lo que brilla es oro: no todo lo que genera ingresos es ´per se´ un activo.

Aunque los muchos argumentos técnicos se basan en opiniones de colegas de varios países que certifican que en ningún otro país del mundo se pidió a las copropiedades aplicar las NIIF, ni mucho menos valorar las zonas comunes, el CTCP podría molestarse por que se afirma, con alguna razón, que “menos mal sus conceptos no son de carácter obligatorio” (tal y como lo indica la Ley 1314 y la Sentencia C-530 de 2000)»

En efecto, el Consejo Técnico, luego de varios pronunciamientos desde la academia, clarificó el asunto y emitió el Concepto 672 de 2014. Este nuevo concepto es mucho más preciso al aclarar que los bienes comunes esenciales no cumplen la definición de activo aunque se cobre algún dinero por su alquiler, pues en todo caso estos son ingresos recibidos para terceros y no son realmente de la Propiedad Horizontal.

El nuevo Concepto 672 de 2014 también aclara que es opcional que una copropiedad, con el voto del 70% o más de sus copropietarios desafecte un bien común no esencial, caso en el cual pasa a ser de la copropiedad. Esto está alineado con la disposición del artículo 20 de la Ley 675 del 2001 o ley de “Propiedad Horizontal”. Pero aunque se tengan bienes desafectados, ello no implica que deban valorarse y depreciarse en una propiedad horizontal, pues esto no solo afectaría sus estados financieros, sino que no estaría alineado con el estándar internacional.

Pero algunos omiten este pronunciamiento y continúan diciéndole a las Propiedades Horizontales que deben valorar las zonas comunes, es decir que siguen utilizando adrede el derogado Concepto 178 de 2014 para confundir. Por ello andan diciendo que por el solo hecho de que un bien produzca ingresos ya es activo bajo NIIF, olvidando que la definición de activo exige también que sea un recurso controlado, por ejemplo que pueda ser vendido a terceros. Obviamente una zona común no puede ser vendida. No debe confundirse el control de un bien con su simple administración o uso. No todo bien usado o administrado es un activo para IFRS, aunque produzca ingresos.

Las NIIF se basan en la autorregulación, no son reglas específicas que impliquen sanciones puntuales

Una gran parte de los IFRS se basa en la autorregulación, es decir, en sus propias políticas contables (dentro de un estándar global). Por ejemplo, si una empresa compra “A” un computador portátil y decide contabilizarlo como “gasto” y otra empresa “B” compra otro portátil y decide contabilizarlo como activo, en ambos casos es válido y a ninguna de las dos entidades puede sancionarse.

No se trata de normas o reglas, sino de estándares, como cuando se aplican los estándares ISO, mal llamados “normas” ISO. No hay camisas de fuerza al respecto, sino análisis y aplicación de juicio profesional, es decir, que antes de aplicar cualquier requerimiento de estos estándares deben considerarse aspectos como la materialidad, la relación costo-beneficio y si aplicarlo afecta o no afecta a usuarios externos que no están en capacidad de exigir informes, como en el caso de las entidades que tienen un “amplio número” de inversionistas (NIIF PYMES, párrafos P7, P8, 1.2 y 1.3).

En una Propiedad Horizontal pasa exactamente igual y no se requiere de la aplicación de las NIIF por lo ya explicado arriba, ni existen sanciones de tipo de legal que le obliguen un determinado tratamiento contable en casos como este.

También, si una empresa “A” compra un vehículo y lo deprecia en 8 años, otra entidad (entidad “B”) en 7 años y otra entidad (la entidad “C”) lo deprecia en 5 años, ninguna de las entidades A, B y C puede ser sancionada porque así lo decidió su política contable (por ejemplo, de apalancarse). La diferencia es que a la primera y a la segunda (las entidades “A” y “B”) les saldrá más costoso y a la entidad “C” le saldrá menos costosa la contabilidad. El ejemplo no aplica a copropiedades, pero se explica para significar que los estándares internacionales no son un “coco” como muchos quieren hacer ver a las microentidades que ni siquiera requieren aplicarlos (quizás con intereses económicos particulares).

Ahora bien, el CTCP al emitir la cartilla de contabilidad simplificada para las Propiedades Horizontales o cuando una de estas entidades aplica la cartilla publicada gratuitamente por la Superintendencia de Sociedades, no está aplicando nada diferente a lo que hace actualmente bajo normas locales, especialmente para fines tributarios y la contabilidad básica de presupuesto simple que requieren este tipo de entidades.

En otras palabras: las Propiedades Horizontales que sean microentidades no tienen que hacer nada raro y las que no son microentidades tampoco deben pagar por unas políticas contables que se encuentran gratis en internet o que copian de una copropiedad a otra quienes les han vendido el servicio de “NIIF”.

No se aconseja a las copropiedades pagar una cantidad de dinero por algo que es gratuito, considerando que algunas copropiedades se gastarán una gran cantidad de dinero mientras que otras no se gastarán absolutamente nada, llegando a las mismas consecuencias.

El terrorismo contable con los bienes muebles

A muchas Propiedades Horizontales le están realizando avalúos de sillas Rimax, un viejo computador y una lavadora comunitaria: asuntos absolutamente inmateriales que no era necesario incluirlos nuevamente en un Balance. Ni siquiera las multinacionales que sí aplican NIIF vuelven a valorar ese tipo de bienes muebles, se concentran en los inmuebles. ¿O es que acaso Almacenes Èxito volvió a valorar cada caja registradora? Claro que no, pero a las copropiedades y entidades cerradas les hablan de valorar este tipo de bienes inmateriales “porque los están usando”, sin análisis de materialidad, de relación costo beneficio ni nada que se le parezca técnicamente.

Nota al pie: [1] Por ejemplo, depreciar un ascensor en una copropiedad (propiedad horizontal) que es entidad sin ánimo de lucro, genera gastos adicionales y déficit que nadie puede cubrir (porque los gastos normalmente son los mismos o muy cercanos a las cuotas de administración que pagan los copropietarios). En el caso de entidades sin ánimo de lucro y en entidades cerradas (que no cotizan), se recomienda establecer un alto valor residual para no volverlos a depreciar. Un ejemplo de esa política puede verse en el artículo “Valor Residual es irrelevante según las NIIF y normalmente no se requiere calcularlo: Modelo de Política Contable del Valor Residual en multinacionales”, disponible en http://goo.gl/PJOLgU

También se recomienda el artículo: Terrorismo contable con los bienes muebles

No es cierto que si no aplica NIIF no accederán a préstamos bancarios, pues las NIIF no le aplican a microentidades y los bancos lo saben.

No es justo que algunos colegas hagan “terrorismo contable” con técnicas obsoletas, como decir que los bancos no le van a prestar a las entidades que no apliquen las NIIF, argumento utilizado para cobrar dinero a quien realmente no las necesita o cuando los ajustes son mínimos.

Personalmente he capacitado a Bancolombia, Davivienda y otras entidades financieras con la Universidad Externado de Colombia y la Pontificia Universidad Javeriana. Los mismos bancos buscan contabilidad simplificada para microentidades e incluso para PYMES con el fin de reducir la confusión y la subjetividad. Por ejemplo, no es presentable un bien mueble con diferentes vidas útiles, una contable y una fiscal, cuando éstos ni siquiera cumplen los requisitos de materialidad de las NIIF y de la Norma Internacional de Auditoria (NIA) 320.

Incluso manifiestan los bancos que para evitar la subjetividad se seguirá pidiendo la declaración de renta que es donde las entidades menos mienten respecto a sus cifras. Si coinciden las cifras fiscales y las de la contabilidad de una copropiedad (o de otra microentidad), es una ventaja que permite al banco tomar mejores decisiones.

No se imaginan estas entidades cómo sería si una Propiedad Horizontal establece una vida útil para sus computadores diferente a la que se utiliza tributariamente: el uso de dos vidas útiles para bienes muebles generaría tal confusión y subjetividad que haría ver con desconfianza la información financiera.

Por eso, entre menos se distancie la contabilidad financiera de lo que ya se aplica tributariamente es mucho mejor para este tipo de entidades, para cualquier entidad cerrada y especialmente para las entidades sin ánimo de lucro (NIIF PYMES, párrafos P7 y P8).

Para dejar claro que no debe hacerse “terrorismo contable” con el tema de los préstamos bancarios, invito a leer el ejercicio 2 del artículo “Periodo de Transición” y sobrevaloración de activos en el Estado de Situación Financiera” donde se aclara aún más ese punto en cuanto a los factores que realmente evalúa un banco cuando va a realizar un crédito para inversión, consumo o para cualquier otro fin. El día del préstamo se valora el bien y se soporta la solicitud sin que hubiera sido necesario incluirlo previamente y volver a depreciarlo reduciendo utilidades comerciales (sin que fiscalmente esto sea aceptado). Valorar una zona común sin el análisis precio, no sólo contraría las recientes interpretaciones del CTCP, sino que quebraría prácticamente a una Propiedad Horizontal al tener que depreciar dichos avalúos, haciéndolos parte de “costo atribuido” (Considerando además que la contabilidad simplificada está basada en el costo, no en el valor razonable).

Las entidades sin ánimo de lucro frente a las NIIF

Según el Marco Conceptual y el párrafo P7 de las NIIF PYMES, las NIIF no se aplican a entidades sin ánimo de lucro. Y en países como en México sólo se exigió que las NIIF fueran aplicadas a las entidades que cotizan en la bolsa de valores, como sucede en Europa, donde las demás entidades aplican las normas armonizadas a IFRS emitidas por el Estado en lugar de sacar normas genéricas como en Colombia donde le dicen a las empresas que apliquen las NIIF, sin mayores guías normativas, de manera que se puedan aprovechar los vivos de los incautos, especialmente cuando son entidades pequeñas que no necesitan ajuste alguno. Claro está que las normas locales colombianas sí son claras en cuanto a que las NIIF no se aplican a las Propiedades Horizontales ni a ninguna microentidad.

Pero en Colombia, la Ley dijo que una entidad sin ánimo de lucro debe aplicar las NIIF si tiene más de 10 trabajadores, más de 500 SMMLV (Salarios Mínimos Mensuales Legales Vigentes) en activos o más de 6.000 SMMLV.

De esa manera, si por ejemplo una copropiedad de uso comercial no supera los topes antes señalados no debe aplicar las NIIF sino una contabilidad simplificada, al igual que cualquier microentidad. Pero si una entidad sin ánimo de lucro supera alguno de esos topes debe aplicar las NIIF PYMES.

Pero no debe olvidarse que:

  1. Las NIIF se basa en la autorregulación, es decir que gran parte se resuelve con definiciones que realiza la misma entidad, por ejemplo decidiendo si un computador es un activo o un gasto, según sus propias circunstancias y juicio profesional.
  2. Aun siendo Propiedades Horizontales de uso comercial, no deben valorar las zonas comunes, por las razones ya explicadas (Concepto 672 de 2014).
  3. Los ajustes los puede hacer la misma entidad, porque en la práctica los ajustes son ninguno. Por ejemplo, una Propiedad Horizontal no tiene activos en leasing, no adquiere instrumentos financieros complejos como forwards, “collars”, Swaps, ni operaciones Overnight (además la contabilidad de coberturas es opcional incluso para los que tienen estos instrumentos complejos); tampoco es cierto que una Propiedad Horizontal (ni ninguna otra entidad del Grupo 3) tengan que aplicar las NIIF PYMES, por lo tanto, no es cierto que deban aplicar temas complejos como el método de participación patrimonial, ni los impuestos diferidos (que ni siquiera bajo normas locales han sido aplicados); ni es cierto que aplicar las NIIF le vaya a dar algún valor agregado a una Propiedad Horizontal diferente a la contabilidad que ya hoy tiene, por eso la norma no se los exige (pero sí algunos profesionales).Me gustaría ver cuáles fueron esos “importantes” ajustes que le han hecho a las contabilidades de Propiedades Horizontales que ya pagaron innecesariamente a supuestos “expertos” para que les aplicaran las NIIF al igual que lo hacen las multinacionales que realmente las necesitan.
  4. Hacer unas mejores revelaciones de los rubros o depurar la contabilidad es una actividad que cualquier contador debe realizar de manera permanente en una propiedad horizontal o en otras microentidades (e incluso en cualquier entidad); por lo tanto, las depuraciones no cuentan dentro de los inexistentes ajustes que supuestamente están haciendo bajo NIIF a las copropiedades y por los que muchos le han cobrado a este tipo de entidades en lo que considero una franca falta a la ética profesional si no se aclaró al cliente que no eran NIIF sino contabilidad simplificada y que era un asunto sencillo, basado en el costo, sin el uso del valor razonable.
  5. En internet existen modelos de revelaciones, como los que las mismas superintendencias han publicado para entidades pequeñas, con o sin ánimo de lucro, por ejemplo, para entidades cerradas, es decir, que no cotizan en la bolsa ni tienen un “amplio” número de usuarios externos que estén “excluidos” de la administración y el control de la entidad (como lo indican las NIIF PYMES en los párrafos P7, P8, 1.1 y 1.3, además de la definición de “Estados Financieros de Propósito General”).
  6. A muchas entidades sin ánimo de lucro (e incluso comerciales) les aplicaría el título de este artículo.

Conclusiones finales de este artículo:

Como lo dijo el colega Carlos Alberto Arango Oliveros en un artículo publicado en actualicse.com denominado “El Costo Beneficio de Aplicar en las Copropiedades las NIIF o las NIF”, textualmente “…el intento de implementar NIIF o NIF puede poner en riesgo la existencia económica de la PH, y de otra parte el beneficio intrínseco de instrumentarlas en muchos casos es absurdamente inocuo”, artículo en el que se destaca la confusión que a veces las mismas autoridades han propiciado. Es importante que el CTCP unifique en la cartilla para Propiedades Horizontales los conceptos dispersos (que son claros sobre este tema), aunque las normas sean emitidas por los ministerios de Hacienda y el de Comercio, Industria y Turismo; de esta manera no existiría tanta confusión y evitaría que algunos profesionales que se aprovechan del desorden para pescar en rio revuelto.

El boom comercial de las NIIF se parece al boom de los ajustes por inflación o el que se suscitó la primera vez que en el país se habló de los reportes para medios magnéticos (información tributaria exógena) en XML. Las entidades no deben incurrir en costos innecesarios cuando los ajustes son simples o cuando ni siquiera requieren aplicar los IFRS, como bien lo indica la normativa colombiana, la cual estableció el 99% de las propiedades horizontales sólo deben continuar aplicando una contabilidad simplificada.

La falta de ética y la proliferación de “expertos” en NIIF pueden dañar incluso la credibilidad de la profesión contable ante el empresariado. Ninguno de nosotros puede autoproclamarse como experto, pues en Colombia este es un tema nuevo (que debe adaptarse a cada circunstancia y entidad) y esta calidad no se adquiere con un diplomado en el que se repiten teorías, errores e interpretaciones varias.

Se puede constituir en una falta de ética profesional no advertir a una entidad con o sin ánimo de lucro del Grupo 3, por ejemplo una Propiedad Horizontal del Grupo 3 (que son el 99% porque cumplen las mismas condiciones de una tienda o minimercado de barrios), acerca del real alcance de las normas sobre la materia, los pocos ajustes a realizar y acerca de la posibilidad de que ésos pocos ajustes sean aplicados por cualquier contador, basándose en guías publicadas gratuitamente en internet, incluyendo las que publican las superintendencias. Es decir, si la propuesta presentada fue de “NIIF” podría discutirse seriamente la ética profesional del profesional involucrado, pues realmente se trataba de “contabilidad simplificada” ¿Cuál contador es incapaz de aplicar una contabilidad simplificada que es en esencia la misma que hoy lleva?, Además, ¿qué entidad podría costear esto permanentemente?

Decir que una Propiedad Horizontal debe aplicar NIIF es equivalente a decir que una pequeña tienda debe aplicarlas cuando las normas son claras en cuando al tamaño en activos, ingresos y trabajadores que deben cumplirse y en que la contabilidad simplificada se basa en el costo, que no habría ningún ajuste en relación con lo que esa tienda o Propiedad Horizontal hace a diario y que no es nada tan extraño como muchos quieren hacerlo ver en este boom que está afectando la credibilidad de muchos contadores y de la profesión misma.

Este artículo fue realizado para actualicese.com por Juan Fernando Mejía / www.globalcontable.com/perfil.

Está totalmente autorizada su publicación o reproducción por cualquier medio, aún sin permiso previo del autor, siempre que se cite la fuente: “Tomado de actualícese.com”.

Puede ver comentarios a este artículo o dejar el suyo en el siguiente enlace:

http://actualicese.com/opinion/99-de-las-propiedades-horizontales-no-debe-aplicar-las-niif-juan-fernando-mejia/

  1. Las entidades que pertenecen al “Grupo 1” son aquellas que cotizan en la bolsa de valores, las que captan y colocan recursos en el público, tales como los bancos y otras corporaciones financieras y las que tiene más de 200 trabajadores o más de 30.000 Salarios Mínimos Mensuales Legales vigentes en activos a 31 de diciembre de 2013, además de ser parte de un grupo empresarial donde se aplican los IFRS o importar o exportar en más del 50% de sus compras o ventas (respectivamente), tal y como se detalla en los Decretos 2784/12, 3023, 3024/13 y 2615 de 2014. Al respecto realicé una plantilla que puede consultarse en http://actualicese.com/consulta-grupo-niif/decre
  2. Franco, Wilmar. Abril de 2014. Conversémonos un Tinto [Vídeo]. Disponible en: http://actualicese.com/corporativo/un-invitado-de-lujo-visito-actualicese-com/ Obsérvense también otras acertadas declaraciones de miembros del CTCP, tales como las del Doctor Daniel Sarmiento, respecto a lo sencillo de la contabilidad “simplificada” donde menciona que es incluso más simple que la establecida en el Decreto 2649 de 1993, justamente porque eso es lo que pretendió la norma para entidades que no cumplen los citados topes.
  3. La cartilla de contabilidad simplificada puede descargarse gratuitamente ingresando a: http://www.supersociedades.gov.co/asuntos-economicos-y-contables/procesos-de-convergencia-niifs/material-pedagogico/estado-de-situacion-financiera-de-apertura-grupo-3/Paginas/default.aspx

Enlace corto a este artículo en https://goo.gl/JtD5jq

Publicado el

NIIF: ¿para qué? ¿para quién? ¿cómo?.

Estas diapositivas son el resumen de la conferencia dictada por el profesor Hernàn Casinelli, miembro del SME Implementation Group (SMEIG, grupo de implementación de la NIIF para las PYMES), cuerpo asesor del IASB. Contador Público graduado en la Universidad de Buenos Aires (UBA), con distinción Cum Laude. Curso de Posgrado en Dirección de Negocios (UADE Executive Education). Formador en NIIF certificado (FACPCE), entre otros importantes cargos.

Presione click aquí